¡Visualización óptima de este blog con una resolución de pantalla de 1280 x 1024!

Páginas

LA FRASE

"Los españoles pertenecemos a la categoría de colectivos a los que tradicional e históricamente preocupó mucho más la diferencia de clases y la injusticia socialque las libertades individuales.

Se perdona mal a los ricos y empresarios la ostentación y el agravio, mientras que los funcionarios públicos pueden difundir secretos, realizar escuchas, propagar infamias y otras mil maneras pergeñadas para el abuso del poder."

lunes, abril 10, 2006

Adiós a DESDE EL EXILIO

Durante este comienzo de 2006 me he prodigado muy poco por la blogocosa, incluso, he meditado si dejar de publicar la bitácora. Me veía incapaz de llevar el ritmo de publicación que demanda la actualidad sin caer en uno de estos dos defectos: la repetición con respecto a otras bitácoras o la merma de calidad (para mi opinión) de los post. Reconozco mis muchas limitaciones para afrontar un estilo periodístico, directo y concreto que permitiera publicar un producto atractivo y digerible para el lector medio. También es posible que me dejara llevar por una presión y una responsabilidad auto impuesta, derivadas de la cantidad de buen material que existe en la blogoesfera liberal española. Necesitaba, por tanto reflexionar sobre que posición ocupar en ella y cambiar el enfoque de la bitácora. Es esta reflexión la que me ha llevado a afrontar el trabajo como lo hice al principio, sin intentar replicar o imitar el modelo de otros, Un toque liberal nació para ser el foro donde “parir”, “vomitar”, “exudar”, mis ideas, opiniones y preocupaciones, sabiendo que estarían expuestas a todo el mundo, que podría significar la perdida del anonimato personal y que me podría ocasionar mas perjuicios que beneficios en mi vida social. Pero también ha sido motivo de orgullo y más tras unirme a Red Liberal, en tanto suponía exponerme ante un auditorio más exigente. Después de mas de 1 año desde que empecé en esto no termino de creer todo lo que me ha pasado, todo lo he escrito y comentado, todo lo que he aprendido. Si, sobre todo aprendido, y creo que para bien, sobre muchas cosas, siento por ello que en este tiempo he crecido como persona mucho mas que en los años anteriores. En mi ha cambiado, sobre todo, la determinación con la que defiendo mis ideas liberales, la forma en que expresar mi compromiso moral y ético con la sociedad y el mundo en los tiempos que me ha tocado vivir. Pero también algunas dudas han aparecido, me preocupaba “no ser lo suficientemente bueno” para permanecer en el tiempo. No se si cambiare de opinión en el futuro, pero puedo afirmar que en estos momentos esa idea se ha esfumado. Quiero mantener este blog por muchas cosas, pero la principal es que me motiva a trabajar mas duro en cada anotación que publico, a intentar transmitir mejor mis ideas, a mejorar su calidad intelectual, su lenguaje y su expresión. Solo los lectores sabrán valorar si lo consigo o no.

Leí una vez en
Red Liberal (no recuerdo a quien) que, estadísticamente, la mayoría de los blogs cerraban tras su primer año de publicación, los razones de ello eran muy variadas y para todos los gustos, en todo caso, el hecho venia a demostrar como la teoría del orden espontáneo era exportable al mundo de los bloggers, parando así las criticas a la proliferación de los mismos (sobre todo de blogs políticos de supuesta orientación liberal). El pasado de 22 de Febrero de 2006 se cumplía un año de publicación de Un toque liberal, inmerso, entre otras, en las reflexiones comentadas sobre el futuro del blog, no lo celebre adecuadamente. Tampoco sabia que decir. Ahora, sin embargo, he encontrado una excusa perfecta para escribir algo, la
despedida de mi admirado Luís I. Gómez, “pater familias” de Desde el exilio. Desconozco los motivos que le han llevado a tomar esta decisión, pero seguro que son tan personales como lo son para mí los que me hicieron plantear dudas sobre la continuidad del blog y, finalmente, decidir seguir publicando. Nunca podré transmitirle cuanto ha significado para mí la lectura de su bitácora (completada, entre otros, por la estimable labor de AMDG) ni como su apoyo animo mis inicios en la blogoesfera. Tal es así, que puedo afirmar que Un toque liberal no existiría, o no hubiera tenido la historia que ha tenido, sin Desde el exilio y Luís -aunque él probablemente no sea consciente de ello. Lo menos que puedo hacer es darle los mismos ánimos para esta nueva etapa de su vida, reconocerle su trabajo desde mi humilde posición de lector y desearle lo mejor en cuantos proyectos se embarque en el futuro. Pocas bitácoras han alcanzado el nivel de calidad, la originalidad de planteamientos, la dinámica de publicación y el compromiso moral necesario en estos tiempos como Desde el Exilio, todo un ejemplo para los bloggers españoles.

Mucha suerte y hasta siempre.

El "conflicto" vasco y el caso de Irlanda del Norte. Un analisis comparado de sus fundamentos (revisado)

“El mas grave error que puede padecer
el nacionalismo vasco es el de estimar
que su fin es la independencia”

(Sabino Arana Goiri, Fundador del PNV,
citado de Historia de España
de Fernando G. de Cortazar)



En una anotacion anterior ya señale como se esta pervirtiendo el lenguaje político en los ultimos tiempos, groseramente manipulado por politicos de diferentes partidos y periodistas afines al gobierno, calando entre la ciudadanía expresiones como “proceso de paz”, "conflicto", "negociación", "tregua", "alto el fuego"… que presentan un escenario, inexistente en la realidad, de confrontación politico-social entre el Pais Vasco (Euskadi, por los nacionalistas y el resto de España (o Estado Español, tambien para los nacionalistas). También, se comento como la primera cesión del gobierno a la banda tuvo lugar con la Declaración del Congreso de 20 de Mayo de 2005, dejando al Estado en manos de ETA quien ahora tiene la iniciativa negociadora. La anotacion de hoy esta dedicada a analizar uno de los recurrentes en la mitologia nacionalista vasca, la equiparacion entre los casos de Euskadi e Irlanda del Norte.


1. La esquizofrenia historica del nacionalismo vasco: entre el esencialismo españolista y el independentismo racista. LA exportacion del caso irlandes.

Es el escritor vasaco SABINO ARANA GOIRI quien obstanta la paternidad del nacionalismo ideológica del nacionalismo vasco tal y como hoy lo conocemos. Sobre decir que la concepción que sobre si mismos tienen los vascos ha evolucionado mucho en los dos siglos que van desde la aprobación de la primera Constitución Española, la de Cádiz en 1812, sin embargo el movimiento nacionalsita ha tapado dicha verdad por lo incomado que puede resultar bucear en los origenes de las cosas. Ni su estimado ARANA se libra de ello.

La historia del nacionalismo vasco es curiosa y paso por todas estas fases: de una original identificación del pueblo vasco con las esencias y tradiciones mas representativas de la nacion Española (hasta comienzos del XIX) se pasas a un intento de diferenciacion cultural y racial (desde finales del primer tercio del XIX hasta finales de siglo), a una posterior integracion en la España Constitucional (de la mano de la Restautracion) y una etapa final de reivindicacion nacional unida a la negacion de la idea de nación española (tras la caida de la Monarquia de Alfonso XIII).

En los últimos años de su vida, el propio ARANA dio un giro radical a las principales señas de su discurso independentista para regresar al esencialismo españolista de comienzos del siglo XIX, llegando a afirmar cosas como que los auténticos españoles eran aquellos de origen vasco o a considerar que le futuro de la region no pasaba por la independencia. Este giro, que no nos corresponde estudiar aquí -se lo dejamos a biógrafos e historiadores- fue borrado de la conciencia colectiva del Partido Nacionalista Vasco al morir su fundador -el propio ARANA- pero prueba la esquizofrenia en que se mueve y ha movido el pensamiento nacionalista vasco a lo largo de su historia. Tambien demuestra que hasta el sujeto mas impresentable puede llegar comprender algunas cosas elementales, por ejemplo, el precipicio político, cívico y moral de la ideología nacionalista llevada a sus ultimas consecuencias.

No entrare en la diversidad de conceptos de lo vasco -pues ciertamente hay uno por cada vasco vivo-, me interesa mas la formulación actual que el nacionalismo propone. Precisamente, uno de los argumentos mas usados por los nacionalistas vascos, y que ha sido -por primera vez en 30 años de democracia- aceptado por un gobierno español, es la de equiparación entre las situaciones del País Vasco e Irlanda del Norte.

Suelo referirme con “malos ejemplos nacionalistas” a una lista amplia de “conflictos” políticos alrededor del mundo, de Québec (Canadá) a Palestina, que insistentemente se presentan como análogos, y las soluciones que estos plantean como exportables, al “conflicto” España-Esukadi. Si la región francófona de Canadá ha sido el modelo preferido de los nacionalistas catalanes, el Ulster lo ha sido para el nacionalismo vasco, en especial para Batasuna-ETA. No es mi intención negar taxativamente la comparación con el Ulster, pero el analisis la que vamos a someter tal comparacion parte de dos ideas básicas: (1) ambas situaciones tienen notables diferencias que han de considerarse fundamentales a la hora de valorar soluciones afines y (2) las similitudes existentes mas que elementos positivos presenta graves inconvenientes y grandes males de difícil solución.


2. Los fundamentos teóricos del nacionalismo vasco y el independentismo norirlandés.

Las diferencias entre ambas situaciones comienzan en los fundamentos teóricos del nacionalismo vasco y el independentismo norirlandés.

2.1 El futuro Estado vasco y la reunificación de Irlanda.

El lugar de origen pasa por ser el mismo: obtener la independencia política, de Inglaterra unos, de España los otros. Es en el lugar de destino donde comienzan las diferencias. En el caso norirlandés con mayor o menor énfasis existe una unidad de destino que es la reunión del Ulster con el resto de Irlanda, ahí pues un origen y un destino claros. Para el nacionalismo vasco -y ocurre igualmente con el catalán- no existe tal unidad de destino, es cuando menos incierta y altamente especulativa, cuando no inexistente. Por mucho que se hable de un futuro Estado vasco en absoluto se tiene claros que principios regirán ese nuevo Estado, aunque se hable mucho de sus fronteras. Tampoco esta claro su encaje en la comunidad internacional. Es un proyecto por elaborar. Los propios nacionalistas se encargan de sembrar la duda al respecto.

Es significativo que el PNV y la ETA presenten dos modelos políticos incompatibles: el conservador-tradicionalista (matizadamente democratico) y el marxista-leninista (absolutamente antidemocratico). Lo único que tienen en común es el sustrato nacionalista y un profundo odio al liberalismo.

En fin, en complejidad de destino, el proyecto independentista vasco, supera considerablemente a la del independentismo norirlandés.

2.2 La cultura vasca y la division religiosa en Irlanda

Hay una engañosa cercania en los fundamentos culturales de ambos conflictos. En Irlanda del Norte el componente cultural se manifiesta en la separacion de la poblacion en dos comunidades segun la religion de sus miembros: católica y protestante. En el País Vasco la lengua (euskera y castellano) es el rasgo cultural caracteristico.

La religión, guste o no, es un elemento determinante en la vida de las personas, se elige como un apto ahistorico concordante con la libre conciencia individual. Las comunidades políticas de Gran Bretaña e Irlanda se han forjado sobre la distinción religiosa, es la esencia de sus naciones.

No ocurre lo mismo con la lengua, esta no es tan determinante, es en muchos aspectos un accidente vital, que dificilmente puede influir en el devenir moral y politico de las personas. Salvo claro esta, que se intrumentalice interesadamente.

Una raza a parte, como segun el nacionalismo es la vasca, necesita también de una cultura propia y esta se articula alrededor de una lengua, el euskera. La lengua no deja de ser una institución social, y como toda institución social permanece o desaparece en la medida que se demuestra efectiva para el uso de los individuos. El euskera (que ni siquiera es el idioma vasco original sino un creación del mundo nacionalista moderno) ya reducía su influencia desde comienzos del siglo XIX a favor del español, que dominaba entre la clase burguesa y en los hábitats urbano, de los negocios y de la política. El progreso que había traído la tardía revolución industrial y el liberalismo decimonónico a la Península fue arrinconando las instituciones del Antiguo Régimen, incluidas todas las lenguas regionales, porque así lo determinaba la evolucion social. El movimiento nacionalista ha tratado de salvar este mundo tradicional, y la lengua es usada como instrumento politico al servicio del adoctrinamiento nacionalista. La realidad sociológica no puede ser mas desalentadora para sus pretensiones: muchos vascos “españolistas” y de “linaje impuro” dominan perfectamente el euskera, mientras que muchos nacionalistas de presumida “pura cepa” apenas lo chapurrean, y solo alguno lo han empezado ha aprender en los últimos años.

Como todo se pega, las practicas que el dictador FRANCO puso en practica oara arrinconar un idioma que ya estaba en vías de desaparición, como era el euskera, han servido a los nacionalistas para, desde comienzos de epoca democratica, para acabar con el castellano.

2.3 La raza vasca y la raza irlandesa

El termino "raza vasca" ya nos indica un caracter reaccionario de este nacionalismo. El nacionalismo irlandés carece de un sustrato racial que si tiene el vasco y que le otorga un carácter profundamente reaccionario. Tiene el privilegio de ser con gran parte del indigenismo latinoamericano la única ideología abiertamente racista del mundo.

El nacionalismo vasco intenta reducir la importancia del factor racial cuando viene a Madrid, y la mayoria de los españoles perciben el nacionalismo vasco como un movimiento exclusivamente político. Apenas se habla publicamente de la "superioridad racial" de los vascos sobre los españoles, pero si se insinua. Por ejemplo, las cualidades del deportista vasco son las que le hacen especialmente dotado para los “deportes (también) vascos”.

En el ámbito institucional, lo racial se traduce en pureza de linaje euskaldun que determina quien es verdadero vasco -pues no todo el que vive en el País Vasco lo es- y quien es “maketo”. Fenecido temporalmente en el Congreso, el Plan Ibarretxe establecía un doble estatus para los habitantes de un futuro Euskadi semiindependiente, los que son sujetos de nacionalidad (los verdaderos vascos) y lo que son solo sujetos de vecindad (los racialmente no vascos). Los posibles criterios para establecer esta distincion en la practica no fueron explicados en ningun momento, aunque la teoria del RH negativo es comunmente aceptada.

2.4 La territorialidad vasca y el enclave geografico de Irlanda del Norte

Queriendo “hilar fino”, la situación geográfica de ambas regiones es uno de los fundamentos teoricos mas importante de ambos movimientos políticos. Irlanda del Norte esta encuadrada en la isla de Irlanda, separada del núcleo tradicional de Gran Bretaña (Inglaterra, Gales y Escocia). El Ulster es presentado como una anexión inglesa por medio de la conquista, que hubo de ser devuelta, en su momento, a Irlanda, país que habría quedado dividido antinaturalmente entre dos estados.

El País Vasco, es presentado por los nacionalistas como un territorio dividido entre dos Estados, Francia y España, pero a diferencia de Irlanda, no se trata de una división artificial por conquista militar, sino que se debe a la extensión voluntaria de los vascos a ambos lados de los Pirineos, lo que no es un argumento convincente para negar la realidad histórica nacional de Francia y España, ni la soberanía de ambas naciones sobre estos territorios, sobre todo si, como hacemos, ponemos en tela de juicio la uniformidad racial de los vascos.

Continuando con la territorialidad, el País Vasco a este lado de los Pirineos se encuentra, por su orografía, físicamente unido al resto de España. El discurso de los nacionalitas siempre a descrito una Euskadi idílico, casi un “paraíso terrenal” que, luchando por permanecer "virgen", ha sido progresiva y antinaturalmente invadido por lo español, que es sinonimo de corrupto, decadente e innatural. La independencia -como la autonomía en una fase intermedia- es imprescindible para reestablecer la supremacía cultural de lo vasco, aislando el territorio del resto de la Península –algo que ,insistimos, es geográficamente imposible.

2.5 El derecho a la autodeterminacion y el derecho a la autonomia

El nacionalismo vasco apenas ha tomado del Ulster un puñado de fundamentos tal cual, a parte de los de carácter jurídico con los que pretendee dotar de legitimidad a un proyecto que, racial y culturalmente, no tiene. En concreto, se ha procedido a reelaborar la identidad nacional vasca como pueblo, haciendola sujeto de derecho internacional -frente al tradicional derecho de autonomia (sujeto al derecho constitucional)- añadiendo, en consecuencia, el derecho abstracto a decidir su propio futuro y que se identifica con el "principio de autodeterminación de los pueblos colonizados". Esta refundación de las bases politicas del pueblo vasco fue, inicialmente, capitalizada por ETA, y solo en la década de los 90 la asumió por completo por el PNV y EA.

Estos elementos no son originales, y se reproducen en todos los movimientos políticos minoritarios creados durante la década de los años 50-60 al amparo de la guerra fría. Todos estos movimientos se caracterizaron por hacer uso o justificacion del terrorismo, es decir del asesinato indiscriminado de civiles (y no civiles), para la consecución de sus fines políticos.

Estos fundamentos jurídicos del proyecto nacionalista los examinare en una anotación futura sobre el "derecho a la autodeterminación". Por ahora, basta saber que son solo éso, añadidos para intentar legitimar un proyecto que solo existe gracias a la manipulacion de los elementos mencionados de raza, lengua, cultura y territorialidad, manipulaion que no resiste el mínimo análisis.


3. Diferencias de contexto político entre el País Vasco e Irlanda del Norte

En el contexto político y cívico, como en los fundamentos teóricos ya examinados, hay, también, notables diferencias. En lo político:Hasta los “Acuerdos de Viernes Santo” la provincia británica del Ulster carecía de autonomía alguna y aunque contaba con representación en el Parlamento ingles, nunca de los violentos. En las vascongadas, el grado de autogobierno es intensísimo, alcanzando a materias tan sensibles como la Seguridad Publica y la Educación (todo sea dicho, con resultados desastrosos), y la represntacion e la izquierda abertzale tanto en Vitoria como Madrid era un hecho legal hasta hace dos dias. La negociación sobre la autonomía del Ulster tuvo como protagonistas a los líderes de los partidos moderados y no a los extremistas. El mundo del IRA (Ejercito Republicano Irlandes, con quien la ETA gusta de identificarse) y el Sin-Fein (su brazo politico a modo de aqui Batasuna y todos sus antecesores) eran minoritarios entre los católicos irlandeses, y solo tras los Acuerdos de Viernes Santo los independentistas se vieron revalorizados en las urnas respecto de los moderados. Los extremistas pro británicos también adquirieron la relevancia política que siempre habían buscado sin éxito. Este efecto inesperado no anima a tirar cohetes, y es un aviso de lo que puede pasar aquí (el PNV esta un poquito nervioso estos días por la perdida de protagonismo).

Las “negociaciones” del Gobierno Británico con el IRA se circunscribieron a la disolución y entrega de las armas -e incluso para eso ha tardado casi 6 años-, el retraso llevo a suspender la autonomía dos veces, la ultima de 2002 hasta hace pocos días. Una medida similar seria en nuestro país impensable. Es mas, la iniciativa esta en manos de la ETA, con un nacionalismo moderado que, al contrario que el norirlandés, no es de fiar. De la negociación con ETA, mejor ni hablar, no sabemos que se ha pactado ni cuando, pero con el nombramiento de Alfredo Pérez Rubalcaba como Ministro de Interior y las informaciones en prensa afín al PSOE y al nacionalismo, debemos temer lo peor.

Otro elemento diferenciador es que de la Autonomía de Irlanda del Norte no puede extraerse un peligro para la integridad territorial de Gran Bretaña. No se pone en duda la existencia de Gran Bretaña como nación. La vigilancia de Londres de esta autonomía ha sido intensa (con suspensión incluida), aquí la vigilancia de la autonomía vasca es inexistente, y cualquier concesión a la banda solo puede incluirse dentro del marco mas amplio que es el del desmembramiento institucional y huida del Estado central de las Comunidades Autónomas, con la consiguiente merma en los derechos de los ciudadanos. Sinceramente, ¿alguien cree que hay alguna forma de avanzar, aun mas, en el autogobierno vasco que no sea con la declaración formal de independencia, con o sin referéndum de por medio? Desde la independencia de Irlanda, la autonomía del Ulster era algo pendiente y hasta cierto punto racional, si entendemos la existencia de dos comunidades separadas por la religión y las tradiciones seculares. En el País Vasco, esa autonomía ya existe y el continuo desistimiento de una sola de las partes, la española, esta derivando en una independencia fáctica hoy, real mañana. Pero, ¿y si nos lleva a algo peor que la independencia? Dejémoslo pendiente para otra anotación.


4. Diferencias en el plano de la Sociedad Civil entre el País Vasco e Irlanda del Norte.

Entrando ya en el análisis de la sociedad civil en el Ulster no podemos negar la existencia de un verdadero conflicto civil, liderado, si, por los mas extremistas de los pro británicos y pro irlandeses. Tan enfrentamiento no se reproduce en el País Vasco donde la violencia y la coacción residen en una sola de las partes, la nacionalista, y es ejercida desde las instituciones dominadas por el nacionalismo y desde la clandestinidad por la ETA. La coartada para la violencia legal es nuestro inmediato pasado franquista y la coartada para la violencia ilegal es la lucha antiterrorista de las fuerzas policiales y judiciales. Como se ve la violencia nacionalista no surge ni se ampara en una violencia previa de los civiles españoles. Que el nacionalismo vasco, quien pacto durante la Guerra civil con Franco y que compartía con el Movimiento Nacional el tradicionalismo católico, hable del antiguo régimen español es de risa. Que ETA hable del GAL, que fue obra del poder político institucional y no de la sociedad civil, y que debemos al PSOE que ahora negocia con los terroristas que antes enterraba en cal viva es ya para arrancarse los pelos de la cabeza. Ah, y si aun hoy no recibe la suficiente condena de la sociedad española es porque aquellos dirigentes nunca condenaron aquella practica. Y resulta que la culpa de todo la tiene el PP. Manda huevos.

Destaca también la actitud mayoritaria en las comunidades católica y protestante en los momentos mas trascendentales, que ha sido la de recuperar los lazos de convivencia y construir futuro. Aquí tenemos la impresión -totalmente justificada- de que lo único que quiere ETA es avanzar en el proceso de independencia y destruir, de paso, toda oposición “españolista”. El nacionalismo en su conjunto, incluida gran parte de la “sociedad civil vasca” se resiste a salir a la calle al lado de las victimas y sigue viendo como legitimo nada más que el proyecto nacionalista. La situación se agrava cuando en los últimos cuatro años el Partido Socialista Vasco ha depurado su base españolista echándose en manos del nacionalismo, ni siquiera del “moderado” sino directamente de Batasuna-ETA (también habrá tiempo para profundizar en esa transformación del PSE en futuras anotaciones).


5. Diferencias en el horizonte penal de los miembros de ETA y del IRA.

La única similitud que no admite matizaciones entre los casos de Irlanda del Norte y País Vasco se centra en la perspectiva jurídico-penal. El IRA era una banda terrorista, que amenazaba, secuestraba y asesinaba civiles (y no civiles) y que no dudaba en extender el terror entre su gente, igual que hace, en el País Vasco, ETA. Sus presos constituían un importante activo en la estrategia de la banda, contaba con un brazo político minoritario entre la comunidad católica, y sus miembros pasaban de uno a otro. El IRA llego a ser una mafia e incluso se sospecha de su implicación en el tráfico de drogas local. Todo como ETA. Por tanto el horizonte penal de ambas organizaciones es el mismo la disolución y/o (según la responsabilidad de cada individuo) la cárcel.


6. Reflexion final: la traición del nacionalismo vasco a la democracia española: De la autonomia e identidad cultural a la independencia y la autodeterminacion. La formulas intermedias del Plan Ibarretxe y la negociacion politica con ETA.

No ha sido mi intención, en esta larga anotación, valorar moral ni políticamente el “proceso de paz” del Ulster, no me corresponde a mi sino a los británicos, irlandeses y norirlandeses quienes, en el futuro, deberan concluir si se acertó o se erró y en qué. Me he limitado a señalar las que creo son importantes entre ambos casos, y lo unico que se reproduce del modelo irlandes parecen ser son los errores e inconvenientes.

La situación del Ulster es intrasladable porque en el Pais Vasco ni se repite el enfrentamiento civil, ni es necesaria la reconstrucción de lazos de convivencia algunos. De ser necesaria, cualquier reconciliación entre nacionalistas y no nacionalistas se produjo -o debió producirse en 1978 y con la posterior aprobación del Estatuto de Guernika que instituyo la autonomía para el País Vasco, bajo la Constitución, las leyes y unos derechos fundamentales iguales para todos los ciudadanos. El nacionalismo supuestamente moderado siempre ha dejado entrever que el marco legal es insuficiente, y para superarlo, lo que es muy grave, no ha dudado en lanzarse en manos de los terroristas de ETA -y la izquierda abertzale que la apoya y legitima- cuantas veces le ha convenido. Es en la deslealtad nacionalista a las bases de la reconciliación y la convivencia entre españoles donde esta el problema.

La evolución de la situación en el País Vasco es consecuencia de la deriva nacionalista e independentista que no se ha combatido con suficiente fuerza ni intelectual, ni mediática ni electoralmente. En Irlanda del Norte están comenzando en términos cívicos lo que aquí ya teníamos hecho.

Los habitantes del Ulster tienen una autonomía irrisoria comparada con la del País Vasco, donde un continuo desistimiento de una sola de las partes, la española, esta llevando a la secesion ilegitima, fáctica hoy real mañana, de una parte de su territorio. En este contexto tanto el nacionalismo moderado del PNV-EA como la criminalidad de ETA son anomalías históricas, tanot como si el IRA decidiera que con la autonomía es el momento de coger de nuevo las armas y si el resto de católicos norirlandeses legitimara sus reivindicaciones, ese es exactamente el caso del Pais Vasco.

Por todo lo anterior, es absurdo pretender exportar un modelo como el de Irlanda del Norte porque, en todo lo que pudiera entenderse como positivo, se trata precisamente del modelo que se ha cargado el nacionalismo vasco.