¡Visualización óptima de este blog con una resolución de pantalla de 1280 x 1024!

Páginas

LA FRASE

"Los españoles pertenecemos a la categoría de colectivos a los que tradicional e históricamente preocupó mucho más la diferencia de clases y la injusticia socialque las libertades individuales.

Se perdona mal a los ricos y empresarios la ostentación y el agravio, mientras que los funcionarios públicos pueden difundir secretos, realizar escuchas, propagar infamias y otras mil maneras pergeñadas para el abuso del poder."

miércoles, febrero 21, 2007

Un estatuto sin legitimación ni legitimidad, inconstitucional, insolidario, irrealizable, absurdo y socialista.

El nuevo Estatuto de Andalucía aprobado en el referéndum con más baja participación de la historia de este país es otro claro ejemplo de norma que se podían haber ahorrado los poderes públicos. Y un nuevo ejemplo de “democracia” organizada desde arriba. Da igual que “ni el tato” sepa que fue a votar el domingo, en la mente de los burócratas y politicastros se trata de un hito democrático (una democracia sin demócratas, claro). Y la mayoría de los medios de comunicación pues como si no pasara nada (libertad de prensa sin prensa).

Este Estatuto será, a partir de ahora, la “norma fundamental” de los andaluces. Otra mentira más. La norma fundamental de los andaluces y del resto de españoles es y sigue siendo -mientras nadie la enmiende por el mecanismo procedente- la Constitución de 1978. Estamos todos, eso si, esperando a que Pérez Royo la declare la primera o segunda norma de “mayor calidad de nuestra democracia”, dependiendo si la coloca antes o después del Estatuto de Cataluña. Si el criterio que tan insigne Catedrático usa para determinarlo es el grado de abstención sin duda debe ser la primera.

Haciendo un repaso muy superficial al nuevo Estatuto resulta que:

Estamos ante un texto ilegitimo, que no se corresponde con las aspiraciones del pueblo soberano ni responde a petición alguna de este. Es por tanto obra de políticos y burócratas, con nula participación de la sociedad civil en su desarrollo ni pensamiento. En fin, algo que se parece mas a un “reglamento” de gobierno que a una “norma fundamental” de rango constitucional, a una circular interna que a una norma democrát
ica.

Es un texto deslegitimado. Que no ha recibido sanción alguna de más del 60 % de los andaluces, con una participación en referéndum inferior al 40 % de los ciudadanos con derecho a voto, y que cualquier mayoría simple salida de unas elecciones autonómicas tendría todo el derecho de cambiarlo, de arriba a abajo.

Es un texto inconstitucional. Que vuelve a hablar de las “realidades nacionales”. Inspirado en antecedentes históricos de nula influencia en el ordenamiento actual. Usurpa competencias del Estado Central con la excusa descentralizadora, otorgando poderes excesivos a las autoridades autonómicas.

Es un texto insolidario, que blinda la financiación de la Comunidad Autónoma de acuerdo a su población y no a sus necesidades y que reserva para si las aguas que transcurren por su territorio.

Es un texto técnicamente absurdo. Con mas de 200 artículos (el anterior tenia 75). Farragoso, incomprensible por momentos. No clasificable dentro de la tradición constitucional liberal occidental. Intelectualmente estúpido, destinado al "burrismo" pastelero que nos gobierna, una diarrea mental sin pies ni cabeza. Y sino lean este extracto del Preámbulo.

Bloque entrecomilladoAndalucía ha compilado un rico acervo cultural por la confluencia de una multiplicidad de pueblos y de civilizaciones, dando sobrado ejemplo de mestizaje humano a través de los siglos. La interculturalidad de prácticas, hábitos y modos de vida se ha expresado a lo largo del tiempo sobre una unidad de fondo que acrisola una pluralidad histórica, y se manifiesta en un patrimonio cultural tangible e intangible, dinámico y cambiante, popular y culto, único entre las culturas del mundo."


Un ejemplo de su mala redacción es el uso abusivo -admisible como recurso literario pero denigrante para el derecho, del género:

Bloque entrecomilladoCondición de andaluz o andaluza" (art. 5), "Andaluces y andaluzas en el exterior" (art. 6).

Es un texto socialista en sus prerrogativas a más no poder, que se involucra en todas y cada una de las facetas de la vida de los andaluces, instando al gobierno autonómico a legislar y legislar hasta que no pueda verse el sol. De la familia a la sanidad, a la educación, a los recursos energéticos, las materias primas, la industria, la paz en el mundo, etc. Todo lo invade. Léanse, si tienen bemoles, el siguiente artículo, entero y de una sola vez:

Bloque entrecomilladoArtículo 10. Objetivos básicos de la Comunidad Autónoma. 1. La Comunidad Autónoma de Andalucía promoverá las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; removerá los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y fomentará la calidad de la democracia facilitando la participación de todos los andaluces en la vida política, económica, cultural y social. A tales efectos, adoptará todas las medidas de acción positiva que resulten necesarias. 2. La Comunidad Autónoma propiciará la efectiva igualdad del hombre y de la mujer andaluces, promoviendo la democracia paritaria y la plena incorporación de aquélla en la vida social, superando cualquier discriminación laboral, cultural, económica, política o social. 3. Para todo ello, la Comunidad Autónoma, en defensa del interés general, ejercerá sus poderes con los siguientes objetivos básicos:
1.º La consecución del pleno empleo estable y de calidad en todos los sectores de la producción, con singular incidencia en la salvaguarda de la seguridad y salud laboral, la conciliación de la vida familiar y laboral y la especial garantía de puestos de trabajo para las mujeres y las jóvenes generaciones de andaluces.
2.º El acceso de todos los andaluces a una educación permanente y de calidad que les permita su realización personal y social.
3.º El afianzamiento de la conciencia de identidad y de la cultura andaluza a través del conocimiento, investigación y difusión del patrimonio histórico, antropológico y lingüístico.
4.º La defensa, promoción, estudio y prestigio de la modalidad lingüística andaluza en todas sus variedades.
5.º El aprovechamiento y la potenciación de los recursos naturales y económicos de Andalucía bajo el principio de sostenibilidad, el impulso del conocimiento y del capital humano, la promoción de la inversión pública y privada, así como la justa redistribución de la riqueza y la renta.
6.º La creación de las condiciones indispensables para hacer posible el retorno de los andaluces en el exterior que lo deseen y para que contribuyan con su trabajo al bienestar colectivo del pueblo andaluz.
7.º La mejora de la calidad de vida de los andaluces y andaluzas, mediante la protección de la naturaleza y del medio ambiente, la adecuada gestión del agua y la solidaridad interterritorial en su uso y distribución, junto con el desarrollo de los equipamientos sociales, educativos, culturales y sanitarios, así como la dotación de infraestructuras modernas.
8.º La consecución de la cohesión territorial, la solidaridad y la convergencia entre los diversos territorios de Andalucía, como forma de superación de los desequilibrios económicos, sociales y culturales y de equiparación de la riqueza y el bienestar entre todos los ciudadanos, especialmente los que habitan en el medio rural.
9.º La convergencia con el resto del Estado y de la Unión Europea, promoviendo y manteniendo las necesarias relaciones de colaboración con el Estado y las demás Comunidades y Ciudades Autónomas, y propiciando la defensa de los intereses andaluces ante la Unión Europea.
10.º La realización de un eficaz sistema de comunicaciones que potencie los intercambios humanos, culturales y económicos, en especial mediante un sistema de vías de alta capacidad y a través de una red ferroviaria de alta velocidad.
11.º El desarrollo industrial y tecnológico basado en la innovación, la investigación científica, las iniciativas emprendedoras públicas y privadas, la suficiencia energética y la evaluación de la calidad, como fundamento del crecimiento armónico de Andalucía.
12.º La incorporación del pueblo andaluz a la sociedad del conocimiento.
13.º La modernización, la planificación y el desarrollo integral del medio rural en el marco de una política de reforma agraria, favorecedora del crecimiento, el pleno empleo, el desarrollo de las estructuras agrarias y la corrección de los desequilibrios territoriales, en el marco de la política agraria comunitaria y que impulse la competitividad de nuestra agricultura en el ámbito europeo e internacional.
14.º La cohesión social, mediante un eficaz sistema de bienestar público, con especial atención a los colectivos y zonas más desfavorecidos social y económicamente, para facilitar su integración plena en la sociedad andaluza, propiciando así la superación de la exclusión social.
15.º La especial atención a las personas en situación de dependencia.
16.º La integración social, económica y laboral de las personas con discapacidad.
17.º La integración social, económica, laboral y cultural de los inmigrantes en Andalucía.
18.º La expresión del pluralismo político, social y cultural de Andalucía a través de todos los medios de comunicación.
19.º La participación ciudadana en la elaboración, prestación y evaluación de las políticas públicas, así como la participación individual y asociada en los ámbitos cívico, social, cultural, económico y político, en aras de una democracia social avanzada y participativa.
20.º El diálogo y la concertación social, reconociendo la función relevante que para ello cumplen las organizaciones sindicales y empresariales más representativas de Andalucía.

21.º La promoción de las condiciones necesarias para la plena integración de las minorías y, en especial, de la comunidad gitana para su plena incorporación social.
22.º El fomento de la cultura de la paz y el diálogo entre los pueblos.
23.º La cooperación internacional con el objetivo de contribuir al desarrollo solidario de los pueblos.
24.º Los poderes públicos velarán por la salvaguarda, conocimiento y difusión de la historia de la lucha del pueblo andaluz por sus derechos y libertades.
4. Los poderes públicos de la Comunidad Autónoma de Andalucía adoptarán las medidas adecuadas para alcanzar los objetivos señalados, especialmente mediante el impulso de la legislación pertinente, la garantía de una financiación suficiente y la eficacia y eficiencia de las actuaciones administrativas."

¿Se han enterado de algo? Y solo son los objetivos básicos, eh: distribución pública de la renta, intervencionismo en los medios de comunicación en aras del pluralismo, sostenibilidad, discriminación positiva encubierta,…

Este texto es, en definitiva, una vergüenza histórica, política, social, intelectual y racional. Un engendro socialista, insolidario y absurdo. Mal redactado, un insulto para el Derecho y la Ley bien entendidas, contrario al sentido común y la razón. Una bazofia, un asco, una mierda, digno de ser quemado en la plaza pública, escupido en las escuelas e injuriado en las chirigotas anuales de aquí al fin de los tiempos.

Y aquellos que han contribuido a la mera visión del mismo tendrían que, ordenadamente y en silencio, marcharse a su puñetera casa o, mejor aun, exiliarse en la Antártida -según los apóstoles del cambio climático, futuro centro de vacaciones estivales- y dejarnos en paz a las personas honradas y decentes de una vez por todas.


_______________________

Actualizacion: Ya tenemos los primeros efectos del nuevo Estatuto andaluz, Ibarra lo recurrira ante el constitucional por apropiarse de las aguas del Guadalquivir.