¡Visualización óptima de este blog con una resolución de pantalla de 1280 x 1024!

Páginas

LA FRASE

"Los españoles pertenecemos a la categoría de colectivos a los que tradicional e históricamente preocupó mucho más la diferencia de clases y la injusticia socialque las libertades individuales.

Se perdona mal a los ricos y empresarios la ostentación y el agravio, mientras que los funcionarios públicos pueden difundir secretos, realizar escuchas, propagar infamias y otras mil maneras pergeñadas para el abuso del poder."

martes, agosto 05, 2008

Pero que tonto eres... Gallardón

"Las reglas son como el protocolo, lo que hay que hacer es saltárselas. Como dijo Alfonso XIII: Yo me puedo saltar el protocolo porque lo tengo" (Alberto Ruiz Gallardón. Alcalde de Madrid)



Nadie con dos dedos de frente puede creerse, a estas alturas, que Gallardón pase por un político liberal o siquiera esté seducido por ideas liberales, pero siempre es interesante profundizar en la psicología de los personajes públicos, sobre todo si las conclusiones son tan convincentes.

La frase que encabeza el post fue pronunciada durante una entrevista para el diario EL MUNDO (sección "En camisa de once varas" y, por tanto, presuntamente desenfadadas y en tono de broma) el pasado domingo 3 de Agosto, y de la que se hicieron eco algunos medios. Lo que me repatea de la misma es que, en el fondo, no se trata de una de sus muchas tonterías, ni de una gracieta más o menos afortunada, sino que representa a quien la pronuncia como fiel reflejo su percepción del poder y su ejercicio. Los liberales enfatizamos, de siempre, la importancia del respeto a las reglas del juego, entendidas como el componente esencial de una sociedad libre (aunque tanto reglas como juego tienen, en este contexto, un significado y contenido preciso en el que ahora no podemos detenernos). Gallardón bromea, ironiza y, en consecuencia, ridiculiza esta vital idea sobre la cual se asienta todo el edificio de la libertad: gobierno limitado, igualdad ante la ley, respeto a los derechos individuales de libertad y propiedad, etc… El Alcalde de Madrid no se digna a explicar quién, cómo, por qué y para qué le ha dado el protocolo para saltarse el protocolo. Es más, no le tiembla el pulso a la hora de compararse con todo un Rey como Alfonso XIII (la tan alta consideración en que tiene a su propia persona alcanza cada vez cuotas más esperpénticas), pues conviene recordar al lector lego en historia de España que si por algo se caracterizó el reinado de Don Alfonso fué, precisamente, por la incapacidad del éste para respetar las reglas del juego, con el resultado de la destrucción del legado pólitico de su padre Alfonso XII (el régimen de la Restauración), y por ello hubo de huir de España. Parece claro que no es el mas idóneo de los ejemplos históricos a seguir.

Hay otras cosas igual de criticables y censurables en la entrevista y que oscilan entre lo ridículo, lo impresentable y lo moralmente abyecto (vamos, en su linea desde hace mucho), y que me niego a comentar, para no fastidiar más a mis lectores con este sujeto.

1 comentario:

Huber dijo...

Pero hay que reconocer que es un socialista mucho más presentable que Zapatero.