¡Visualización óptima de este blog con una resolución de pantalla de 1280 x 1024!

Páginas

LA FRASE

"Los españoles pertenecemos a la categoría de colectivos a los que tradicional e históricamente preocupó mucho más la diferencia de clases y la injusticia socialque las libertades individuales.

Se perdona mal a los ricos y empresarios la ostentación y el agravio, mientras que los funcionarios públicos pueden difundir secretos, realizar escuchas, propagar infamias y otras mil maneras pergeñadas para el abuso del poder."

domingo, marzo 04, 2007

Demagogia pro-eutanasia

España es el país de los piscinazos y las meadas fuera del tiesto. Con la eutanasia, un tema muy delicado, mas. A diferencia de mucho liberal suelto, no tengo nada claro si debería o no autorizarse legalmente la eutanasia activa o suicidio asistido. Puede que ello me reste puntos en el carnet de liberal. Lo que si tengo claro es que no me gusta la mentira. El caso de una enferma de distrofia muscular que ha pedido que le retiren la respiración asistida ha servido para que algún pro eutanasia haga demagogia y se meta con la Iglesia un rato, que es algo muy popular entre izquierdas y derechas, entre socialistas y liberales.

Debería quedar clara una cosa, el caso andaluz no es un caso de eutanasia activa, la única penada en España, sino de eutanasia pasiva, es decir, se produce la muerte por retirada de soporte vital (aparato o medicación) que mantendría la vida del paciente de forma artificial. A veces la retirada de estos soportes no ha producido la muerte del paciente, y este ha podido sobrevivir en condiciones aceptables durante bastante tiempo después, a veces rozando el milagro medico.

Como decía, en España, la eutanasia pasiva es legal y esta amparada en el derecho a negarse a recbir tramiento medico. Esto no quiere decir que sea moralmente aceptable. Ahí es donde la Iglesia, por boca de monseñor Cañizares, expresó su oposición a este tipo de practicas. La iglesia condena el acto por inmoral, contrario a la moral (católica, claro, que es la que le interesa) ya que la Iglesia se opone a toda clase de eutanasia, sea activa o pasiva. Por tanto si la retirada del soporte produjera la muerte de la paciente estaríamos ante un acto inmoral desde la perspectiva católica. De hecho, también encontramos aquí un supuesto de objeción de conciencia en la práctica medica para aquellos profesionales que por razones morales (por ser católicos) no quisieran proceder a retirada del respirador.

Rápidamente, los salvadores de la sociedad, incluidos algunos liberales, se han lanzado al cuello de Cañizares y la Iglesia. Según unos seria una actitud retrograda el oponerse a esta practica (critica que creo aceptable aunque no la comparta). Otros, que se trata de una posición antiliberal. La Iglesia no ha pedido que se prohiba esto mediante la coacción pública, sino que ha apelado a la conciencia de los profesionales y responsables de la administración para que no secunden los deseos de esta mujer, y para ello se apoya en la moral católica. Eso es algo muy liberal, acorde con la libertad de conciencia reconocida en nuestra legislación y Constitución. No soy yo, que al contrario que otros no tengo tan claro que la eutanasia activa sea ejercicio de derecho individual alguno, quien tiene que revisar sus conocimientos sobre liberalismo -sobre todo aquello de la diferencia entre moral y justicia- antes de criticar a la Iglesia por algo que no ha hecho. O es que acaso quieren estos socialistas y pseudo liberales que la Iglesia cambie su moral, si es así, están en su derecho de expresar esa oposición, pero que no den a entender a la opinión publica algo que no es cierto, que la iglesia interfiere en el Estado imponiendo su moral mediante la coacción publica. Es sencillamente mentira.

3 comentarios:

Mónica dijo...

En lo que dices sobre la Iglesia tienes toda la razón. Faltaría más que la Iglesia no pudiese opinar sobre este asunto –que es lo único que ha hecho, y no pretender imponer nada mediante la coacción estatal, sino persuadir- y que además no pudiese hacerlo desde su moral, que es la católica.

Ahora, a mí lo que más me repele es ver estos casos –que a mi juicio deberían pertenecer a la exclusiva privacidad de sus protagonistas- sometidos al arbitrio de toda una serie de comités de no sé qué, de toda una serie de paniaguados burocrático-políticos que yo no sé qué pito tocan en toda esta historia.

En mi opinión, a nadie que sea mayor de edad y esté en pleno uso de sus facultades mentales se le puede obligar a recibir ningún tratamiento médico que no desee. Como tampoco el gobierno es nadie para obligar a los médicos a efectuar ninguna praxis médica contraria a su conciencia (caso distinto es el de los hospitales privados, en los que los médicos habrán de atenerse a lo que hayan firmado en contrato). Y opinar puede opinar todo el mundo, pero la decisión en su caso individual sólo le incumbe a esta señora.

Por lo demás, sí, aquí parece ser que lo que pasa es que, en cuanto se acercan a la política, a muchos el liberalismo sólo les sale en lo que diga Polanco. Es decir, en todo lo que fastidie a los católicos. Pero luego, en todo lo demás, colectivismo a troche y moche: felices consigo mismos con programas que dicen que está muy bien eso de atracar a los demás desde el gobierno para sus ciudades-wifi públicas, para viviendas protegidas, para teles públicas, para cumplir todos los caprichitos de los ecologistas o para lo que sea. Liberalismo de pose, en lo fácil, para que te perdonen la vida los progres. Y, claro, sacudirle de oficio a la Iglesia y a los católicos, parece ser que es el camino más socorrido.

El Cerrajero dijo...

Todo es un mal entendido, estamos en la Expaña de ZP, donde el P$o€ proclama a los cuatro vientos que es el partido de la Vida.

No te dejes confundir por anecdotillas como la eutanasia o el aborto.

Alberto Neira dijo...

Tienes toda la razón Monica. Lo que me fastidia es leer en algunos blogs no precisamente socialistas argumentaciones contra la Iglesia.

El problema, como dices esta en el sistema estatal de salud y no en el hecho en si. En general los comites eticos no deciden nada mas si la persona se encuentra en plenas facultades mentales, cual es el caso concreto (sedacion terapeutica, eutanasia pasiva) y si hay casos de objecion de conciencia. En mi oponión, prefiero que sean los comites de este tipo quienes tomen las decisiones últimas o autoricen por rzones de garantia (otra cosa es quien los compone y como se decide esto) y no el medidco particular qeu luego ocurre como en Leganes. Los temas de praxis medica no deben ser asunto de las leyes salvo en casos muy contados. Ademas en todo conflicto con derechos fundamentales o legales, interes de terceros,etc estan los tribunales para resolver.

Para tu tranquilidad, en España tanto la ley como la jurisprudencia protegen bastante la autonomia del paciente, aunque hay que mejorar algunos aspectos de procedimiento, por ejemplo la intimidad. Lo unico que esta prohibido expresamente es la eutanasia activa, de la que no hablo porque sigo sin tenerla clara y mientras el sistema sanitariao sea mayoritariamente estatal, menos aún, no acabemos como en Holanda, donde los viejos emigran por miedo a que los eutanasien los familiares si pierden la conciencia o caen en coma.

Volviendo al tema de la Iglesia, son sus hospitales los que normalmente se ocupan de estos enfermos en sus últimos momentos, no es curioso.