¡Visualización óptima de este blog con una resolución de pantalla de 1280 x 1024!

Páginas

LA FRASE

"Los españoles pertenecemos a la categoría de colectivos a los que tradicional e históricamente preocupó mucho más la diferencia de clases y la injusticia socialque las libertades individuales.

Se perdona mal a los ricos y empresarios la ostentación y el agravio, mientras que los funcionarios públicos pueden difundir secretos, realizar escuchas, propagar infamias y otras mil maneras pergeñadas para el abuso del poder."

lunes, julio 13, 2009

Hoy, Barcepundit,....

... me ha tocado en el corazón.

2 comentarios:

Palen dijo...

Como no he encontrato otra vía de contactar con usted, lo hago por esta.
Me gustaria, si fuera posible, que hiciera una valoración del libro "Los enemigos del comercio", de Antonio Escohotado, que esta leyendo.

Escocés dijo...

Está entre mis intenciones futuras hacer un comentario de este libro y de otros que estoy leyendo, pero por circunstancias varias me veo limitado a la hora de actualizar el blog, sobre todo para escribir textos críticos más elaborados. Una simple anotación de unas lineas o la publicación de un enlace es lo más que me puedo permitir por el momento, y a veces ni eso.

En breve tengo unos días de vacaciones y me gustaría invertir algunas horas en ello, y es que para mi es, además, un hobby.

Ahora, puedo adelantarte algo. Si la pregunta es sí merece la pena leerlo, mi respuesta es si. Con independencia de si compartes o no todas y cada una de las tesis que expone Escohotado, solo por la cantidad de información que pone a tu disposición y las ideas y reflexiones que estimula en el lector (por lo menos en mi caso) es una inversión rentabilisima.

En cualquier país con la 1/10 parte de nuestro nivel cultural habría generado un gran debate y el autor sido invitado a todas las tertulias. Recuerdo que cuando publicó su "Historia de las drogas" (libro en mi opinión igualmente magnífico) fue aplaudido por toda la "progresia" y agasajado por los medios, pues se hacia una apología, (informada, razonada y no demagógica, hay que decir) del antiprohibicionismo, lo que resulta muy politicamente correcto. Sin embargo, en este libro apuesta por la defensa del libre comercio y la propiedad privada, y eso ya no mola tanto a los medios.

En fin, este país a veces parece tercermundista.