¡Visualización óptima de este blog con una resolución de pantalla de 1280 x 1024!

Páginas

LA FRASE

"Los españoles pertenecemos a la categoría de colectivos a los que tradicional e históricamente preocupó mucho más la diferencia de clases y la injusticia socialque las libertades individuales.

Se perdona mal a los ricos y empresarios la ostentación y el agravio, mientras que los funcionarios públicos pueden difundir secretos, realizar escuchas, propagar infamias y otras mil maneras pergeñadas para el abuso del poder."

sábado, abril 09, 2005

La verdadera Iglesia

Érase una vez una institución fundada en la "fe", que consiguió extender su influencia a todos los rincones del planeta, introduciéndose en todas las naciones, donde sus discípulos predicaban sus virtudes entre gentes de las más diversas culturas y tradiciones. Su prestigio fue durante mucho tiempo grande, pero el paso de los años y los escándalos fueron alejando de las preocupaciones de los individuos y fue perdiendo el tren de la historia. Pero hizo cosas buenas. Sus principios incluían la defensa de los derechos humanos, la Paz y la Libertad. Entre sus miembros había personas que podían ser considerados "santos", que, en uno u otro momento, hicieron un grandes servicios a la humanidad. Sin embrago, no todos eran así, ni siquiera la mayoría, entre ellos se contaban originarios de países totalitarios, regímenes genocidas o simplemente simpatizantes del terrorismo. Por supuesto, una institución de tal envergadura no llega a tener tanto influencia ni sobrevive tantos años sin adaptarse y saber pactar con el poder, sea del tipo que sea.

Tampoco se libro a lo largo de su historia de los escándalos de impacto mediático: corrupción, espionaje, prostitución, abusos sexuales,... muchos de estos casos se cerraron en falso, con acuerdos bajo mano y siempre con una alta jerarquía a salvo de toda responsabilidad directa. Ni que decir que la falta de control popular alguno y la inmensa maquinaria burocrática constituyen elementos suficientes para logar que todo quedara en casa.

No tardaron las tensiones internas en provocar un "cisma" (consecuencia de la interpretación de los "textos sagrados") entre sus miembros, representado en dos visiones contrarias del mundo. De un lado, aquellos que creían en la libertad, de otro, los dogmáticos y tradicionalistas. De un lado, los que creían que la "fé" sin acción no tiene sentido, y de otro, aquellos que querían seguir haciéndole el juego a los poderes corruptos y traicioneros.

La ultima esperanza de la institución fue el nombramiento de un líder carismático. Alguien que no provenía de las zonas mas acomodadas del mundo desarrollado, que no pertenecía a la alta jerarquía de la institución. Pero no funciono y los escándalos no cesaron. Ahora esta a la espera de quien será su nuevo líder, aquel que devolverá la "fe" en la institución a millones de seres humanos que la han perdido. Ese alguien que de verdad la dirija acorde con el nuevo milenio y los problemas que de verdad aquejan a la humanidad. Algunos lloran su perdida de poder real. Otros creemos que tiene que sufrir una verdadera revolución si quiere seguir teniendo sentido y legitimidad.

Ah, por si alguien no se había percatado, estoy hablando de la ONU.