¡Visualización óptima de este blog con una resolución de pantalla de 1280 x 1024!

Páginas

LA FRASE

"Los españoles pertenecemos a la categoría de colectivos a los que tradicional e históricamente preocupó mucho más la diferencia de clases y la injusticia socialque las libertades individuales.

Se perdona mal a los ricos y empresarios la ostentación y el agravio, mientras que los funcionarios públicos pueden difundir secretos, realizar escuchas, propagar infamias y otras mil maneras pergeñadas para el abuso del poder."

domingo, diciembre 31, 2006

El atentado de Barajas en tres actos (y III)

Acto 3º.

"De la democracia avanzada a la degradación moral de los españoles."



Son los terroristas de la ETA los únicos culpables del asesinato de los dos inmigrantes ecuatorianos y los 16 heridos (una prueba de cómo ETA vive en el anacronismo histórico es que ni siquiera se lleva por delante con sus bombas a españoles. La sociedad española ha cambiado tanto en 40 años de democracia, esta participada ampliamente por gentes de otras nacionalidades, y mientras los terroristas viven aun en la Dictadura de Franco y en los románticos movimientos de liberación de los 60 y 70). Con o sin Zapatero, los fanáticos matarían, mas o menos, pero matarían porque los parámetros mentales que siguen (y esto lo dijo Rubalcaba ayer) son totalmente ajenos a los de una persona normal, o sea, decente, y es inútil esperar de ellos otra cosa que no sea terror y muerte.

De lo que si podemos encontrar culpables es de que tengamos como Presidente a éste hijo de puta -y lo digo sin animo de ofender a la madre del susodicho, ya sabemos que este insulto se dirige solamente a él-, de ésto son culpables los españoles que le votaron, no ya en el 14 de Marzo de 2004, sino también en las Europeas de Junio de ese mismo año y que siguen sin retirarle el voto. Nunca me fié de Zapatero -como de casi nada de lo que sale del PSOE-, parecía demasiado bueno para ser cierto, un tipo que permanecio 8 años sentado en el Parlamento sin un escándalo, pero también 8 años sin que se le conociera merito alguno salvo calentar el sillón y vivir del dinero público. No tardo mucho en demostrar que estaba dispuesto a cualquier cosa, a partir en dos España si era preciso, para alcanzar el poder. Se me dirá que soy cruel con sus votantes, sin embargo, ¿alguien cree ingenuo, en una democracia, hacer responsables a los votantes de sus votos? Yo creo que no. Se nos pide un ejercicio de racionalidad cada 4 años, y que el acto sea tan simple como introducir una papeleta en una urna no lo hace menos importante ni trascendente, sobre todo cuado es el único poder directo que tiene el ciudadano sobre sus políticos, debería ser mas valorado. A cuantos de esos votantes les “ponía” castigar al PP por el Prestige, la Guerra de Irak y Cristo que lo fundo. A cuantos lea pareció que la democracia avanzada, el republicanismo cívico y el buenísimo político traerían bienestar a España. Pues nada aquí tenéis el resultado, el peor gobierno de la democracia y posiblemente de Europa.

La responsabilidad no se acaba una vez Zapatero es elegido Presidente, continua en el apoyo velado o abierto a sus políticas públicas y en la actitud publica mantenida por muchos de esos mismos votantes y que solo podemos calificar como de una indiscutible bajeza moral, perfectamente compatible con la inteligencia. Y es que en los últimos 3 años ser votante de derechas, manifestarse públicamente como liberal o conservador o simplemente contrario a la acción de gobierno socialista ha significado llevar encima la condena social y de los medios, ser tratado como un paria político, salvo, claro esta, le dieras la razón al “progre” de turno que te abordara. Ya se apuntaba esa actitud al final de la anterior legislatura con el acoso al Gobierno de Aznar y al PP, cuando el apoyo a la Guerra de Irak te convertía automáticamente en un asesino o cómplice de los asesinos y en un fascista, y la cosa ha continuado con los que persiguen la verdad del 11-M, aquellos que defienden los valores tradicionales y los que se atreven a decir que escuchan a Federico Jiménez Losantos (a quien el corrector ortográfico de Word transforma, contra mi voluntad, en Lozanitos) o leen a Pío Moa y César Vidal, porque de Hayek o Mises mejor ni hablar.

Esta actitud del votante de izquierdas es despreciable, aunque no menos que la de muchos votantes de derechas que han aceptado el discurso “progresista”. Nunca llegaré a comprender el extraño mecanismo psicológico que induce a muchos conservadores a lanzarse en brazos de sus enemigos. Esta tendencia al suicidio, a la autodestrucción de la propia sociedad ha sido regla de las democracias liberales desde prácticamente principios del siglo XX. Los prejuicios que asistían a las sociedades burguesas decimonónicas y que se han reproducido hasta la extenuación en el siglo XX lleva a muchos ciudadanos a votar en contra de sus intereses reales, apoyando gobiernos que suben los impuestos, atacan sus valores básicos, insultan sus creencias y forma de vida y no dudan en subvertir las instituciones que sustentan su libertad con cosas como Alianzas de Civilizaciones y usos alternativos (ilegales) del derecho.

En mi opinión es hora de que sean las izquierdas y los maricomplejines de la derecha quienes pasen vergüenza por ser lo que son, unos cobardes, la mayoría, y unos miserables, bastantes. Zapatero no estaría ahí de no ser por ellos. En cuanto a la consecución de la Paz, ya tenemos a dos personas más en ella, en la paz del cementerio. Gracias.

PD: esta noche antes de darse un buen atracón de nochevieja recen un momento por las almas de las dos nuevas victimas mortales de ETA: Diego Armando Estacio y Carlos Alonso Palate, de las que el Ministerio del Interior no ha respondido todavia.

PPD: Mi deseo de año nuevo es que Sadam Hussein se pudra en el infierno del que nunca debió haber salido, porque para que Zapatero salga del poder solo hace falta que los españoles que le apoyan dejen de hacerlo y lo hagan por propia voluntad, y en eso ni Dios ni la Providencia deben interferir, si de verdad creemos y defendemos la libertad y la responsabilidad individual.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

«Nunca llegaré a comprender el extraño mecanismo psicológico que induce a muchos conservadores a lanzarse en brazos de sus enemigos. Esta tendencia al suicidio, a la autodestrucción de la propia sociedad ha sido regla de las democracias liberales desde prácticamente principios del siglo XX. Los prejuicios que asistían a las sociedades burguesas decimonónicas y que se han reproducido hasta la extenuación en el siglo XX lleva a muchos ciudadanos a votar en contra de sus intereses reales, apoyando gobiernos que suben los impuestos, atacan sus valores básicos, insultan sus creencias y forma de vida y no dudan en subvertir las instituciones que sustentan su libertad con cosas como Alianzas de Civilizaciones y usos alternativos (ilegales) del derecho.»

En este sentido el final de "La montaña mágica" (1924, si no me falla la memoria), de Thomas Mann, parece profético. Se enfrentan en duelo Leo Naphta, jesuita y radical conservador, y Settembreni, francmasón: desde una distancia dada, cada uno de los dos disparará una vez con su pistola a su rival. Settembrini dispara yerra intencionadamente disparando al aire. Acto seguido, Naphta se suicida disparándose en la cabeza.

Dos formas de suicidarse, de renunciar a la vida: la sociedad de nuestros días.

Alberto Neira dijo...

Excelente apunte. Y una novela que tengo cada vez mas ganas de leer, espero hacerlo pronto.

Un saludo y feliz año nuevo