¡Visualización óptima de este blog con una resolución de pantalla de 1280 x 1024!

Páginas

LA FRASE

"Los españoles pertenecemos a la categoría de colectivos a los que tradicional e históricamente preocupó mucho más la diferencia de clases y la injusticia socialque las libertades individuales.

Se perdona mal a los ricos y empresarios la ostentación y el agravio, mientras que los funcionarios públicos pueden difundir secretos, realizar escuchas, propagar infamias y otras mil maneras pergeñadas para el abuso del poder."

lunes, marzo 12, 2007

Símbolos nacionales y manifestaciones

Socialismo y símbolos.

Toda la polémica en torno a la bandera, el himno nacional o el lazo azul es otra muestra de hasta donde quiere y puede llegar el socialismo, la ideología o filosofía socialista, en su cruzada contra las sociedades libres. Para los socialistas, en general, los símbolos han de ser monopolizados por una elite bienpensante, la única en disposición de autorizar quien, como y cuando pueden ser usados. En cuanto un individuo o grupo decide salirse del guión preestablecido, se le acusa de estar “apropiándose” de los símbolos.

Podríamos interrogarnos sobre si puede o no existir derecho de propiedad sobre algo que es una creación intelectual y por tanto sobre la que no pesa el problema económico de la escasez, pues tanto un símbolo, una bandera, como un himno son fáciles y baratos de reproducir, hasta el punto de convertirse en bienes comunes. Esa comunalidad de los símbolos es la misma que esgrimen los socialistas para restringir su uso, lo que demuestra que o no han entendido nada o, si lo han entendido, son muy “malos” e intentan restringir deliberadamente nuestra libertad, para lo cual no han dudado en esgrimir razones jurídicas y constitucionales falsas.


El “lazo azul” no es de nadie.

Algunos símbolos están tan asociados con una determinada entidad privada, son parte de su marca o estrategia comercial que el uso por terceros puede interpretarse como un acto de competencia desleal o un intento de estafa, pero ello precisa de la existencia de un ánimo lucrativo en el uso de esos símbolos. El “lazo azul” (creación o idea de Gesto por la Paz para protestar contra los secuestros de la ETA e inspirado en el “lazo rojo” contra el SIDA) no puede asociarse a entidad alguna ni los que ahora lo han recuperado lo han hecho con intención de lucrarse a su costa. A menos, claro, que queramos perseguir a los productores y vendedores de tela azul que estos días han visto incrementadas sus ventas gracias al gesto de los ciudadanos españoles.

Lo que hace al lazo azul símbolo de algo -como en su día al “lazo rojo”- es su uso continuado por las gentes, sin que gobierno, grupo o individuo tenga derecho alguno a apropiarse del mismo y establecer su significado. Parte de la historia reciente de España, el lazo azul ha sido utilizado como expresión de rechazo al terrorismo y extendido como gesto general de protesta por la actividad de ETA y HB/EH/Batasuna hasta que esta fue ilegalizada por la Ley de Partidos, además es una forma pacífica de reacción social ante los comportamientos de los violentos. Reaparece ahora para representar la protesta contra la cesión al chantaje terrorista, un significado no muy alejado de original, absolutamente compatible con él, mayoritariamente aceptado y concluyente con la evolución de los acontecimientos, ya que el mundo de la “izquierda abertzale” esta extendiendo su presencia social. En cualquier caso, quienes quieran pelear por este símbolo y su significado habrán de hacerlo en idénticos términos y salir a la calle con él. En mi opinión fracasaran, como le ha ocurrido a Pepe Blanco, portavoz socialista, o a los partidarios de ETA-Batasuna que lo han usado en campañas sobre libertad de expresión (que cachondos), pero nunca les negaremos el derecho a intentarlo.


Los símbolos nacionales: la bandera.

Mientras esperamos a que algún partido proponga la nacionalización del sector de las telas azules en aras del bien común, comentaremos mas extensamente algunas cosas sobre otros símbolos de la polémica: la bandera, el escudo y el himno nacionales.

Si usted fuera tan inconsciente de manifestarse con la bandera nacional estaría incurriendo en un “delito antiprogresista”, o esa es la cantinela del Gobierno y sus aliados, usar la bandera constitucional es un acto de dudosa constitucionalidad. Semejante tontería no se la cree nadie, salvo los sectarios de turno, cualquier español tiene derecho a usar la bandera, el himno, el escudo y….¡la lengua! españolas. He aquí la grandeza de un sistema democrático-constitucional que pretende representar a todos los españoles sean de la ideología que sean y tengan el origen que tengan. La bandera puede usarse en cualquier circunstancia porque es su derecho constitucional como ciudadano español. No se es mas español por usarla, donde vamos a parar, pero tampoco se es menos español por hacerlo. Si parte de la izquierda ha rechazado usar la bandera española es su problema, no de los demás.

Si vamos a nuestra Ley fundamental, la Constitución Española (art. 4) solo dice como es la bandera nacional, (“está formada por tres franjas horizontales, roja, amarilla y roja, siendo la amarilla de doble anchura que cada una de las rojas”), pero no dice nada sobre su uso. Una ley de 1981 desarrollo el artículo 4 de la Constitución y declaro que la bandera española:

“simboliza la nación; es signo de la soberanía, independencia, unidad e integridad de la patria y representa los valores superiores expresados en la Constitución.

Aunque muchos manifestantes puede que no lo sepan, blandir la bandera es expresar su acuerdo con dicho mensaje, mientras no se cambie la ley. La carga de la prueba esta en los que afirmen que el PP o los manifestantes no compartan lo que dice la ley, algo que no se ha podido demostrar. Si se consiguiera demostrar otro uso, cosa que dudo, esto no tendría consecuencia legal alguna salvo para dos casos:

a) La ley dice que el uso de la bandera española impresa con los símbolos de partidos políticos, sindicatos, asociaciones y empresas (art. 8) esta prohibida, ya que dicho acto si se consideraría un intento de apropiación. No lo es, en ningún caso, que alguien se manifieste con al bandera del PP, del PSOE o cualquier otra al lado de la insignia nacional.

b) Si el uso de la bandera tuviera un fin injurioso o insultante hacia la misma, la ley, en su artículo 10, autoriza a sancionar al autor e dichos insultos o injurias. Este precepto ya fue en parte declarado inconstitucional por el TC y su desarrollo en la legislación penal y administrativa sigue estando pendiente de control constitucional en tanto puede chocar con el derecho a la libertad de expresión y opinión del artículo 20 de la Constitución, salvo que consideremos que el Estado o la propia bandera tienen derecho al honor (algo harto discutible).


El himno y su uso en acontecimiento privados.

Un poco más problemático o complejo es el uso del Himno Nacional en actos privados.

Por Decreto de 17 de julio de 1942 “Queda declarado Himno Nacional el que lo fue hasta el catorce de abril de 1931 conocido por Marcha Granadera, que se titulará Himno Nacional y será ejecutado en los actos oficiales, tributándosele la solemnidad, acatamiento y respeto que el culto a la Patria requiere” . Otro decreto de al época otorgo derechos de autor a Bartolomé Pérez Casas (quien arreglo la entonces versión oficial) y sus descendientes. En 1997, el Gobierno de José Maria Aznar gestiono la compra de los derechos de autor sobre dicha versión de la “Marcha Real” a favor de Patrimonio Nacional, probablemente con la intención de incorporarla en una futura reforma constitucional. Ahora mismo el himno nacional ni siquiera tiene rango de Ley Ordinaria sino de Real Decreto.

Reducido el asunto a un problema de derechos de autor (si mis cálculos son correctos, estarán vigentes durante todavía 40 años) estos son los problemas que presenta su uso privado:

a) Si no hay ánimo lucro no puede ser perseguido criminalmente.
b) Lo más que se puede exigir a los organizadores de la manifestación es que paguen el canon correspondiente por su “comunicación publica” (122 de LE de Propiedad Intelectual)

¿Es esto lo que preocupa al Gobierno, un posible caso de pirateo del Himno Nacional?

Del Real Decreto de 1997 que también regulo su uso en acontecimientos oficiales no se desprende que exista una prohibición expresa de su uso en actos privados. Nuevamente, al tratarse de un símbolo nacional la libertad de expresión podría imponerse sobre cualquier otro derecho si no hay animo de lucro y lo único que pretende quien lo usa es expresar su adhesión a los principios y valores de nuestro ordenamiento constitucional.

Como vemos, la Constitución y las leyes parecen respetar la autonomía del ciudadano para usar los símbolos nacionales, bandera e himno, con libertad. Ya sabe el Gobierno y el PSOE lo que puede hacer, promover el uso de estos en sus manifestaciones. Lo importante nunca será ni quien, ni cuando, ni donde, sino “para que” se usan estos símbolo, solo eso nos dice algo sobre el grado de aceptación y significado del símbolo.


El escudo franquista y la bandera republicana.

He dejado para el final el escudo nacional de la época franquista y la bandera de la Republica.

El escudo franquista no es inconstitucional, esto es algo que debería quedar claro, pues la Constitución no dice nada sobre el escudo oficial. La ley 33/81 reformo el escudo de España que es el mismo desde la 1ª Republica. Con modificaciones propias de cada periodo político, este escudo se ha venido usando desde hace más de 125 años. La ley se limita a actualizar el escudo al actual régimen reincorporando la corona real (por la reinstauración monárquica) y suprimiendo o cambiando elementos añadidos por Franco.

El uso del escudo en su versión franquista evidencia una simpatía hacia los principios de aquel régimen y una critica al actual, esto puede ser inmoral, pero no inconstitucional. Puede que contrario a la ley, pero no sujeto a sanción jurídica alguna, hasta el punto de que no se ha modificado en aquellos edificios y monumentos que pudieran sufrir deterioro por ello o por el alto coste de hacerlo. En cualquier caso, el escudo franquista prácticamente no se usa hoy día –y mucho menos que la bandera republicana- quedando reducido a un número testimonial de nostálgicos.

La bandera republicana -en realidad la bandera de la Segunda Republica, pues no lo fue de la Primera- ha sido casi patrimonializada por la izquierda española. Aunque los hechos demuestran que la Segunda Republica la trajo y protagonizaron tanto la izquierda como la derecha, el uso de sus símbolos por parte de la izquierda es algo común, hasta el punto que podríamos hablar en justos términos de que ejerce tanta apropiación sobre los mismos como lo hizo el régimen de Franco sobre la bandera roja-amarilla-roja. Paradójicamente el uso de la bandera republicana si es inconstitucional, a diferencia de la franquista, que seria solo ilegal (sin sanción) si incluye el escudo.

No obstante, la verdad es mucho mas sencilla, quienes emplean la enseña republicana pretenden transmitir un mensaje político claro, negador no ya del régimen franquista, sino del régimen constitucional actual, el manifestarse con ella no presenta diferencia alguna a manifestarse con la del régimen franquista, ni siquiera apelando a que uno fue una democracia (sic) y el otro una dictadura (con esas simplificaciones para que necesitamos símbolos). En ambos casos se esta negando el régimen constitucional y político actual y debe ser rechazado por quienes lo defiendan.

Finalmente, si queremos saber quienes, entre la derecha o la izquierda, son mas respetuosos con el régimen actual habremos de realizar un sencilla operación matemática y sumar en cuales de las manifestaciones convocadas por unos y otros hay mas banderas y escudos actuales y en cuales mas de otras épocas, también preguntar los motivos por los que se lucen unos símbolos y no otros y olvidarnos de la absurda discusión sobre lo que esta o no esta prohibido, que como hemos visto, es prácticamente nada.


¿Es la derecha la que usa estos símbolos?

Este calculo, sin embargo, no resuelve del todo el debate sobre quien es mas respetuoso con el régimen. Quienes se manifiestan (al lado de las victimas antes y del PP ahora) no son únicamente ciudadanos de derechas. Aunque lo sea una mayoría, hay mucha gente que se dice de izquierdas entre ellos, algunos son personajes conocidos de la sociedad civil y miembros o exmiembros del PSOE. El intento del Gobierno y del PSOE por confundir a la opinión publica identificando a la derecha política y sociológica democrática y constitucional con una presunta ultraderecha o derecha franquista es una autentica majadería que -al igual que la apropiación inconstitucional de los símbolos- nadie en su sano juicio cree, y responde a esa estrategia guerracivilista que pretende instalar en la sociedad una división predemocrática que no es cierta.

Otra vez, la realidad es más sencilla. Todos los ciudadanos tienen el derecho a manifestarse, y a hacerlo con los símbolos que quieran. Ante la excarcelación de De Juana Chaos, un buen numero de ellos se han lanzado a la calle a protestar contra esta decisión del Gobierno, lo han hecho portando y mostrando una simbología plenamente constitucional que representa los valores de nuestro sistema político e institucional. No hay aquí ningún fenómeno antidemocrático, ni ilegal, ni inconstitucional, lo que hay es un desacuerdo muy grande de esas gentes -que no pueden ser identificadas con partido o ideología alguna- hacia el actual gobierno y su política antiterrorista.

Esto es legitimo y solo quien tenga algún interés personal en ello o este ciego a la verdad puede decir lo contrario.

5 comentarios:

Luis I. Gómez dijo...

Es simplemente interés personal: la perpetuación en el poder. No hay más, Alberto.

Alberto Neira dijo...

En efecto Luis, yo también creo que el poder es el factor determinante, pero no deja de sorprendenteme el sectarismo de algunos seguidores o simpatizantes socialistas y progres y sus constantes manipulaciones.

Espero que esta anotación sirva para aclarar algunas cosas, sobre todo el tema del himno y la ley de Aznar que ni era ley ni nada, sino un Real Decreto sobre la adquisición de los derechos de autor por el Estado.

Un saludo.

Asertus dijo...

Ya puestos a hablar de banderas, ¿y qué significa los que van con la Cruz de Borgoña, en rojo sobre fondo blanco?? ¿Nostálgicos de los Austrias??

Saludos

Anónimo dijo...

"y qué significa los que van con la Cruz de Borgoña, en rojo sobre fondo blanco??"

Esos son los carlistas si no me equivoco.

Alberto Neira dijo...

ein? Desconozco de lo que me hablas. Tienes alguna prueba de lo que dices o es lo mismo que lo de los aguiluchos. Vamos, que si tienes alguna foto donde aparezcan banderas carlistas. De todos modos ¿cuaátas son en comparación con las banderas constitucionales?.

La cruz de Borgoña fue oficial hasta el Reinado de Isabel II. Sobre fondo blanco era la bandera Carlista, nunca sobre el rojo-amarilla-rojo.
La cruz en si creo que se conserva en el Escudo para el Estandarte del Rey, sobre fondo azul.

Simbolos nacionales a aparte, esgrimir la bandera o escudo carlista, por ejemplo por ser la insignia de una asociacion o partido politico carlista, seria tan legal y constitucional como llevar una bandera del PP o del PSOE. Esto viene con la democracia.