¡Visualización óptima de este blog con una resolución de pantalla de 1280 x 1024!

Páginas

LA FRASE

"Los españoles pertenecemos a la categoría de colectivos a los que tradicional e históricamente preocupó mucho más la diferencia de clases y la injusticia socialque las libertades individuales.

Se perdona mal a los ricos y empresarios la ostentación y el agravio, mientras que los funcionarios públicos pueden difundir secretos, realizar escuchas, propagar infamias y otras mil maneras pergeñadas para el abuso del poder."

sábado, abril 16, 2005

Los valores judeocristianos y el relativismo moral (2)

Continuo con la serie de post sobre los valores judeocristianos en al cultural occidental hoy haciendo un paralelismo entre las dos orillas del Atlántico.

EL MODELO NORTEAMERICANO DE VALORES FRENTE A SU HOMOLOGO EUROPEO

Como introduje en el primer post de esta serie, en sus artículos, el periodista norteamericano DENNIS PRAGER, nos cuenta como, a su juicio, el modelo Europeo de valores se esta desmarcando del modelo norteamericano. Para Prager, los EEUU basan su modelo político-social en los valores judeocristianos, mientras que Europa (y la Unión Europea, en particular) lo hacen en el laicismo. Así, la extensión del laicismo (el abandono de los valores judeocristianos como base de la vida publica y la actuación política) es el verdadero motivo de distanciamiento en el plano internacional entre Europa y los EEUU.

EL COMIENZO DE LA SEPARACIÓN

La civilización occidental se sustentó a lo largo de los últimos dos siglos en una separación nominal (por lo menos en lo relativo a principios) entre lo político y lo religioso, también entre la moral y el derecho, como reacción al colapso (XVI-XVIII) de un modelo, el teocentrista medieval y su evolución el Estado-nación absolutista, que no consiguieron responder a los problemas y evolución de las sociedades europeas y, mayormente, de las sociedades de las colonias en América. Dos factores, en mi opinión, fueron fundamentales en este colapso:

1) El choque de los colonos con nuevos pueblos y culturas, rompiendo la visión unidireccional de la realidad que tenían los europeos;

y 2) el debilitamiento del poder de los Estados nación sobre los territorios de ultramar, que abrió paso a la constitución de nuevas comunidades políticas por primera vez desde finales del Imperio Romano y que sirvió de experimento para las modernas teorías políticas contractualistas.

Sin embargo, estas nuevas naciones o comunidades postcoloniales no partieron de cero. En la elaboración de sus principios básicos estaba presente todo el bagaje cultural e histórico de sus antepasados europeos. Este fenómeno tuvo su reflejo en la Europa continental desde finales del XVIII hasta finales del XIX con las revoluciones liberales. Pero en el viejo continente la resistencia del poder absolutista fue mayor que en América. El rechazo al Antiguo Régimen (en especial en la Francia revolucionaria) se entendió en Europa como el rechazo a unos valores, los judeocristianos, mientras que en las colonias, sobre todo de Norteamérica, se entendió como una evolución o reelaboración de esos principios en la búsqueda, en un nuevo modelo político y social. Así, en la Declaración de Independencia de los EEUU, al hacer referencia a Dios no estaba apelando a credo religioso particular (a modo de un estado teocrático), sino a la justificación última de los derechos y principios que reconoce como inviolables y dice defender: democracia y libertad. Los valores de la democracia y la libertad no se entenderían sin ese origen y ese fundamento religioso y, evidentemente, no hubieran sido posibles desde una posición relativista. Una ligera critica he de hacer a la exposición de Prager, pues es algo benévolo con la historia de los USA (tal vez por que los primeros antepasados de los judíos norteamericanos llegaron al país a principios de siglo XX), pero, desde sus comienzos, los EEUU han experimentado una importante confrontación entre las tradiciones puritana y liberal, cuyo punto culminante tuvo lugar durante la Guerra Civil de 1860 que enfrento el Norte y el Sur[i].

LA EUROPA RELATIVISTA Y ESTATALISTA FRENTE A LOS LIBERALES EEUU

Durante la Guerra Fría, Europa occidental se alio con los EEUU en su lucha contra la Unión Soviética y en defensa de la democracia y los derechos humanos frente totalitarismo comunista, lo razonable hubiera sido que la libertad se viera fortalecido y desarrollado dentro de sus fronteras. Esto fue cierto solo en parte. Al tiempo que se luchaba en todos los frentes contra la amenaza comunista, los estados nacionales asumieron mas y más funciones que deben corresponder a la sociedad civil. Tanto los partidos conservadores, obsesionados con el mantenimiento de la seguridad publica y la “paz social” amenazadas por las actividades de la izquierda radical, como los socialdemócratas, que intentaban diferenciarse del comunismo aceptando el sistema democrático constitucional, pusieron en practica políticas intervencionistas. La libertad fue convirtiéndose mas en una excusa que la practica real de algunos gobiernos. Los individuos fueron convirtiéndose cada vez mas instrumentos del poder político que se supone debían proteger sus derechos. La caída de la Unión Soviética, auspiciada a tres bandas por la acción política de REAGAN, TATCHER y el VATICANO[ii], despertó a Occidente a una realidad ignorada hasta entonces en beneficio de la lucha contra el comunismo, la de los inmensos estados burocráticos creados desde el fin de la Segunda Guerra Mundial y el estancamiento de las economías nacionales consecuencia de las políticas intervencionistas. La verdadera globalización económica[iii] contrariamente a lo anunciado por la izquierda radical y la derecha cavernícola trajo el progreso y la mejora de las condiciones de vida de millones de seres humanos mucho más rápido que cualquier planificación desde los poderes públicos. Por otro lado, la opinión publica en occidente desvió su mirada de la liberada Europa del Este hacia los conflictos desatados en Oriente Medio y África la mayoría consecuencia directa de la, tan bien intencionada como penosamente ejecutada, descolonización, auspiciada por las Naciones Unidas. El fin del mundo bipolar (EEUU-URSS) obligó a muchos políticos a replantearse cual era el nuevo papel de los Estados, así como de las organizaciones internacionales o supranacionales.

Con este panorama mundial, la elección de los EEUU fue, tanto durante la era Bill Cinton como en la actual presidencia de George W. Bush, ponerse del lado de la libertad y la democracia. Los esfuerzos bélicos y diplomáticos se dirigieron a aquellos lugares del mundo donde ambas estuvieran amenazadas. Desde Kuwait a Somalia, pasando por Yugoslavia y Kosovo hasta ahora con Afganistán, Sudan e Irak la acción de las administraciones norteamericanas ha conseguido limitar o eliminar el poder de tiranías que vulneraban de las formas más crueles los derechos humanos así como dañar o acabar con grupos criminales y terroristas que amenazaban a Occidente. Tampoco conviene olvidar que sin libertad política tampoco puede haber libertad económica. Las dictaduras de Oriente Medio y África son dadas al proteccionismo y al control estatal de los principales sectores de producción. La amenaza bélica es utilizada por las naciones vecinas como excusa para no proceder a medidas democratizadoras, y la escalada bélica subsiguiente frena el desarrollo económico de estos países. La democratización de estas regiones es un paso necesario y urgente para el progreso de sus sociedades. EEUU ha venido siguiendo esta doctrina, especialmente en los últimos años desde finales de la Guerra Fría.

Por su parte, Europa ha ido perdiendo maniobra en este nuevo escenario, incapaz de crear una única voz que defina cual será el papel del Viejo Continente, y cada vez parece mas un mero espectador de la realidad internacional. La expresión Vieja Europa se hace patente como si del fracaso de una gran empresa que hubiese ignorado los avances tecnológicos y la sociedad de la información, se tratase. Frente a los EEUU, Europa ha optado por reforzar sus modelos estatales en la dirección de un mayor control sobre las economías internas, en consecuencia el crecimiento en Europa es cada vez menor e incluso unos EEUU en crisis superan cualquier indicador europeo en tiempos de bonanza. Los procesos de recuperación son cada vez más largos y las políticas comunes y el proteccionismo comercial europeo ignoran la nueva realidad que es la globalización de la economía. En esta isla en que se esta convirtiendo el continente europeo, España fue la única nación que desde la segunda mitad de la década de los noventa mantuvo un crecimiento constante y significativamente elevado para un país que, desde la Revolución Industrial[iv] a la Democracia, siempre a llegado tarde a la Historia. Deberíamos reflexionar sobre ello.

No separado de la perspectiva económica esta la visión política y moral de Europa. Prager acierta cuando critica el relativismo moral, la sustitución de los juicios sobre principios morales por juicios de oportunidad política (lo importante es lo más beneficioso para adquirir o conservar el poder) y apelaciones al sentimentalismo, es decir, que las posibles soluciones a los conflictos sociales (paro, delincuencia,...) no se tomen desde un análisis racional sino emocional. Esto ha derivado en la creación de una nueva religión civil, el ESTADO. Así, muchos ciudadanos (los nuevos súbditos) aceptan de forma “cuasi” patológica cualquier decisión que provenga de las instituciones del Estado y lleven el sello de los responsables políticos del momento. El Estado se convierte en el único referente moral y ético de sus vidas. La actitud de los lideres de la inmediata posguerra mundial quienes iniciaron la Comunidad Europea y las Naciones Unidas con la buena voluntad de contribuir la Paz y la Democracia, podría verse justificada por la situación internacional de aquellos momentos. Los actuales dirigentes, al prolongarse en las actuaciones erróneas de sus antecesores del siglo XX, cometen, en cambio, un profundo error político y vital, que supone ir contracorriente respecto lo que nos dicta un repaso, aunque sea superficial, a los males del siglo XX.

LA CRISIS DE LA DEMOCRACIA EUROPEA Y NECESIDAD DE UN NUEVO PROYECTO

Para avalar esta tesis señalare lo que a mi juicio son dos fenómenos objetivamente observables en las sociedades democráticas europeas contemporáneas:

1) La cada vez más deficiente e ineficaz actuación de los poderes públicos bajo la dirección los actuales políticos europeos (véanse los casos de Schroeder y Chirac) incapaces de solucionar los problemas a los que se enfrentan sus países a pesar de recurrir una y otra vez al sacrosanto intervencionismo estatal.

2) El aumento de la inestabilidad interna de los sistemas democráticos, donde la alternancia electoral se entiende como carta de naturaleza para proceder a cambios constitucionales[v]. Los gobiernos de turno han aprovechado para favorecer a unos colectivos sociales progubernamentales frente a otros que no lo son, estos últimos reaccionan a su vez contra los primeros por sentirse atacados en sus derechos. A esto se ha unido un resurgimiento de la extrema derecha mas allá de lo testimonial.

Podemos extraer un ejemplo de ambas situaciones de las Elecciones a la Presidencia de la República Francesa del año 2002. El estancamiento económico, la crisis del estado burocrático, el tratamiento demagógico de la inmigración, aprovechados mezquinamente por unos y otros a la derecha y la izquierda del espectro político, fueron una constante en los últimos años de la vida publica francesa, lo cual propicio el surgimiento de un partido fascista, el Frente Nacional de Jean Marie Le Pen, con opciones de gobierno en municipios y regiones de algunas zonas del país por primera vez desde el fin de la IIª Guerra Mundial. La culminación de este despropósito colectivo llegó con las elecciones presidenciales, donde Le Pen alcanzo la segunda vuelta frente al conservador gaullista Jacques Chirac. Chirac gano con mas del 80% de los votos emitidos. Aquello fue presentado como una lección de madurez y fortaleza del sistema democrático francés, nada más incierto. Le Pen nunca debió llegar hasta ahí si los partidos democráticos franceses hubieran ejercido responablemente con su papel. Además, que un sujeto tan embriagado por el poder como Chirac, envuelto en múltiples casos de corrupción[vi], saliera fortalecido y legitimado de esta forma no debió ser motivo de orgullo. Para neutralizar al fascismo se había creado un monstruo político de dimensiones aun no suficientemente definidas, alguien que ha conseguido salirse con la suya en todo sus propósitos (o despropósitos) liberticidas, primero dividiendo Europa (IRAK) y luego conquistándola (Constitución Europea).

El penúltimo paso en el descalabro moral y filosófico de Europa como Federación, de Estados nación de estados o lo que se quiera llamar, ha sido la redacción de una Constitución que perpetua en todos muchos de los errores expuestos. Desde su redacción por parte de un “corpus corporativus” en el peor ejemplo de la “democracia orgánica” que es en lo que consistió la Convención presidida por el ex Presidente Francés Valéry Giscard D'Estaing[vii], pasando por el mas que discutible sistema de ratificación por los estados, y llegando hasta el contenido del propio texto constitucional, una pesadilla burocrática, plagada de proclamas y aspiraciones imposibles de asegurar desde los poderes públicos, pero que otorga las prerrogativas necesarias para que estos tomen decisiones interviniendo en el libre desarrollo de la economía y la sociedad. También cabe resaltar el descafeinado Preámbulo en el que se pasa por encima de las raíces cristianas de Europa (lo que no seria impedimento para que cualquier país pudiese formar forme parte de la Unión Europea mientras fuese una democracia y respetase los derechos humanos)[viii] que suena a revisionismo histórico de la peor escuela.

Concluyendo esta parte, el fallo en la construcción de la Europa del siglo XXI esta, bajo mi punto de vista, en una generación de políticos que han confundido pedagogía (posible desde los poderes públicos) con adoctrinamiento y moralización de la sociedad. Una máxima liberal es que los cambios sociales (en cuanto las costumbres o usos sociales) no pueden imponerse desde los poderes públicos, no solo por que sea ilegitimo, liberalmente hablando, sino porque es contraproducente desde el punto de vista de la gobernabilidad del propio sistema. Olvidar lo que significa que nuestras sociedades sean democracias liberales, es decir, aquellas con un sistema formal democrático, pero al servicio de unos valores y derechos subjetivos que representan las aspiraciones legitimas de sus miembros, y cuyos textos constitucionales son consecuencia de un contrato social previo al Estado, seria un error. Estas premisas deberían dejar claro que es legitimo y que no cuando proviene del Estado y los poderes públicos. A principios del siglo XXI asistimos, en Europa, a una preocupante y progresiva inversión de los valores de la democracia liberal, que nos aleja de los valores morales defendidos tanto en las Dos Guerras Mundiales como durante los 40 años que Occidente sufrió la amenaza del comunismo soviético. Por eso, todo lo anteriormente expuesto debería ser un aviso de lo peligroso que puede ser el alejamiento de nuestros principios más básicos y del compromiso con la libertad frente a las amenazas tanto externas (el terrorismo fundamentalista) como internas (el estancamiento de las economías nacionales y la reducción de las libertades individuales). Nazismo y comunismo fueron el legado que el relativismo moral nos dejo para el siglo XX, no lo repitamos otra vez.


UNA LECTURA DIFERENTE DE LAS ELECCIONES ESTADOUNIDENSES DE 2004

A razón de cómo en los últimos años los EEUU han experimentado un refuerzo de los valores judeocristianos, Prager (que es un judío formado en un ambiente universitario e intelectual pro-demócrata, pero votante republicano desde hace 10 años[ix]) redacto este otro artículo que creo tiene relación con el tema tratado en este, ya largo post, diría ensayo. En él señala algunos posibles motivos de la derrota de John Kerry, candidato demócrata a presidencia federal, con relación a su posicionamiento respecto de los fundamentos morales de la sociedad americana. El hecho de que su proyecto no calase entre una mayoría de norteamericanos, ni siquiera entre muchos votantes tradicionales del Partido Demócrata, es, para el periodista, fruto de la indefinición y, a veces, irresponsables opiniones en temas centrales en la vida de los estadounidenses como para ser frivolizados durante la campaña electoral solo para conseguir unos cuantos votos radicales. En línea con lo expuesto por Prager, imputar la victoria de los republicanos liderados por George W. Bush, de forma simplista, a una revolución conservadora moralizante (que en todo caso, consecuencia o reacción a una ola moralizante desde otros extremos del espectro político e ideológico) es un error en el que han incurrido la mayor parte de comentaristas y periodistas a este lado del Atlántico. La lectura de los resultados debe ser más profunda, y tiene que ver con el modelo ultimo de sociedad que queremos, y si este podrá subsistir si finalmente se aparta de valores tan fundamentales como lo son la vida, la propiedad, la familia, el trabajo o la responsabilidad individual. Apelar a la fractura de la sociedad norteamericana para afirmar lo contrario es desconocer que en EEUU no vota casi el 50% de la población. Que existe una lucha ideológica es evidente, pero quien por ahora parece reflejar mejor la preocupación de los norteamericanos por los valores tradicionales de su nación es el partido Republicano. El partido demócrata debería tomar nota de ello.


De entre los motivos analizados, me llamo la atención, especialmente, el relativo a la regulación de las uniones homosexuales, y como Kerry abandono el posicionamiento demócrata clásico mantenido por Bill Clinton (adorado por la socialdemocracia europea, pero, en mi opinión, ni mucho menos un señor de "izquierdas" como aqui se las entiende) durante sus 8 años de gobierno, que era dejar en manos de la sociedad si, en el futuro, debe plantearse una revisión del trato legal de estas uniones (que ahora pueden acogerse a la Ley de Uniones Civiles), solo cuando los valores morales se hayan adecuado a una mayor igualación entre esta uniones y las heterosexuales. Durante la campaña Kerry paso a proponer una equiparación absoluta en el ámbito nacional con un afán electoralista, el resultado fue contraproducente, en 11 estados se sometió a consulta popular la prohibición del matrimonio gay coincidiendo con el día de votación para las presidenciales, en todos ellos la propuesta fue aprobada mayoritariamente[x].

La sociedad norteamericana esta acostumbrada, como consecuencia de una tradición democrática ininterrumpida desde hace mas de 200 años, a que los ciudadanos elijan desde el “Sheriff” local hasta el Presidente de la Nación. Frecuentemente se someten a referéndum cuestiones de interés general. No puede olvidarse que el movimiento “gay” tiene sus raíces en esta nación, y conocen y conviven con este fenómeno mucho más que otras naciones. Una crisis similar se vivió en el siglo XIX provocada por los mormones, partidarios de la poligamia. La sociedad norteamericana valora sobre todas las cosas la libertad personal, viven como les da la real gana, pero cuando se trata del matrimonio y la familia, bases de la sociedad, la defensa de los mismos es una prioridad absoluta.

Como penúltimo episodio de esta reafirmación de los EEUU en los valores judeocristianos (que esta también en el discurso liberal clásico) el discurso de investidura del Presidente Bush dejo entrever las líneas maestras de su programa político: la necesidad de revisar los modelos de Bienestar y Educación heredados del siglo XX y el respeto de la libertad y los derechos humanos como único fundamento legitimo de las naciones y sociedades que quieran desenvolverse en la esfera internacional. Es un avance importante para un Partido Republicano asociado a una imagen que en Europa calificariamos de excesivamente conservadora (este problema ha arrastrado durante gran parte de su historia tambien al propio Partido Popular en España), acercandose a posiciones mas liberales, sin embargo veremos hasta que punto cumple con las expectativas creadas.


________________


[i] A principios del siglo XXI el "colectivismo" de los puritanos (originario de una concepción moralista y determinista de la comunidad) parece estar imponiéndose en parte del Partido Demócrata frente a una corriente liberal-individualista que en la actualidad fluye (con matices) hacia el Partido Republicano.

[ii] Aunque la razón última del fracaso del sistema comunista, como sintetizo magistralmente el economista austriaco Ludwig VON MISES en los años 30 del pasado siglo, estaba en su incapacidad para el calculo y las predicciones económicas, fenómeno derivado de no contar con un sistema de libre fijación de precios.

[iii] La década de los 90 trajo la internacionalización del comercio y los mercados financieros. El “boom” de las compañías de Internet o la extensión del pago a los empleados en acciones u opciones sobre acciones de las empresas, fenómeno reservado durante mucho tiempo a los altos ejecutivos, convirtió a millones de particulares que nunca habían invertido en bolsa, en accionistas de grandes sociedades. Otro fenómeno es que las crisis económicas no pueden ya reducirse a niveles nacionales, ni siquiera continentales, sino que su alcance es mundial. Cada vez es más difícil para los Estados realizar cálculos reales sobre la economía a una escala tan grande, con el consiguiente fracaso de toda política comercial dirigida desde estos y marcada por el localismo o el nacionalismo económico. Al tiempo están cobrando importancia organismos internacionales como el FMI, la OMC y el Banco Mundial, de cuyas decisiones depende mucho más la buena marcha de la economía mundial.

[iv] La Revolución Industrial en España no llegó hasta mediados del XIX cuando en el resto del continente se encontraba ya en su segunda fase. Un dato revelador, la primera línea de ferrocarril en el Reino Unido data de 1825, el primer ferrocarril, para el trasporte de extracciones mineras, no entro en funcionamiento hasta 1948, y la primera línea de pasajeros hasta 1951.

[v] Este seria el caso de España tras las elecciones de Marzo de 2004.

[vi] Ya en la Presidencia de la Republica y para evitar su procesamiento por estos hechos Chirac propuso una reforma constitucional que le dio inmunidad total (mayor de la que se le presupone al Rey de España en la Constitución de 1978).

[vii] A estas alturas a quedado mas que clara la acción concertada entre Chirac y D’Estaing para reducir la influencia de España en Europa mediante el nuevo Tratado Constitucional. Su relación personal viene de lejos. Tras la muerte del Presidente Pompidu en 1974, Chirac, que era entonces Ministro de Interior, ayudo a Giscard D’Estaing, que no era gaullista, para que fuera elegido como nuevo Presidente, este le recompenso designándole Primer Ministro.

[viii] La oposición de Francia a la entrada de Turquía es principalmente hipócrita y no de principios. El camino de Turquía hacia una democracia plena es cuestión de tiempo y hasta el partido islámico en el gobierno ha demostrado una moderación no esperada. La verdadera razón de la oposición esta en que Turquía sería el país mas poblado de la Unión por lo que, tras forzar Francia y Alemania la introducción del “factor población” en el sistema de votación del Consejo Europeo, con la finalidad de mantener la dirección política de la UE, este país tendría un peso mayor del deseado por el eje franco alemán.

[ix] Los judíos norteamericanos, más laicos que sus parientes del Estado de Israel, votan mayoritariamente al Partido Demócrata. En las elecciones presidenciales de 2004 el 78% de voto “judío” fue a parar a John Kerry.

[x] Llaman la atención los casos de Ohio y Michigan, estados no encuadrados en el tradicional “sur conservador”, y sobre todo el de Oregon, de mayoría demócrata y favorable a Kerry, que tiene una ley de eutanasia y donde en el año 2004 se celebraron 2.900 bodas “gays”, frenadas después por un juez local. A estos estados se unen Lousiana y Missouri, que también aprobaron en referéndum este año modificar sus constituciones para que definieran el matrimonio como unión sólo de un hombre con una mujer.
___________________
Proxima entrega: "Nazismo, Comunismo y Relativismo moral"

2 comentarios:

Memetic Warrior dijo...

Muy interesante tu post y muy ajustado a los hechos. Al hilo de lo que acertaadamente dices sobre el culto al estado, quizá es algo que se repite el de que siempre y en todas las épocas, los detentadores del Estado (politicos, funcionarios, enseñantes, docentes) siempre intentan la glorificación y la justificación de lo que les da de comer hasta el punto de edificar un culto al Estado. Sólo los regímenes que estan protegidos contra el estado fuerte aguantan.

Rodolfo Plata dijo...

DEFENDAMOS LAS RAICES CRISTIANAS DE EUROPA LAICA: El cristianismo se inició como un movimiento laico. La Epístola apócrifa de los Hechos de Felipe, expone al cristianismo como continuación de la educación en los valores de la paideia griega, que tenía como propósito educar a la juventud en la virtud (desarrollo de la espiritualidad) y la sabiduría (cuidado de la verdad), mediante la práctica continua de ejercicios espirituales (cultivo de sí), a efecto de prevenir y curar las enfermedades del alma. El educador utilizando el discurso filosófico, más que informar trataba de inducir transformaciones buenas y convenientes para si mismo y la sociedad, motivando a los jóvenes a practicar las virtudes opuestas a los defectos encontrados en el fondo del alma, a efecto de adquirir el perfil de humanidad perfecta (cero defectos). __La vida, ejemplo y enseñanzas de Cristo coincide cien por ciento con el objetivo axiológico de la filosofía griega. Y por su autentico valor propedéutico, el apóstol Felipe introdujo en los ejercicios espirituales la paideia de Cristo (posteriormente enriquecida por San Basilio, San Gregorio, San Agustín y San Clemente de Alejandría, con el pensamiento de los filósofos greco romanos: Aristóteles, Cicerón, Diógenes, Isócrates, Platón, Séneca, Sócrates, Marco Aurelio,,,), a fin de alcanzar la trascendencia humana (patente en Cristo) y la sociedad perfecta (Reino de Dios). Meta que no se ha logrado debido a que la mitología del Antiguo Testamento, al apartar la fe de la razón, castra mentalmente a sus seguidores extraviándolos hacia la ecumene abrahámica que conduce al precipicio de la perdición eterna (muerte espiritual)__ Es tiempo de rectificar retomando la paideia griega de Cristo, separando de nuestra fe el Antiguo Testamento y su religión basura judeo cristiana que han impedido a los pueblos cristianos alcanzar la supra humanidad. Pierre Hadot: Ejercicios Espirituales y Filosofía Antigua. Editorial Siruela. http://www.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-EN-DEFENSA-DEL-ESTADO-LA-IGLESIA-Y-LA-SOCIEDAD