¡Visualización óptima de este blog con una resolución de pantalla de 1280 x 1024!

Páginas

LA FRASE

"Los españoles pertenecemos a la categoría de colectivos a los que tradicional e históricamente preocupó mucho más la diferencia de clases y la injusticia socialque las libertades individuales.

Se perdona mal a los ricos y empresarios la ostentación y el agravio, mientras que los funcionarios públicos pueden difundir secretos, realizar escuchas, propagar infamias y otras mil maneras pergeñadas para el abuso del poder."

jueves, junio 30, 2005

Algunas cuestiones en torno al Matrimonio, la Familia y la Homosexualidad (2)

LA NECESARIA LEY DE UNIONES CIVILES

Por diversos motivos desde hace muchos años mantengo la opinión de la necesidad de una regulación estatal sobre uniones civiles. Entre los motivos prácticos estaría el desfase que el Código Civil ha experimentado respecto de la dinámica de la sociedad moderna. El aumento de la esperanza de vida, la movilidad laboral,... hace que sean propicias para muchas personas relaciones de convivencia que antes eran atípicas, por ejemplo que hermanos, compañeros de trabajo o de estudios convivan juntos durante muchos años, facilitar a estas personas una regulación jurídica unitaria de sus obligaciones civiles, fiscales, mercantiles,... a través de una institución única que evitara la engorrosa y cara tramitación de decenas de contratos, altas en registros de la administración etc, es deseable. Por otro lado la institución matrimonial tal y como la definí en el anterior post es una institución que cumple fines muy específicos dentro de la sociedad, su especial tratamiento responde también a una especial situación: exige una mayor estabilidad de la convivencia, un planteamiento vital más complejo, asumir una serie de responsabilidades comunes que lo convierte en poco atractivo para muchas parejas.

Desde un punto de vista moral, algunas parejas por motivos de conciencia no quieren que el Estado regule su relación prefiriendo una mayor libertad de configuración de sus derechos y obligaciones. Como en el caso anterior recurrir a una “pareja de hecho” puede ser un engorro jurídico y documental. Una paradoja de la regulación de la Uniones Civiles esta en que, evidentemente, estas parejas dejaran de ser "parejas de hecho" para pasar a serlo "de derecho". En el plano de los motivos jurídicos y en relación estrecha con lo anterior una Ley de Uniones Civiles respondería a los principios de seguridad jurídica, legalidad y prohibición de la arbitrariedad de los poderes públicos reconocidos en la Constitución, plasmando en un texto legal una serie de situaciones de hecho que hasta ahora han tenido que ser normalizadas por los jueces y tribunales, en especial el Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional.

MATRIMONIO Y FAMILIA

Pero el argumento jurídico más importante sobre el que quiero hacer hincapié esta relacionado con lo que el Tribunal Constitucional ha venido entendiendo como "concepto amplio de familia". El legislador constituyente al colocar en dos artículos separados Matrimonio (articulo 32 de la Constitucion) y Familia (articulo 39 del mismo texto) lo hizo por algún motivo. Ese motivo era reconocer una realidad, la posibilidad de establecer núcleos de convivencia y afectividad fuera de la institución matrimonial. Por supuesto esto nunca debería ser entendido de forma que el Matrimonio pierda importancia como figura principal para la configuración de la Familia, ni que la Familia Tradicional quede desvirtuada en modo alguno. Esta idea permitió en los primeros momentos de nuestra democracia constitucional responder a dos fenómenos concretos: la existencia de padres y madres solteros, en especial estas ultimas, y la protección jurídica de los hijos extramatrimoniales. No veo porque esta tesis del Tribunal Constitucional no podría ser trasladada al momento actual para tratar el problema de las parejas de hecho, las relaciones estables de convivencia y las uniones homosexuales. Esta interpretación de la Constitución es, en mi opinión, la única racionalmente posible, además de ajustarse fielmente a las dos funciones básicas del ideal de contrato social liberal: permitir a cada cual decidir sobre su propio camino hacia la felicidad y asegurar la defensa de los derechos individuales e instituciones naturales racionales como base de un orden social justo.

LA REGULACIÓN DE LAS UNIONES HOMOSEXUALES

A todas las cuestiones anteriormente expuestas el gobierno socialista ha hecho oídos sordos. Su única preocupación ha sido la de igualar matrimonio y uniones homosexuales. El argumento de la necesidad o urgencia social de la medida cae por si mismo pues ignora (y no parece que este en marcha ningún proyecto en este sentido) la necesidad de una Ley Uniones Civiles que devuelva la iniciativa a los individuos en la configuración de su vida intima. Vayan haciéndose una idea de cual de restringido es el concepto de libertad que tiene este gobierno.

Sobre la modificación del Código Civil que
hoy ha sido aprobada por el Congreso y pone en marcha el matrimonio homosexual pueden establecerse ya conclusiones muy fuertes que la definan como una ley de mala calidad. Ya ha quedado desmontado el argumento de la legitimidad democrática del Ejecutivo, quien no ha contado con el principal partido de la oposición representante de la mitad de los electores españoles. Tampoco la legitimidad moral esta de su lado, como bien explique en el anterior post, NO se puede, desde las instituciones ficticias e instrumentales del Estado, alterar instituciones de Derecho natural.

Finalmente en el plano jurídico también es necesario darle unos serios azotes al gobierno. Me invade el asombro por la redacción finalmente escogida para el precepto que se añade al articulo 44 del Código Civil: "El matrimonio tendrá los mismos requisitos y efectos cuando ambos contrayentes sean del mismo o de diferente sexo", en vez de usar una formula mas clara y taxativa como esta: “Se reconocen los matrimonios homosexuales que tendrán los mismos requisitos y efectos que cualquier otro matrimonio”. Esto es importante por que da a entender dos defectos importantísimos de esta ley. El primero de estos defectos reside en que tal y como ha sido redactado el articulo nada impide que yo “coja” a un amigo y le diga que nos “casemos”, con independencia de si somos o no homosexuales. Esto quiere decir que el Gobierno no ha reconocido el Matrimonio homosexual sino las uniones de personas de mismo sexo con independencia de su orientación sexual. Si esto es considerado por los homosexuales como un reconocimiento publico y legal de su condición que venga Dios y lo vea. Lo que se ha conseguido aquí es abrir la puerta al fraude generalizado (si lo unimos a la reducción de los plazos para la disolución del matrimonio) a costa de una institución fundamental como es el matrimonio, rompiendo la característica fundamental del mismo que es la unión de dos (solo dos) personas de distinto sexo. El segundo defecto esta intrínsecamente relacionado con el anterior y es la demostración palpable de la mala conciencia que embarga al ejecutivo por saberse autor de una pésima ley. El gobierno no podía haber introducido la palabra “homosexual” porque automáticamente estaría dando pie a que el Estado pudiera informarse e investigar sobre la sexualidad de sus ciudadanos. Como todos sabrán en España desde el final del Franquismo están prohibidas las leyes singulares (que afecten a un tipo de persona en concreto y por condiciones exclusivamente subjetivas), así como indagar sobre las creencias religiosas y políticas, el sentido del voto, militancia política o sindical y sexualidad de los ciudadanos, claro esta, siempre y cuando la persona no de su consentimiento, sin embargo se ha venido interpretando por el Tribunal Constitucional que incluso con consentimiento esta posibilidad debe ser limitada al máximo y responder a circunstancias objetivas. Sabiendo de la posible inconstitucionalidad manifiesta de la ley, el Gobierno ha decidido eliminar cualquier mención a la homosexualidad. Esta actitud no debe extrañar, en el Matrimonio civil nunca ha sido condición para su celebración y validez la orientación sexual de los cónyuges (siempre que entre ellos no se ocultase) por este mismo motivo de salvaguardar la intimidad sexual.

Una ley de Uniones Civiles evitaría que esta intromisión del Estado en la sexualidad de los ciudadanos se produjese, salvaguardando la institución matrimonial. A algunos podrá parecerle poco importante esta apreciación, a mí como jurista liberal y dado el historial de intromisiones estatales en nuestra intimidad, es de carácter fundamental. Todo esto demuestra hasta que punto, y de forma absolutamente vergonzante, esta usando el Gobierno a los homosexuales en su desquiciada obsesión por destruir las bases de la España Constitucional.

MATRIMONIO Y UNIONES CIVILES

Para acabar con esta segunda entrega voy a exponer el porque defiendo una separación jurídica entre Uniones Matrimoniales y Uniones Civiles (en las que se comprenderían las Uniones Homosexuales y otras). Puede entenderse que tanto las unas como las otras tendrían prácticamente los mismos derechos y obligaciones civiles, fiscales, mercantiles y de Seguridad social. ¿Porque entonces la distinción y no subsumirlas en una sola figura?. Ya he expresado reiteradamente la diferencia entre una institución de derecho natural y una de derecho civil que creo obliga a mantener esta distinción por mera coherencia conceptual. Pero me parece más importante resaltar que hay determinadas cuestiones en las que las uniones matrimoniales, creo yo, han de tener una serie de desventajas y de beneficios, derivadas precisamente de su relación con el Derecho Natural. Estas cuestiones son principalmente tres (aunque habría otras): 1) nacionalidad, 2) régimen de disolución y 3) posibilidades de para la adopción.

1) Los beneficios que supone para la obtención de la Nacionalidad Española el contraer Matrimonio con un español deberían de estar restringidos para las Uniones Civiles. La razón es sencilla, el mayor vinculo afectivo y de plan de vida que se presupone a la unión matrimonial y la necesidad de reducir las posibilidades de Fraude de Ley.

2) La disolución del Matrimonio, por las mismas razones que para el anterior supuesto, debería de presentar unos tramites algo más largos, la intención es contribuir a esa idea de estabilidad y mayor responsabilidad que se derivan de una unión matrimonial (y en los que tiene su justificación el reconocimiento constitucional). Unos plazos más breves son perfectamente asumibles por las uniones civiles donde no están presentes con igual fuerza estas ideas.

3) Por idénticas razones, a las que añadiría el derecho del menor a un hogar estable y tener un padre y una madre, la posibilidad de adoptar debería estar reconocida prioritariamente a las uniones matrimoniales y solo excepcionalmente a otro tipo de uniones. La disolución del matrimonio y la adopción por parejas homosexuales será objeto de un análisis más profundo en el próximo post de esta serie.

martes, junio 28, 2005

ETA perdona a los políticos

La banda terrorista ETA, en uno de esos actos de “justicia social” que tanto gusta de administrar, ha hecho publico un comunicado por el cual declara una "tregua" para los representantes políticos electos. A parte de lo insultante que resulta la denominación de tregua, pues presupone la existencia de una actuación bélica por la otra parte, lo que me despierta mayor preocupación moral es la desvergüenza demostrada (una vez mas) por el Parlamento español, cuyos diputados (a excepción de los del Grupo Popular) se han negado a condenar dicho pronunciamiento. Esta enésima bajada de pantalones sitúa a los representantes a salvo de la violencia y la extorsión, mientras, los representados, quienes sostienen económicamente con sus impuestos a estos señores, siguen siendo objetivo de ETA. Renunciar públicamente a este privilegio hubiera sido una demostración de decencia política, mas aun de humanidad. No lo han hecho. Dan asco, que no pretendan mi respeto, no lo tendrán.

Por otro lado, es normal que solo hayan protestado los de siempre: el PP y los contados militantes y cargos socialistas que aun saben lo que significa la defensa de la democracia y los derechos fundamentales de los ciudadanos. Al resto no le venia a cuento pues hace mucho que no son objetivo de ETA, sino, repasemos quienes en este país pueden sufrir un atentado terrorista dentro de la clase política.

En lo mas alto tenemos al Presidente del Gobierno, seguido de cerca por Patxi López (indescriptible su discurso en la sesión de investidura del nuevo Lehendakari). No son objetivo de ETA (oficial y públicamente) desde la bajada de pantalones común hacia el PCTV-BATASUNA con motivo de las elecciones vascas y la declaración del Congreso de los Diputados tras el Debate del Estado de la Nación, y así esta acreditado por OTEGI quien felicitó a Zapatero por el camino emprendido para la consecución de la PAZ en el País Vasco. Pero empezó mucho antes. Empezó con Odon Elorza y otros ilustres socialistas vascos afines al posibilismo con el nacionalismo. Continuo con Maragall y los socialistas catalanes aliandose con ERC y Carod Rovira les premio con un viaje a Perpiñan del que se trajo a su vuelta un souvenir en forma de alto el fuego para Cataluña (ya se encargaran las “Juventudes de Terra Lliure” de aplicar las tesis “kaleborrokeras” a los discrepantes con el pensamiento único nacionalista).

Por supuesto, el amplio espectro parlamentario que engloba tanto a los representantes de la extrema izquierda como al nacionalismo autonómico tampoco han de temer nada. ¿Como va a atentarse contra los aliados del PNV, socios de ETA en Lizarra? ¿Como van a ser objetivo aquellos que conforman esa “asociación ilícita” destinada a la destrucción de la España constitucional que es la “valleinclanesca” GALEUSKA?. Tampoco los nostálgicos del estalinismo parecen estar en la lista de enemigos a combatir, mas bien en la de posibles compañeros de gobierno, como buenos primos ideológicos que son.

En definitiva la tregua solo afecta realmente a un pequeño grupo de representantes políticos, los mismos que han protestado por su declaración. Al resto ni le va ni le viene porque no estaba dirigida a ellos. Es triste y lamentable reconocer esto, pero es totalmente cierto.

Finalmente, cabria recordar una cosa, y es que ETA anuncia cuando cesa su actividad asesina, pero no cuando la reanuda. Si no consigue lo que quiere, un día, más cercano o más lejano, volara por los aires algún concejal para señalarnos a todos que la “tregua” ha terminado. Solo Dios sabe como juzgara la historia a los señores que ocupan los asientos de nuestro Parlamento (maravillosa palabra vaciada de significado hoy día). Como a Chamberlain o a Petain, eso espero y deseo.

Algunas cuestiones en torno al Matrimonio, la Familia y la Homosexualidad (1)

El gobierno del Partido Socialista ha cometido un grave error político al llamar matrimonio a la regulación de las uniones homosexuales ofendiendo innecesariamente a gran parte de la población española de forma premeditada al intentar contentar las tesis igualitaristas representadas por una minoría del colectivo gay. Además incurre en un aun más grave error conceptual que solo es entendible de una de estas dos maneras, o bien los responsables jurídicos del gobierno desconocen la materia con que trabajan, en especial la Constitución Española, lo que les descalifica profesionalmente, o bien pretenden con ello avanzar en una política destinada a destruir la institución matrimonial y la familia tradicional tal como ha venido siendo expresada a lo largo de la historia de la humanidad (y desde mucho antes de la aparición del cristianismo) en la tradición del peor ”reformismo social” decimonónico, intrínsecamente antiliberal y muy cercano al pensamiento marxista.

LIBERALISMO, MATRIMONIO Y DERECHO NATURAL

Dentro del pensamiento liberal esta muy extendida la opinión de que, el matrimonio, es una institución privada y como tal debería estar exenta de regulación estatal. Como cualquier otro contrato civil, su regulación y consecuencias solo competen a los que son parte del mismo. Esta seria la opinión más utilitarista. Junto a esta opinión se encuentra otra que considera al Matrimonio como una institución de derecho natural en tanto que representa un valor esencial y el núcleo básico de ordenación de nuestras sociedades (aunque no es solo patrimonio de occidente) sobre todo si lo ponemos en relación con la institución familiar, por todo ello, estos liberales opinan que el matrimonio debe de recibir una atención preferente de los poderes públicos frente a cualquier otro tipo de unión. Esta posición naturalista no responde a una concepción religiosa del matrimonio propia del iusnaturalismo teológico de filósofos como Santo Tomas sino al iusnaturalismo racionalista, eminentemente laico, que esta en la base del pensamiento liberal clásico. Desde la perspectiva del Derecho natural el matrimonio es una unión entre personas de diferente sexo cuya función principal es la reproducción y por tanto la perpetuación de la especie. Junto a la familia, la otra institución de derecho natural básica, constituye el eje principal de transmisión de los valores sociales, aquellos valores a partir de los cuales se desarrollan los individuos. Por eso cualquier influencia de los poderes públicos sobre ambas instituciones afectara de forma sustancial al futuro de la sociedad misma. De ahí el especial cuidado que ha de tenerse en su regulación y la responsabilidad que conlleva toda decisión tomada al respecto. Matrimonio y Familia son, por tanto, instituciones paralelas, pero no necesariamente coincidentes, aunque esta idea la desarrollare en el siguiente post.

NOTA SOBRE LA CONFIGURACIÓN HISTÓRICA DEL MATRIMONIO ESTATAL

Hasta la ilustración los Estados no regulaban el matrimonio. Solo con el advenimiento de los Estados-nación a finales de la Edad Media y la progresiva separación Iglesia / estado es cuando estos empiezan a regularlo al considerar “príncipes y republicas” que es de su competencia cualquier fenómeno social que tenga lugar dentro de sus limites nacionales (el principio de territorialidad, vamos). Entre los diferentes estados europeos las opciones oscilaron entre dejar su configuración en manos de Roma y del Derecho Canónico, reconociendo plenos efectos civiles a estas uniones (como fue el caso de los países del sur), o bien, mezclar matrimonio religioso y civil en uno solo como fue el caso de los países con Iglesia de Estado (norte de Europa y países de “La Reforma”). La separación radical entre Matrimonio religioso y civil tuvo lugar únicamente en la Francia Revolucionaria cuando para avanzar en el proyecto laicista se retira de la sociedad la influencia moral de la Iglesia (junto a la nobleza representantes del Antiguo Régimen) convirtiendo al Estado en único depositario de legitimidad sobre las uniones entre personas.

MATRIMONIO Y CONSTITUCIONALISMO

El constitucionalismo moderno como he señalado muchas veces en esta bitácora se divide entre estas dos posiciones: el liberalismo iusnaturalista (plasmando en las constituciones valores morales inspirados en el Derecho natural) y el estatalismo positivista (El Estado aparece, a través del principio democrático y la ley parlamentaria, como el único depositario de la moral legitima). La Constitución Española de 1978 (como la mayor parte de nuestra historia constitucional, con independencia de que las posiciones liberales ha sufrido importantes restricciones desde posturas religiosas, nacionalistas y socialistas) ha tenido una marcada influencia del Derecho Natural y del constitucionalismo liberal anglosajón. Así, del proceso constituyente no puede deducirse, en ningún caso, que la institución matrimonial pudiera representar algo distinto a la unión hombre-mujer ni que su regulación (en ciertos aspectos concretos) sea extensible a otro tipo de uniones. En resumidas cuentas el matrimonio en España, como institución constitucionalmente reconocida, responde a algo existente en la naturaleza y por tanto previo al Estado. Si no respondiese a esto y fuera algo que solo se articula sobre la base del principio democrático y en virtud de la aritmética parlamentaria no tendría ningún sentido su regulación por el Estado mas que el de dar poder a este sobre sus ciudadanos, en detrimento de su libertad individual. Por eso la concepción del matrimonio únicamente como fenómeno de origen estatal, ademas de antiliberal, inconstituional.

EL MATRIMONIO SEGÚN EL GOBIERNO SOCIALISTA

El gobierno socialista ha decidido por voluntad propia y unilateral, en contra de la opinión de la mas de la mitad de la sociedad española llamar matrimonio a las uniones homosexuales. Si la oposición no ha sido mayor (como a otras políticas del gobierno) se debe al clientelismo cautelar (a la espera de concesiones administrativas) de la inmensa mayoría de los medios de comunicación y a la narcolepsia que invade la sociedad civil española y de la que muy lentamente se va despertando. El Gobierno, a parte de vulnerar con esta decisión su propia tesis sobre la legitimidad democrática y no tener en cuenta la opinión discrepante esta vez mayoritaria, también, desprecia la lógica constitucional según la cual los cambios sociales de relevancia deberían de ser plasmados en dicho texto, como norma básica para la convivencia. Si el Gobierno pretendía demostrarnos que la concepción del matrimonio en la sociedad española ya no es la de la constitución de 1978 entonces debería haber propuesto una reforma constitucional. Por supuesto no lo ha hecho. Adelanto aquí que de producirse en el futuro tal situación la posición de los liberales debería ser la defensa de una total desregulación estatal del matrimonio y que este se convirtiera en un contrato civil con efectos exclusivamente “ínter partes”, por coherencia ética y conceptual.

miércoles, junio 08, 2005

Bárbaras crónicas en CRÓNICAS BÁRBARAS

He pensado que ya era hora de que hiciera desde esta mi bitácora un pequeño homenaje a uno de los periodistas que con mas gusto suelo leer, por su claridad expositiva no reñida con el buen uso del lenguaje y el servicio a la opinión libre, que es como aprecio las columnas de Manuel Molares do Val. Adelanto que no tiene nada que ver que tanto por sus venas como por las mías corra la sangre de esa magnifica tierra que es Galicia (aunque en mi caso solo lo haga en un 50%), aunque no negare que la empatía que despiertan los gallegos y su comunidad en mi persona no la he encontrado en ningún otro lugar de España, misterios de la vida. 

Este veterano periodista al que descubrí, tarde, gracias a su blog (aunque este dedicada únicamente a la reproducción de sus artículos que publica en prensa escrita) es uno de los múltiples ejemplos que glorifican la profesion informativa en este país, la cual, de manera continuada, se ve torpedeada por el clientelismo político y la consigna de partido, y por eso esta incluida entre los links de Un toque liberal. Pero también lo esta por permitirme acercarme un poco mas a una tierra a la que por desgracia cada día visito menos. En cuanto a ese homenaje del que hablaba no puede ser otro que el enlazar algunos de sus últimos escritos, los cuales seran, sin duda, de interés para mis lectores. Ahí van.

Los dos primeros comentarios que me gustaría referenciar sirven para ilustrar el
ambiente en que se mueve gran parte de la sociedad española actualDo Val, nos recuerda aquel fenómeno del
 
fanquismo sociológico en el que vivieron tantos españoles desde la época del desarrollismo de los 60 hasta comienzos de la Transición, y que resurge en nuestros días junto a ese otro del pacifismo de inspiración hippie, entendible bajo los efectos de las tentadoras drogas alucinógenas que circulaban en el multitudinario festival de Woodstock,pero que no puede ser trasladado a la mayoría de una sociedad democrática que quiera permenercer siendolo durante mucho tiempo.

Otra de sus anotaciones la dedica a la
manifestación de victimas de terrorismo del pasado sábado. El Gobierno se equivoca al minusvalorar las consecuencias de ésta para con su política antiterrorista. El argumento de la politización de las victimas no solo es insuficiente sino que esta haciendo mucho daño a la credibilidad ética y moral de un partido socialista al que afortunadamente le quedan representantes como
Gotzone Mora.

En ultimo lugar, tambien dedica unas
líneas a analizar el que fuera uno de los mitos de la izquierda adolescente y que cae bajo el peso de la verdad y de la historia, el Presidente chileno, Salvador Allende.

Que las disfruten todas, y saludos liberales.

martes, junio 07, 2005

A la mierda el Sáhara

Al Ministro de Exteriores, el señor Moratinos, se le llena muy facilmente la boca con palabras como solidaridad, paz, derechos humanos,... pero ya nos explicara como piensa ayudar a los saharauis si no es con el uso o la amenaza de uso de la fuerza contra Marruecos si este ultimo inicia una campaña de represión violenta contra los primeros (hay rumores de que ya ha empezado). Porque la buena voluntad y las condenas retóricas no servirán de nada. La cuestión es saber si el gobierno de Rodriguez (voy a empezar a llamarle por su primer apellido como hace Carlos Herrera) estaría dispuesto a llevar al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas una condena contra el régimen marroquí. España tiene una deuda histórica con el pueblo saharaui, antigua colonia suya, vendida por las elites franquistas a Marruecos aprovechando que el dictadorzuelo (tan amigo de la alianza de civilizaciones) andaba (es un decir) moribundo. La cosa no pinta nada bien porque ha sido este gobierno quien, por primera vez en 30 años (no lo hizo ni Felipe González, que tan bien se llevaba con el padre de actual “pimpollo real” alauita), ha roto con la postura tradicionalmente defendida por España: el derecho del pueblo saharaui a la celebracion de un referemdum sobre la independencia o no de su tierra, derecho en consonancia con el principio de autodeterminación de los pueblos coloniales y tesis, por otro lado, oficial de las propias Naciones Unidas, organizacion a la que tanto dice defender y respetar el Gobierno socialista como referente de las relaciones internacionales (aunque ya no lo sea).

Los incontables, continuados y ya eternos incumplimientos y manipulaciones de Rabat en relacion a la cuestion del referemdum no solo no han reforzado la postura de la comunidad internacional sino que a pasos agigantados se esta escenificando el abandono del pueblo saharaui (como ya se abandono el "Plan Baker"), con España (y no solo ya Francia) a la cabeza. Como el Gobierno de Rodriguez ya tiene sobre sus conciencia a millones de iraquíes, abandonados a su suerte tras la vergonzosa retirada un ejercito español que realizaba importantes labores humanitarias, de seguridad y reconstruccion, y a cientos de victimas de ETA que han sido desautorizadas para hacer política en boca de la Vicepresidenta “Porqueyolovalgo” de la Vega, que mas le da añadir unos pocos miles de saharauis a la lista. Lean estas frases con detenimiento, y diganme sino les voca algun otro caso. Sustituyan, por ejemplo, Sahara por Pais Vasco, Frente Polisario por Victimas de ETA y Marruecos por Nacionalismo:

- "Equilibrio" entre las posiciones de unos y otros.
- La derecha española apoya las tesis del Frente Polisario para que "vuelva la Legión" al Sahara.
- "Mucha simpatía" en España hacia el Frente Polisario.
- "En la izquierda, por ese espíritu de solidaridad que caracteriza a la izquierda"

Como se nota que en España desde el 14 de Marzo tenemos un gobierno verdaderamente igualitario, demócrata, e internacionalista. Ahora cualquier ser humano sea cual sea su origen y este en el lugar del mundo en que este puede estar seguro de que tendrá al Gobierno de España a su lado demostrandole su solidaridad con el pisoteo de sus derechos más fundamentales.