¡Visualización óptima de este blog con una resolución de pantalla de 1280 x 1024!

Páginas

LA FRASE

"Los españoles pertenecemos a la categoría de colectivos a los que tradicional e históricamente preocupó mucho más la diferencia de clases y la injusticia socialque las libertades individuales.

Se perdona mal a los ricos y empresarios la ostentación y el agravio, mientras que los funcionarios públicos pueden difundir secretos, realizar escuchas, propagar infamias y otras mil maneras pergeñadas para el abuso del poder."

miércoles, septiembre 03, 2008

Gallardón, otra mosca cojonera (y la vuelta de "La Campos")


"Mosca gallardonita"

_________________

PD: El comienzo de Maria Teresa Campos en La Mirada Critica de T5 no ha podido ser mas desalaentador. En tres dias, Zapatero y Gallardón. Y pensar que hubo un tiempo en mi juventud en que la tertulia politica de sus mañanas era un referente ¿Está, otra vez, T5 haciendo meritos ante la progresia ahora que PRISA bebe los vientos por Mariano y su nuevo PP? A todo esto, ¿dónde está Vicente Vallés?

(He rescatado este video, de hace unos años, bastante divertido, de su anterior regreso a la cadena amiga)

3 comentarios:

gabrielareto dijo...

Yo creo que lo que le pasa es que tiene el concepto de "dignidad" algo infladito. No hay más que ver cómo ha prohibido el legítimo empleo de hombre-anuncio porque "ataca a la dignidad de la persona".

Escocés dijo...

Por desgracia es mucho peor. Ante las críticas que estaba recibiendo la medida, Gallardón se defendió apelando a la "dignidad de la ciudad", la cual a su parecer no merece la indignidad de los hombres anuncio. Así, en dos días, paso de defender un concepto de dignidad individual que ni en la Edad Media, oiga, a la articulación de un difuso derecho colectivo como justificación de sus actos liberticidas.

Eso es centrismo, moderación y modernidad. Y la señora Botella al lado del personaje.

PD: La dignidad humana no es otra cosa que la base o fundamento de los derechos individuales y no un derecho en si mismo, de lo contrario entraría en conflicto, de manera constante, con todos los demás derechos. Además, tal percepción significaría dejar abierta una puerta muy grande a la moral dentro del mundo del derecho. El liberalismo propone una moral mínima (y que aspira a la mayor neutralidad posible en dicho campo) que hace posible la convivencia y paz social: los derechos individuales fundados en la dignidad humana.

Acciones como la de Gallardón dan poder al Estado más allá de lo estrictamente necesario para asegurar dichos derechos, fomentando el enfrentamiento entre grupos y morales sociales más amplias.

Consecuencia: al final solo el Leviatán puede poner paz restringiendo, aún más, las libertades de todos.

Cómo: apelando al propio Estado para legitimarse (la "dignidad de la ciudad", por ejemplo, lo mismo por lo que Atenas ejecutó a Sócrates).

Escocés dijo...

Por cierto, muy buen blog el tuyo.