¡Visualización óptima de este blog con una resolución de pantalla de 1280 x 1024!

Páginas

LA FRASE

"Los españoles pertenecemos a la categoría de colectivos a los que tradicional e históricamente preocupó mucho más la diferencia de clases y la injusticia socialque las libertades individuales.

Se perdona mal a los ricos y empresarios la ostentación y el agravio, mientras que los funcionarios públicos pueden difundir secretos, realizar escuchas, propagar infamias y otras mil maneras pergeñadas para el abuso del poder."

miércoles, octubre 13, 2010

Valle de los Caídos: derecho, información y poder.


Hace unos años escribí sobre la retirada de la estatua de Franco en Madrid, realizada con nocturnidad y alevosía por el Gobierno nacional. Las cosas no parecen haber cambiado mucho. La decisión se tomo entonces recién aprobada Ley de Memoria Historia (LMH) y sin preguntar a los madrileños; asunto que me parecieron mal.

En aquella ocasión relacione el acto con la practica legal romana de dejar a aquel que asaltaba una casa particular en manos de su dueño para que dispusiera como gustase de su vida (desde esclavizarlo a matarlo, pero también dejarlo libre). Hoy día esta solución nos puede parecer excesiva, pues quien no podría aprovechar para fingir o simular dichos asaltos con el fin de vengarse o ajustar cuentas personales (los romanos lo hacían), sin embargo, su fundamento se encontraba en el respeto y delimitación correctas de las esferas publica y privada, de lo común y de lo privativo, en el fondo de los derechos que a cada cual correspondían. Los romanos consiguieron, y he ahí su grandeza, conjugar dos tradiciones opuestas, ambas de origen griego y que en su momento habían dividido a la sociedad ateniense: la “vida cívica” de Solon y Pericles, pero también en las versiones críticas o realistas de Platón o Aristóteles, con aquellas creencias de estoicos o hedonistas en el individualismo y la exhaltación de la vida privada e interior. Fue la traición a dichos ideales lo que acabo con Roma, siendo las otras causas (conversión en Imperio, persecución o asimilación del cristianismo, intervencionismo económico) meras consecuencias del abandono de sus principios, haciendo buena la máxima de que la crisis moral es el primer cáncer de las sociedades políticas, siendo la crisis institucional o la económica su continuación natural. Nada de esto ha dejado de ser cierto.

Volviendo a la Estatua de Franco, que es en realidad a la LMH, a la Guerra Civil española, la Dictadura y finalmente a los fundamentos de nuestro orden político y social democrático, estos días hemos tenido noticia de la apertura de tumbas en el Valle de los Caídos. Familiares de soldados del ejercito republicano durante la Guerra habrían reivindicado la identificación de los restos de sus fallecidos supuestamente allí enterrados. La noticia no esta en este hecho, perfectamente respetable, sino en que el acto habría sido ocultado a la opinión pública deliberadamente (después de anunciarse que no se haría) y realizado sin autorización judicial (autorización a la que obliga la propia LMH). Por otro lado la LMH reconoció, con el apoyo de todas las fuerzas políticas con representación parlamentaria, a este monumento como lugar de culto y apoyaba su despolitización.

John Stuart Mill consideraba a la centralización de la información (es decir resolver el problema de su dispersión natural y el ocultamiento interesado) y la limitación del poder como dos factores esenciales de una sociedad libre. Uno y otro están relacionados, dando lugar a su defensa de la libertad de expresión y Prensa más absolutas. Para Mill, solo los individuos bien y suficientemente informados, pero sin demasiado poder como para que puedan usar dicha información en exclusivo beneficio propio, hacían a una sociedad libre y justa (tal vez pecase de demasiado optimismo, pero eso es otro tema). Desde el principio la actuación del gobierno en relación al Valle… ha significado la búsqueda de todo lo contrarío. El cierre del monumento y su basílica con fines de restauración se hizo casi de tapadillo, apenas mencionado en la Prensa. Conozco de personas, de izquierdas y de derechas, españolas y extranjeras, que se han quedado sin visitarlo por esta razón, lo que supone un daño a un bien que también es una atracción turístico. Hemos echado de menos una comparecencia pública de la Ministra de Cultura y de los responsables de Patrimonio Nacional (ahora será Patrimonio del Gobierno de España) explicando cúal es la situación real del monumento y despejando así las dudas sobre cuales son verdaderos intereses.

Vivimos en un país en que para secuestrar una publicación es necesario el concurso de un juez y en el que se mantiene la ancestral costumbre procesal penal de que sin autorización judicial no pueda levantarse un cadáver. Por el contrario, tenemos que una menor pueda abortar, aplicarse la eutanasia pasiva un enfermo, expropiar propiedades, y en un futuro tal vez hasta cerrar webs, sin que un juez de su visto bueno a priori a tales actuaciones. Curioso e inquietante ¿verdad?, pues tan relevantes para los derechos y libertades de los ciudadanos son unas y otras. En el caso del Valle… el Gobierno abre tumbas, cierra un lugar de culto e impide el disfrute público de un monumento que es Patrimonio Nacional (que recordemos, la Constitución hace gozar de una protección por las leyes penales y no solo las civiles) reclamo turístico, ocultando cual es su autentico estado de conservación.

El gobierno socialista se sitúa, una vez más, en las antípodas del liberalismo de Mill y del respeto al derecho de la Roma clásica, mantiene desinformados a los ciudadanos y hace uso y abuso de su poder, no por democrático menos ilegitimo cuando se actúa así. 

Esta claro que Roma no cayo en un día, pero por algún sitio se empieza.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Existe una cultura mundial igual de eterna a la existencia del propio hombre inteligente, que nos dice que con independencia de la creencia, a los vivos los puedes matar y puede que su muerte te bendiga, pero no remuevas ni expandas los restos de los muertos en tragedia pues eso te maldice.

Y así es, y así será. Pero por lo que se ve en esta nuestra España la cultura antigua se ignora, o sabiéndose se omite, o intencionadamente no se quiere saber.

Y por supuesto quienes le metan mano al Valle de los Caídos con la intención de humillar a unos y ensalzar a otros, que no lo duden “su estirpe lo pagará”.

Lo dicho ha sido negado por el cristianismo y también por el islamismo, y por supuesto negado y mofado por el ateismo, pero la fe real y natural lo mantiene, y la experiencia lo demuestra. Sólo se necesita ser culto para verlo.

Pero la incultura de unos pocos gobernantes nos maldice a todos los españoles

So. Andrés Castellano Martí. Gracias.

Don Bernardino dijo...

Oye, chico, ¿y si en lugar de citar tan redichamente a los romanos, a Platón, a Stuart Mill y a la madre del cordero, te informas un poquito antes de escribir y te cercioras de que no ha habido ningún secretismo, puesto que ha habido varios profesionales como testigos, entre ellos el propio abad de la basílica; de que no se ha abierto ninguna tumba (no las hay, son osarios comunes); de que no se ha exhumado ni tocado un solo resto; de que tan sólo se han abierto unos pequeños boquetes en una pared de ladrillos para visualizar desde lejos el estado en que se encuentran esos restos ... ¡Ah, vale, que si te documentas y escribes la verdad de lo sucedido no da para contar una de romanos! Vale, en eso estamos de acuerdo.

Escocés dijo...

Gracias Andrés por tus comentarios. Paso a responderte algunas cosas:

- Comparto tu preocupación en este asunto, pero no comparto aquello algunos de tus razonamientos. Dices que existe una cultura universal e intemporal (lo que se sitúa entre la metafísica y la falacia naturalista) la cual permitiría matar a los vivos. Lógicamente no se puede matar a quien ya esta muerto, a menos que lo entendamos como una "muerte histórica o civil", fruto del olvido o de ser borrado deliberadamente de los registros históricos o la memoria de las gentes. Me atrevería a decir que tal fin se persigue por algunos historiadores y políticos respecto del Franquismo. Una practica similar se ha pretendido en otro contexto respecto de las victimas del terrorismo o de los no-nacionalistas en ciertas partes de España. Igualmente no comparto esa cultura universal que puede llegar a bendecir a quien mata, no a partir del surgimiento de la idea de derechos humanos, que comparto plenamente.

- Si estoy plenamente de acuerdo en que remover a los muertos con fines políticos partidistas es una de las acciones mas deleznables que existen por la sencilla razón de que el finado carece ya de posibilidades de actuación y de defensa, se convierte en un medio y no en un fin en si mismo. Eso es inadmisible desde una perspectiva humanista y liberal.

- Tampoco puedo suscribir la cita ¿testamentaria? "su estirpe lo pagará", pues la interpreto como una responsabilidad intergeneracional que es antiliberal de principio. En una sociedad libre cada uno es responsable de sus actos, y nunca los descendientes lo son de los actos de sus ascendientes. A nivel practico me parece más útil incidir en que somos los vivos(y también nuestros descendientes si no ponemos remedio pronto), seamos responsables o no de la situación, quienes sufrimos las consecuencias de los actos que minan el orden social.

- En cuanto al tema central de la anotación: no me preocupa que se hagan exhumaciones pues este es un derecho que creo asiste a los familiares para encontrar e identificar a sus fallecidos, siempre que se lleve con privacidad y ajustado a derecho. Pero privacidad no es nocturnidad, ocultamiento a la opinión publica, falta de información o ejercicio arbitrario del poder. En fin, el Valle de los Caídos es fácilmente politizable, en un sentido u otro, y en ello no quiero caer. Me preocupa como patrimonio histórico, como lugar de culto y como cementerio. Es decir, el debido respeto a una moral mínima y a unos bienes comunes básicos que permiten la convivencia, y la forma en que el actual gobierno está tratando este monumento va en la dirección contraria.

Escocés dijo...

Don Bernardino, si le molestan los cuentos de romanos y J.S.Mill no me lea más, a mi me encantan ambos.

Pero ya que me acusa de faltar a la verdad le hablaré de los hechos, de los que estoy por lo demás informado (bueno, lo poco que todavía sabemos) aunque como el resto de españoles haya sido a posteriori, ya que con anterioridad no se tuvo noticia por parte del Gobierno que fue quien había dado la autorización. Si eso no es secretismo no sé que lo es. Como tampoco es de recibo en una democracia la falta de información sobre las obras de restauración del monumento.

Me gustaría conocer quienes son esos "expertos profesionales" (¿existen expertos no profesionales o profesionales no expertos? Dios, espero que no muchos) que acompañaron la apertura de los "osarios comunes", pero más me gustaría conocer por qué no había un juez presente.

Sobre la diferencia entre tumba y osario común: a efectos legales es irrelevante. Dices que no ha habido exhumación propiamente dicha, faltaría menos, de lo contario estaríamos ante un delito tipificado en el Código penal. No se han llegado a sacar restos, vale, pero es que no debió abrirse siquiera el osario sin orden judicial, como no se pueden excavan las fosas comunes sin ella. Y no te digo ya si se trata de un lugar de culto y patrimonio histórico.

Respecto de la actuación del abad, me es indiferente. Si ha sido coaccionado o engañado para colaborar, mal. Si no lo ha sido, entonces es cómplice de un acto ilegal y además habrá incumplido su deber religioso de custodia del lugar de descanso eterno, por lo que debería ser puesto de patitas en la calle.

Anónimo dijo...

Estimado Escocés. Siguiendo el hilo de su razonamiento, lo que he escrito no queda al vulgar entender bajo la imposición de las ultimas creencias, tampoco de la Biblia, ni tampoco de los razonamientos críticos ni empiristas; es la ancestral sabiduría que en muchas partes de nuestra península se vivió como cultura, y hoy incluso aun se vive. Siendo por cierto dicha cultura –fruto de la experiencia–, la más antigua que en Europa pervive. Y en concreto y para que no nos confundamos, me estoy refiriendo al Uso o Ley Natural que ha vivido el Tribunal de las Aguas de Valentía, que sin estar escrito en ninguna parte a sido observado durante más de 2000 años de historia conocida, más otros tantos que desconocemos. Cultura que ha vito nacer imperios, Republicas, monarquías, con sus correspondientes filósofos y juristas, y pensamientos liberales, y a todos los ha visto nacer y desaparecer. Cultura que sin necesidad de leyes escritas ni de pensadores o legisladores, y si ningún poder ejecutivo, ha sido observada por todos los que la conocían, pues todos sabían que sus sentencias se cumplen, sin que ni Dios las pare, y son las más ejemplares que existen. Y precisamente por no ser comprensibles, pues el razonamiento humano no las alcanza, no ha habido necesidad de aplicarlas. Así siendo las mismas personas las juzgadas en Uso y en ley Humana, en Uso Natural todos cumplen, mientras en Ley Humana se llenan las cárceles y los cadalsos.

Siga razonando que eso es humano y bueno, pero estimado Escocés, no dude de aquello que la experiencia ancestral da como real, así no se comprenda.

So. Andrés Castellano Martí. Gracias.