¡Visualización óptima de este blog con una resolución de pantalla de 1280 x 1024!

Páginas

LA FRASE

"Los españoles pertenecemos a la categoría de colectivos a los que tradicional e históricamente preocupó mucho más la diferencia de clases y la injusticia socialque las libertades individuales.

Se perdona mal a los ricos y empresarios la ostentación y el agravio, mientras que los funcionarios públicos pueden difundir secretos, realizar escuchas, propagar infamias y otras mil maneras pergeñadas para el abuso del poder."

miércoles, octubre 10, 2007

Ni en Canada, ni en Puerto Rico ni en el País Vasco

Mi compañero en Red Liberal el liberal "cocainómano" alaba desde su blog la tranquilidad y normalidad con que en Canadá (en la región francofona de Quebec) y en Puerto Rico se celebran sus respectivos referéndums de autodeterminación. Señala también que sería deseable que tal normalidad pudiera reproducirse en el País Vasco, aunque no se hace excesivas ilusiones tras el reciente atentado contra un escolta. Para mi no son los mejores ejemplos en los que reflejar la cuestion vasca (si es que existe alguno bueno), y es que los referéndums de “autodeterminación política” no despiertan mi simpatía.

Empezando por algunas cuestiones de "principios", no creo que un referéndum en el País Vasco sea razonable, ni ahora ni después, con o sin ausencia de violencia terrorista. Ni siquiera creo que desde una perspectiva intelectual liberal sea muy aceptable. La “autodeterminación política” no es una preocupación netamente liberal, si lo es la "autodeterminación personal" a la que esta, en todo caso, subordinada. Esta debe producirse al margen del sistema político en que uno se integre (más o menos democrático, republicano, monárquico, mediopensionista) y con independencia de la forma en que uno se integre en dicho sistema (léase por virtud del nacimiento, asilo, emigración). He aquí la gran conquista del liberalismo de los dos últimos siglos. Si hemos de reconocer algún derecho político de ejercicio colectivo dentro del liberalismo sería el "derecho de rebelión" (el único que reconoció Locke explícitamente) y que no debemos confundir con un "derecho a la revolución" como suele hacer el "progresismo". El reconocimiento del "derecho de autodeterminacion" en el ambito de las relaciones internacionales trastoco muchos planteamientos clasicos, pero no es mi deseo analizar esto ahora.

Entrando en cuestiones de orden práctico, en el caso vasco, plantear la posibilidad, siquiera futura de un referéndum postviolencia terrorista es hacerle el juego a ETA y al nacionalismo, aunque se haga de buena fé, pues presupone tres cosas que no son aceptables:

a) que existe un sujeto político llamado pueblo vasco con autonomía respecto de los individuos que lo integran (lo cual no es una cuestión pacifica, ¿quien integra ese sujeto político vasco?).

b) que dicho sujeto político puede determinarse respecto de otro sujeto político denominado asimismo pueblo español y que los individuos que lo integran son también divisibles y separables de los individuos que forman el sujeto político vasco.

c) Que de hecho el pueblo vasco (quienes quiera que lo compongan) hoy no puede determinarse libremente (total o parcialmente) debido a que el pueblo español y su sistema político se lo impiden mediante la coacción en forma de Constitución y Fuerzas armadas.

Cuanto menos este planteamiento carecería de verdadero interés desde la perspectiva de los derechos individuales. Cuanto más hace chirriar toda la “carcasa” del pensamiento liberal y no puede ser asumido, ya que no parte de un enjuiciamiento de fondo de las condiciones de libertad anteriores y posteriores a una decisión positiva de segregación de España (y lo poco que se avanzado en ello es desasosegante). Y si el referéndum careciese de valor vinculante, y fuera solo consultivo, las razones para su celebración serian aun más expureas. No se altera el "patio" democrático con "encuestas" dirigidas por los poderes públicos.

Un liberal puede interesarse por los procesos políticos (y yo confieso que lo hago constantemente) lo hará por razones "consecuencialistas" (que no gradualistas, palabra que detesto pues presupone que los principios se relativizan ante la realidad cuando es la propia realidad la que acaba dando la razón a los principios). Desde esta perspectiva, el planteamiento "nacional" español y la integridad de la estructura territorial del Estado español han servido históricamente mejor a la causa de la libertad individual que cualquier proyecto nacionalista o ultra-descentralizador, bajo los cuales no han dudad oen aliarse las fuerzas mas liberticidas de la sociedad.

Canovas solía decir que a diferencia de otros países donde la libertad habría transitado de las partes al todo, es decir, de los entes periféricos al ente central, en España fue en el centralismo donde encontramos los cimientos para nuestro progreso y libertad. Creo que algo de razón tenía. Por ende, considerar a la nación española un bien moralmente superior que merece ser protegido es una realidad difícilmente cuestionable, incluso para un liberal.

En cuanto a los casos de Québec y Puerto Rico solo voy ha hacer unas cuantas matizaciones:

- Québec es un problema continuo para la estabilidad institucional de Canadá, las energías que se desperdician en la cuestión territorial se desaprovechan para mejores causas, algunas de ellas de alcance liberal, ídem que en España. No hay que insistir en que legitimar la división de un Estado y la relativización de la nación por razones de lengua y cultura es a día de hoy un retroceso en el pensamiento humano, nosotros lo sufrimos cada día en 3 regiones de nuestro territorio.

- En cuanto a Puerto Rico, ni siquiera podemos hablar de “derecho de autodeterminación” en el sentido en que lo usan los nacionalistas vascos y catalanes como un derecho perteneciente a un pueblo o nacion sin Estado. Tampoco es Puerto Rico de una parte de EEUU que tenga un derecho especial a autodeterminarse (y sobre el “derecho a la segregación de los Estados”, desde su Guerra Civil llevan discutiendo si esta o no esta reconocido en la Constitución Federal y el asunto no esta nada claro. Mi opinión es que no, pero eso es otro debate) sino que es un Estado totalmente independiente y constituido como tal que en su momento decidió "asociase" con los EEUU. Por tanto, la existencia de EEUU como nación no depende de la decisión de Puerto Rico. La segregación del País Vasco, en cambio, es la muerte de España como nación. No esta de más recordar que los puertorriquenses también han sufrido grupos terroristas contrarios a la integración total e incluso a la mera asociación con EEUU, con lo que es posible que si llegará a integrarse como un Estado mas en los USA reapareciera un movimiento nacionalista antiamericano que se hiciera apoyar por o legitimase el terrorismo. Por desgracia, con la naturaleza humana todo es subceptible de empeorar.


La cuestión segun mi punto de vista, no se resume en ¿referéndum si, referéndum no? tanto como en ¿referendum, para qué? Mi respuesta, por lo general, para nada bueno.