¡Visualización óptima de este blog con una resolución de pantalla de 1280 x 1024!

Páginas

LA FRASE

"Los españoles pertenecemos a la categoría de colectivos a los que tradicional e históricamente preocupó mucho más la diferencia de clases y la injusticia socialque las libertades individuales.

Se perdona mal a los ricos y empresarios la ostentación y el agravio, mientras que los funcionarios públicos pueden difundir secretos, realizar escuchas, propagar infamias y otras mil maneras pergeñadas para el abuso del poder."

miércoles, enero 20, 2010

Llamazares: “Quiero responsabilidades al mismo nivel que las acusaciones”

Mis lectores ya conocerán de el caso de Osama Bin Llamazares, como se le ha bautizado por algunos. El FBI habría utilizado supuestamente una imagen de una campaña electoral del exlider de Izquierda Unida para crear un retrato occidentalizado del terrorista. No tengo ni puñetera idea de porque el FBI pierde el tiempo con estas chorradas, totalmente inútiles y ciertamente inconstitucionales (aunque tampoco hay que exagerar). 


Estamos a la espera de saber si el político comunista acudirá a la SGAE para que lo defienda la propiedad intelectual sobre su imagen. Mientras, la edición en papel de El Mundo de hoy miércoles recoge las primeras impresiones del afectado:
“No me bastan las excusas menores; quiero una investigación sería y na depuración clara de responsabilidades”.
Y añade:
“No me basta que el último de los técnicos del FBI caiga o sea desplazado, sino que quiero responsabilidades al mismo nivel que las acusaciones”.
Desde aquí le animó pues a acusar al máximo responsable de entre las autoridades estadounidenses. El mismo que dirige la Guerra contra el Terrorismo, que tiene entre sus objetivos políticos fundamentales la destrucción de Al Qaeda y la captura o muerte de Osama Bin Laden. Ese tipo es:

Barack Hussein Obama,
Presidente de los Estados Unidos de América 

;)

PD: si quieren echar unas risas mientras disfrutan de otras composiciones como la de Llamazares pueden pasarse por el grupo de Facebook “Lina Morgan Freeman” (no tengo que explicarlo, ¿verdad?) :)

domingo, enero 17, 2010

PP balear: pero, ¿por qué no van a los tribunales?

No me canso de decirlo desde hace años. Lo repetí a raiz del congreso a la búlgara de Valencia, donde el candidato dos veces derrotado fue confirmado como presidente del PP, sin cuestionamiento alguno de bases y dirigentes.


Ahora ha vuelto a suceder en Baleares. Si nadie lo remedia el candidato oficialista (esto suena a Argentina) José Ramón Bauzá será nombrado Presidente regional del partido sin visos de democracia interna en el proceso. El otro aspirante oficioso (pues a poco más puede aspirar con los estatutos en la mano), Carlos Delgado, ferviente defensor de la libertad lingüística frente al modelo 'normalizadores' (Cataluña) y multilingüisticos (¿Valencia?) entre ilegales y absurdos, y al que hace unos días pudimos oírle explicar de manera  muy elocuente cual era la triple crisis en que se sumía el PP balear. Delgado ha sido engañado, literalmente por la dirección del Partido que había prometido un Congreso democrático.

¿Qué es lo que temen en Génova con las primarias? En en último Congreso Balear que eligió al sucesor del investigado por corrupción Jaume Matas (la señora Rosa Estarás, hoy  huida/exiliada en el Parlamento Europeo), el PP quedo en esa Comunidad Autónoma dividido en dos facciones. El  "sector Delgado" que se mantenía crítico con la dirección ejercida durante años por Matas, demostró tener más implicación entre las bases de lo que al sector oficialista gustaría. El otro, el "sector Rajoyista" parece dispuesto a traicionar a sus votantes en el tema de la lengua (certificando la inmersión lingüística y cultural catalana de Baleares). Existe la posibilidad de que se repita esa división que podría dar al traste con las opciones de Gobierno de los populares (que revierta la menos en algo la pésima gestión del socialista Antich) o que una posible victoria de Delgado y los suyos pusiera en riesgo la estrategia nacional de Rajoy de boca pequeña y no hacer nada en temas cruciales que implican los derechos y libertades de los ciudadanos que pudiera afectar a un futuro pacto con los nacionalistas catalanes.

jueves, enero 07, 2010

El peligro de las "asociaciones profesionales de militares"


Coincidiendo con la celebración de la Pascua Militar (¡ay! esa separación Iglesia-Estado que tanto predica, señor Zapatero) la Ministra de Defensa, Carme Chacon, mas apropiadamente vestida para la ocasión que el año pasado, pero igual de atractiva (que quieren que les diga a mi me lo parece), anunciaba que podía haber una reforma legal que permitiese a los militares asociarse, aunque dijo que esta reforma no se haría sin “consenso”. Pues bien, considero esta posibilidad alarmante, innecesaria y un retroceso histórico.

Lo primero, los militares no son unos ciudadanos comunes y corrientes, sino los gestores de la fuerza bélica del país, y su razón de ser y principal virtud es responder en su vida diaria a una disciplina estricta de la que están exentos el resto de españoles que habitamos en la ociosa, anárquica y espontánea sociedad civil que ellos protegen de cualquier amenaza exterior. Esto debería bastar para entender porque algunos derechos no pueden ser disfrutados por los militares de la misma forma que los disfrutamos los demás (de ahí que no puedan crear ni afiliarse a sindicatos o partidos políticos). Dicha circunstancia debería compensarse con una debida remuneración y un respeto y gratitud de la que muchas veces no hace gala la sociedad civil española y sus representantes políticos. Pero esto es una cosa y otra bien distinta es la peligrosa vía que se abriría con la expansión del derecho de asociación en nuestras Fuerzas Armadas que piden insistentemente algunos de sus miembros (desconozco cual es el grado real de aceptación de la reivindicación en la comunidad militar). El debate no esta exento de su parte demagógica, y es que en principio los militares si tienen reconocido el derecho de asociación, con carácter general, pudiendo libremente constituir y entrar a formar parte de asociaciones con fines varios. Lo que no pueden hacer los militares es pertenecer a determinadas asociaciones cuyos fines son incompatibles con su actividad y disciplina, pero esto debe dejarse a la discusión en cada caso concreto. 

Facebook se equivoca... ¿o no?


Me entero por Elmundo.es que los responsables de Facebook han bloqueado una página instalada en esta red social y que permitía a los usuarios eliminar por completo su perfil. La página en cuestión, que recibe el nombre de Suicide Machine 2.0, permitía eso mismo, el “suicidio” de nuestro perfil y su completa desaparición de la red social. Aunque no cuestiono el derecho que asiste a Facebook, en cuanto propietario de la red social, a gestionar sus contenidos (lo que incluye el derecho de admisión y el establecimiento de las normas de estancia), si encuentro algunas objeciones a su proceder en este caso.

No es la primera vez que se bloquea un servicio similar (antes lo fue otra pagina llamada Seppukoo) de “suicidio digital”. La decisión parece ir en la dirección de impedir que existan “facilitadores” en el proceso de dar de baja su perfil. De ser así, Facebook estría cometiendo varios errores graves. El primero sería atentar contra el sagrado principio de autonomía personal y que trasladado al campo que nos ocupa consiste en el derecho que nos asiste a pertenecer o no una red social y según nuestra voluntad a dejar de serlo, cumpliendo, eso si, con las normas básicas que pueda establecer el propietario de la red. Cierto que aceptamos someternos a unas normas de baja cuando nos damos de alta, sin embargo todas esas normas, por muy razonables que a veces sean, no pueden suponer un impedimento total a la baja o causar un grave perjuicio al usuario en el proceso. Dado que los impedimentos no tiene que provenir de la “maldad intrínseca” que solemos atribuir a todo proveedor de servicios de Internet, sino que incluso son consustanciales y necesarios para el propio servicio que se presta, por eso no es raro que surjan “facilitadores” de los procesos de baja (y por qué no, de los de alta). Nada, pues, habría que objetar a la existencia de este tipo de intermediarios en el mercado.