¡Visualización óptima de este blog con una resolución de pantalla de 1280 x 1024!

Páginas

LA FRASE

"Los españoles pertenecemos a la categoría de colectivos a los que tradicional e históricamente preocupó mucho más la diferencia de clases y la injusticia socialque las libertades individuales.

Se perdona mal a los ricos y empresarios la ostentación y el agravio, mientras que los funcionarios públicos pueden difundir secretos, realizar escuchas, propagar infamias y otras mil maneras pergeñadas para el abuso del poder."

jueves, marzo 17, 2005

Franco, Carrillo y otras estatuas... con nocturnidad y alevosía

Estupefacto me he quedado tras la sucesión de chorradas con las que el Gobierno nos ha deleitado en el dia de hoy, de la retirada de la Estatua de Franco en Madrid hasta la cena homenaje a Carrillo, lo que me lleva esta pequeña reflexión:

Las costumbres de los antiguos romanos.

Los antiguos romanos, sabios ellos en muchas cosas a la par que prácticos, disponían que aquel que fuese capturado dentro de los limites de una propiedad, casa o finca, “in fraganti” intentando apoderarse de un bien que no fuera suyo; y si además los hechos tenían lugar por la noche, el sujeto actuante debía quedar a completa disposición del propietario. Este tenia el derecho a disponer libremente del ladrón, y podía hacer con él lo que quisiera, desde dejarlo libre a convertirlo en su esclavo (con las debidas formalidades) e, incluso, darle muerte. Esa era la ley romana.

La de Franco, no.

Me pregunto que hubiera pasado si en aquellos tiempos unos funcionarios de un hipotético Ministerio de Fomento hubieran desembarcado con sus primitivas palancas y poleas para llevarse una estatua de Julio Cesar (a la sazón gran traidor a la Republica y al Senado romanos, tras declararse dictador a perpetuidad) de la finca de un ciudadano romano, o de retirarla de una vía publica, sin consultar antes a los ciudadanos, bien representados en las Asambleas Populares. Me imagino que lso romanos se sentirían tan indignados como la Alcaldía de Madrid y muchos vecinos madrileños. Viene el Estado central (aún suponiendo que Fomento fuera el titular de la estatua, no son formas democráticas) y decide llevarse uno de nuestros monumentos en plena noche, sin comunicarlo a las autoridades locales, sin informar a los ciudadanos. Y aquí no ha pasado nada.

Personalmente, la figura del general y dictador
Francisco Franco me interesa bastante históricamente. En cuanto a su presencia en forma de estatua en la vía publica, me trae mas o menos sin cuidado. Igual me pasaría con la Espartero (y su caballo tan característico) o con la Felipe II y cualquier otro Rey o personaje de la historia de España. Salvo para aquellos nostálgicos que pueden ser asiduos peregrinos en fechas señaladas, el resto de los españoles -en este caso de los madrileños- mantiene una postura similar.
No les recordaré que este señor, nos guste o no, es parte de la historia de España; tampoco obvio que hay personas para quienes su imagen se asocia a hechos que preferirían olvidar (no obstante, resulta curioso que en todos los informativos de todas las cadenas la inmensa mayoría de la gente que era preguntada a pie de calle respondía diciendo que les parecía mal su retirada). Pero si llama la atención que sea habitual que las iniciativas del actual Gobierno socialista -en las que gasta el dinero de los españoles ingresado por la Hacienda Pública- que llegan a transformarse en hechos, se resumen en medidas de tan escaso calado como es la retirada selectiva de estatuas. Sería interesante consultar la factura de la retirada, por eso de que el trabajo en horas nocturnas es mucho más caro.

La de Carrillo, si.

Este acto de progresimo de salón hubiera pasado casi inadvertido o como una más de las tonterías del Gobierno de Rodríguez Zapatero, si no fuera porque a las pocas horas se celebró, por todo lo alto, una cena homenaje en honor a los 90 años de esa estatua viviente que es el
ex Secretario general del Partido Comunista,
Santiago Carrillo. A la mencionada cena no acudió nadie del Partido Popular, "los malos", “los herederos de los que fusilaron a Lorca”, ya que no fueron invitados.

Carrillo, el “héroe" de Paracuellos y exagente de la KGB. Pues eso, si no sabemos que hacer con el hueco ahora dejado en la Avenida de Nuevos Ministerios por la retirada de la estatua del dictador Franco, pongamos en su lugar una de Carrillo durante al menos 30 años, para compensar. Luego la quitaremos y pondremos una de Castro, Chávez o Mohammed VI, o de los tres juntos cantando una ranchera junto a Julio Iglesias. Aquel si seria un monumento ideal para recordar a nuestros nietos el nacimiento de la "Nueva España" zapateril o el comienzo del fin de la "Vieja España" franquista, en hermandad con las "nuevas naciones latinoamericanas" que se están formando al otro lado del Atlántico. Tal vez piense Zapatero en una estatua de si mismo. Si se atrevió a darle una medalla a Bono, porque no se autoconcede una esfinge marmorea.

El autor de este
blog nació cuando Franco llevaba muchos años muerto, creció en democracia, y por tanto no asistió ni a su régimen ni a sus crímenes. Sin embargo, si puedo recordar, porque eso si lo viví, a un Secretario de Estado de Seguridad de la España democrática (Rafael Vera) condenado por ordenar el secuestro, tortura, asesinato y enterramiento en cal viva de dos seres humanos (terroristas si, pero también humanos y con ciertos derechos) pero al que siguen calificando por aquello como un "hombre de Estado" y un “mártir de la Democracia”. También recuerdo a cientos de personas jaleándole junto al exMinistro de Interior socialista y antiguo miembro de la FET de las JONS, e igualmente condenado (José Barrionuevo) por el s
ecuestro de un ciudadano inocente (Segundo Marey) y otros crímenes similares o peores mientras ingresaban en la cárcel ¿Merecen también ellos una estatua? ¿Reconocerá alguien del PSOE, alguna vez, su responsabilidad en los crímenes de los GAL como exige de u Franco ya muerto el reconocimiento de sus crímenes?

La nocturnidad y alevosía como rasgo socialista.

El gobierno del PSOE se ha especializado en actos y actividades clandestinas:

De las reuniones secretas de Zapatero con Carod Rovira, a las de Bono con el secretario de Defensa de los EEUU (Rumsfield). Tambien la de Miguel Sebastián, asesor económico de Moncloa, con el presidente de SACYR, donde se concibió el asalto a la antigua casa del primero el BBVA.

La retirada nocturna de la estatua de Franco fue con rotunda nocturnidad. Y la espantada de las tropas españolas en Irak, aunque a la plena luz del día -mientras los iraquíes se descojonaban y los soldados polacos e ingleses nos llamaban cobardes- revirtió rasgos de "nocturnidad", dejando a una sorprendida ONU, que acababa de aprobar una resolución pidiendo a las tropas invasoras que se quedaran a mantener el orden y reconstruir el país, con cara de gilipollas.

Volviendo al homenaje a Carrillo, se desconoce quién y cómo se ha pagado.

Menos graciosa resulta la bochornosa visita de hace un par de dias del embajador cubano -que a lo mejor vino a gestionar una estatua para Castro- instaurando el precedente diplomático de que los Ministros de Exteriores extranjeros sean recibidos por el Jefe del Estado y no se hagan foto alguna junto al Presidente del Gobierno ¿Hubo acaso reunión oculta?.

Añadiremos a todo lo anterior el cierre en falso de la Comisión del 11-M y tendremos un inmejorable refrito.

Es de locos, pero los españoles tenemos un gobierno especializado en actuar con nocturnidad y alevosía.
Benditos romanos.

______________

P.D.: La ultima ocurrencia gubernamental pasa por prometer "nosecuantos" kilómetros de carril-bus. Por supuesto, no hay presupuesto, ni fecha de realización, ni evaluación del impacto ambiental o sobre el trafico rodado de la Capital de semejante medida.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Si tan poco te importan las estatuas dedicas un amplio artículo. Si es una excusa para hablar de las gansadas de ZP y cia. correcto. Como a mí tampoco me gustan las estatuas y sí las excusas, excúsame por pedirte que dediques algo de tiempo en chequear los logros del gobierno de Hugo Chávez en materia de educación, salud, reforma agraria y responsabilidad fiscal para las empresas multinacionales petroleras del país que vienen defraudando a Venezuela desde que allí operan. Los datos y estadísticas sobre analfabetismo, mortalidad infantil, canasta básica, reparto de la tierra... puedes encontrarlo en la red. Luego haces una comparativa con el periodo pre-Chávez y otra con el rey de Marruecos, compañero de rancheras. Total, eso no quitará que los mass-media sigan regocijándose con la imagen del populista bananero de izquierdas sin esgrimir un solo argumento económico de que "Venezuela va mal". Ni siquiera el Wall Street Journal of Americas es capaz de de dar tres razones tecnócratas seguidas sin recurrir a descalificaciones, insultos personales o a la tan cacareada hasta perder todo tipo de significación, vinculación de Chávez con el eje del mal. Pese o no, Hugo Chávez Frías tiene el petróleo, explota sus rendimientos y, para colmo de males, lo invierte en programas de acción social. Hasta ahí podíamos llegar. Y la economía no se desacelera. A ver si es que a ver otros sitemas... Y a ver si es que encima nos los descubren dictadorzuelos que cantan fatal en Aló Presidente... Hasta ahí podíamos llegar. Pero ésa es ya otra historia y para entender ciertas estridencias con las que a mí también me sangran los oídos hay que salir de Madrid, darse una vuelta por Latinoamérica y salir del pedestal celeste de la tribuna de los sabios que opina en la distancia o en la comodidad de lo que nos dictan los medios de comunicación independientes-dependientes del grupo de poder de turno.

Un saludo liberal desde Ecuador