¡Visualización óptima de este blog con una resolución de pantalla de 1280 x 1024!

Páginas

LA FRASE

"Los españoles pertenecemos a la categoría de colectivos a los que tradicional e históricamente preocupó mucho más la diferencia de clases y la injusticia socialque las libertades individuales.

Se perdona mal a los ricos y empresarios la ostentación y el agravio, mientras que los funcionarios públicos pueden difundir secretos, realizar escuchas, propagar infamias y otras mil maneras pergeñadas para el abuso del poder."

miércoles, junio 02, 2010

La 'Flota de la Libertad', una operación anti-Israeli



Antisemitismo y críticas a Israel.

A riesgo de equivocarme quiero comenzar esta anotación, casi artículo, señalando que los hechos relativos a la 'Flota de la libertad” que pretendía romper el bloqueo a la franja de Gaza, serán en menos de un mes no más que el recuerdo de la enésima operación del islamismo radical (dirigido esta vez por la Turquía de Erdogan) contra el Estado de Israel, con la inestimable ayuda de los tontos útiles habituales de occidente (ONG’s, eurodiputados, intelectuales varios, gobiernos y medios de comunicación) los cuales tratan de disfrazar su "antisemitismo" con "criticas al Estado de Israel". Si bien muchos judíos viven desligados de Israel (aunque a casi ninguno puede resultarle indiferente lo que le pasa), lo contrario es imposible, y a la historia de los últimos 60 años me remito. Parto, pues, de la presunción de que sobre toda crítica a Israel planea la sombra del antisemitismo. Desde un punto de vista racional y desapasionado es posible cuestionar los aspectos concretos de la política exterior y de seguridad del Estado de Israel, pero en estos casos suelo invertir la carga de la prueba, y pasas a ser los “críticos” quienes han de probar que no son cómplices, aún involuntarios y de buena fe, de la enésima campaña antisemita. Por desgracia, en el asunto de la 'Flota de la libertad' muchos han caído, otra vez, en al trampa de los que desean que Israel sea borrado del mapa.



Sobre las 'opciones' militares, el uso de la fuerza y las victimas civiles(?)

Por más vueltas que se ha dado a los argumentos esgrimidos para desaprobar la conducta del ejercito Israeli por el abordaje (que no asalto) al carguero perteneciente a la flotilla, el Mavi Marvara, sospechoso de transportar armas y combatientes islamistas, ninguno me ha hecho cambiar de opinión. Es más, a cada minuto que pasa y más cosas se van sabiendo, me convenzo de que no había otra opción desde el punto de vista militar. En primer lugar, se ha dicho que pudo bloquearse el paso de los barcos con la marina israeli, pero esto no hubiera impedido que la flotilla siguiera avanzando hasta incluso chocar físicamente con los israelíes si así lo deseaban, poniendo a estos en una situación de riesgo inasumible, ya que, sin saber que contenían aquellos barcos, de haberse producido una agresión a poca distancia, la única opción a mano sería la de abrir fuego directo contra todos ellos. Del mismo modo, el haber esperado a que la flotilla entrará en aguas israelíes en vez de actuar en aguas internacionales, habría situado al ejercito israelí en una situación igual de delicada, estando legitimado para proceder a su hundimiento sin previo aviso. Por ello creo que el abordaje en altamar respondía acertadamente a fines preventivos y de limitación del uso de la fuerza y daños a civiles, mientras que otras opciones no eran viables o asumibles.

En segundo lugar, se ha criticado la forma en que se desarrollo el abordaje, pues debieron usarse desde el principio gases lacrimógenos o fuego indirecto disuasorio, como si estas medidas estuvieran exentas de riesgo para la salud e integridad física de los tripulantes. Una cosa es sospechar que puede tratarse de un barco hostil y otra declararlo como tal, y más cuando lo único pretendido es la inspección de la carga (de la que incluso fuera posible que los tripulantes desconocieran todo su contenido). Un asalto si hubiera significado una extralimitación solo sería legitimo si Israel considerara que el barco y todos o algunos de sus tripulantes constituían una amenaza directa, solo entonces podían haber entrado usando ese nivel de fuerza.

Respecto de la "desgraciada" muerte de 9 tripulantes, lo sería de llevar al extremo esa ética que considerara que cualquier perdida de vida humana es condenable, ética indolora del estilo del exMinstro de Defensa José Bono y su "prefiero morir a matar" y que significa la rendición contra todo aquel que amenace nuestra existencia. Sin embargo, dudo que de haber sido los muertos soldados israelíes se hubiera producido una reacción internacional de condena contra la "perdida de vidas humanas". También se obvia que dichas personas no eran ya "civiles" tras blandir palos, cuchillos, hachas y arpones, hasta cócteles molotov, contra los soldados, a los que intentaron desarmar, como ha quedado demostrado por vídeo y fotografía.

Derecho internacional humanitario y legitima defensa.

Más absurdo es el debate sobre el derecho internacional aplicable al caso, viciado de prejuicios positivistas, abierto con respecto tanto de la operación de bloqueo sobre Gaza (bloqueo ejecutado también por Egipto) y el hecho del abordaje del Mavi Marvara. El derecho internacional se usa hoy día más como causa de justificación que como principio legitimador. Así, los responsables de la Flota y sus simpatizantes apelan al derecho internacional humanitario para justificar su total inmunidad para transportar, supuestamente, alimentos y medicinas a Gaza. Lo cierto es que cualquier derecho positivo internacional es impotente frente a un principio general y superior como es la "legitima defensa" y que asiste al Estado de Israel para proteger su territorio y ciudadanos del terrorismo de Hamas.

Una operación islamista contra Israel.

Siguiendo con el derecho internacional, Turquía ha tenido la desfachatez de invocar el articulo V del Tratado de la OTAN para pedir ayuda de sus aliados frente al abordaje de Israel de un barco bajo su pabellón. O mejor dicho, el gobierno islamista de Erdogan. Este personaje, al que ilegalizaron dos partidos políticos de manera consecutiva en su propio país por pretender instaurar la “sharia” o ley/costumbre islámica como norma suprema del Gobierno Civil, llegó a la Presidencia mediante la ocultación de dicho proyecto, pero a él sigue dedicando esfuerzos denodados. Otro de sus objetivos encubiertos (ahora ya menos) es acabar con el Estado de Israel, al que amenaza ahora con quitarle la condición de aliado, y Turquia lo fue mientras sus dirigentes eran declarados laicos, partidarios de la separación entre Iglesia y Estado, y respetaban el legado del padre de la nación turca moderna, Kamal Ataturk. Pero desde que Erdogan y sus partidarios se hicieron con el poder, las relaciones diplomáticas entre ambos países son prácticamente inexistentes.

La 'Flota de la libertad' se montó con el beneplácito y colaboración de las autoridades turcas, por conocidos simpatizantes del islamismo radical, por tanto, si alguien esta legitimado para denunciar, por ejemplo, ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, ese es Israel, sobre la base de que el Turquía impulso una maniobra que pretendía romper un bloqueo naval legítimo, afectando a la seguridad y credibilidad de Israel. Turquía además se negó a que funcionarios de la embajada de Israel verificasen el contenido inicuo de la carga transportada antes de partir de puertos turcos.

La hipocresía de la comunidad internacional.

En la Unión Europea, algunos países han condenado las acciones de Israel, por lo menos en un primer momento, culpabilizandole del resultado (aunque la mayoría empieza a marcar distancias con esa postura crítica inicial). Pero ni Obama ni los dirigentes europeos están en posición de criticar nada, cuando desde el principio han demostrado escaso interés por el conflicto bélico con Gaza (solo el ya mencionado Egipto colaborara activamente con los israelies). Estos países que ahora se llevan las manos a la cabeza debieron ejercer presión sobre la autoridades turcas para que los israelíes despejaran todas sus dudas sobre la flotilla, no lo hicieron así. También permitieron que algunas personalidades de sus países y eurodiputados se prestaran a ejercer de escudos humanos de la flota.

Pedir fe cuando claramente se observa que lo pretendido con la "flotilla humanitaria" era apuntarse una victoria simbólica contra Israel mediante la ruptura del bloqueo naval sobre Gaza, es como mínimo una ingenuidad. Más gravemente es una muestra palpable del escaso interés por la suerte del Estado de Israel, única democracia de la región, acosada por el islamismo radical y aislada de la comunidad internacional por el antisemitismo presente en importantes círculos políticos, intelectuales y sociales de Occidente.