¡Visualización óptima de este blog con una resolución de pantalla de 1280 x 1024!

Páginas

LA FRASE

"Los españoles pertenecemos a la categoría de colectivos a los que tradicional e históricamente preocupó mucho más la diferencia de clases y la injusticia socialque las libertades individuales.

Se perdona mal a los ricos y empresarios la ostentación y el agravio, mientras que los funcionarios públicos pueden difundir secretos, realizar escuchas, propagar infamias y otras mil maneras pergeñadas para el abuso del poder."

jueves, febrero 03, 2005

Nacionalismo y liberalismo. A propósito del Plan Ibarretxe (y 2)

La siguiente anotación debería haber aparecido en los comentarios a la anterior y como respuesta a un comentario del lector que se hace llamar Twan (esa era la firma) pero todavía me estoy familairizando con esto dle blog y por error, sin querer, borre dicho comentario. Le pido disculpas y prometo tener mas cuidado en lo sucesivo. Como al final me salió muy largo lo pongo en esta nueva anotación y aprovecho para desarrollar un poco mas algunas ideas que exprese en aquella otra anotación.

Respecto a los comentarios que hicistes: ¿estas de coña, no?, ¿de verdad piensas que los vascos nacionalistas tienen sus derechos individuales negados?, en todo caso los tendrán limitados ¡por los derechos individuales de los demás vascos!, ¿o te refieres a los derechos de los no nacionalistas? Que yo sepa los únicos que son asesinados en el País Vasco por ejercer el sagrado derecho a la libertad de expresión (derecho individual) son aquellos que no comparten los postulados nacionalistas (algún nacionalista hay que portesta, pero es tan insignificante, supone ir contracorriente del poder establecido y son pocos, los mas callan).

Insisto, el derecho de autodeterminación de los pueblos es un derecho colectivo y no se debe confundir con el derecho a la autodeterminación personal. ¿Se puede imponer un derecho colectivo (preciso por sí alguien tiene alguna duda, ¡para mi no existen!) sobre un derecho individual?. ¿A lo mejor es que existe un derecho individual al derecho a la autodeterminación colectiva? Eso si qeu es rizar el rizo. Aun así he pensado en algunas soluciones:

a) Podríamos partir el País Vasco en dos, una parte independiente para los nacionalistas y otra unida a España para los no-nacionalistas, ¿crees que los nacionalistas lo aceptarían?, ¿permitirían la reincorporación de Álava a España?, ¿y que pasa con navarros y vascofranceses?. Si aceptamos el derecho colectivo sobre el territorio, nación, etnia o cultura vasca, ¿qué le impide al futuro País Vasco independiente reclamar la anexión de un tercio de Navarra por que hablan vasco? ¿lo haría por lo pacifico o como ya es un Estado libre podría usar la fuerza? (ah, no, que el ejercito sigue siendo el español).

b) Supongamos también que se les diera a Ibarretxe y demas nacionalistas (que no son todos los vascos, ah bueno no, que los no-nacionalistas son "maketos") todo el territorio y se les constituyera como Estado Libre Asociado o mejor Estado a secas. ¿Que pasaría con los que no son nacionalistas? ¿se les expulsaría? ¿Admitiría ETA o el mismo PNV un partido españolista que de llegar al poder con un 51% de los votos propusiera por ejemplo... el "Plan Mayor Oreja para el establecimiento de un Nuevo Estatuto Político para el País Vasco" que reforme la Constitución y vuelva a convertir al País Vasco en CCAA y dejar de ser Puerto Rico sin portorriqueñas?.

c) Mi ultima hipótesis es la misma que tu planteas: ¿que pasaria si el 95% de los vascos deseara "ferozmente" (el adjetivo es mio) la independencia?. Dices que aun así no se le daría. Esto... eh... permíteme ponerlo en duda por lo siguiente:

1- Todavía no se ha dado, ni nunca en la historia, esa cifra de apoyo a un proyecto soberanista, ni siquiera en epoca de los carlistas (los cuales no querían ser independientes), y ya veremos si se da en el futuro.

2- Volvere a insistir en la ausencia de violencia. Sin ella no puede haber debate político alguno ¿o acaso estamos justificando la violencia de ETA porque no se reconoce los derechos no ya colectivos, sino "individuales" de los vascos? no, no creo que sea así (pido perdón por ser tan malpensado). Es probable que si continua la violencia por otros 100 años todos los “maketos” se largaran o estarán muertos o calladitos, con lo que ya tenemos no el 95% sino el 100% de independentistas (ni Sadam Hussein se atrevía a poner semejante porcentaje cuando manipulaba las elecciones en su país).

3- Insistiré en lo que digo en mi anterior post. La indisoluble unidad de España se pone en relación con el respeto a la Constitución y las leyes (perdón si aquí hablo con algo de autoridad, no es prepotencia es solo que me dedico a esto). Aquí nadie hace nada y menos se independiza si va por medios inconstitucionales, y no porque la Constitución sea perfecta (que no lo es), sino porque contiene unos estándares mínimos que es necesario respetar (y no creo que a los "individualistas" nacionalistas vascos les preocupe de la Constitución los absurdos Derechos Sociales, Económicos y Culturales como para que sea este su "liberal" argumento para no acatarla). Por cierto que los liberales españoles solemos acatar las constituciones aunque no nos gusten y así nos suele ir, que nos dan palos por todos lados. No me imagino a los españoles ni a sus dirigentes políticos empuñando rifles para mantener el País Vasco unido a España contra la inmensa mayoría de ciudadanos que no se considera español (por cierto hay españoles en Castilla y Madrid que dicen no sentirse españoles y no les veo pedir la independencia). Lo único que entonces deberá preocuparnos es que dicho proceso de independencia respete las reglas del juego y los derechos individuales de los no nacionalistas (cosa que ni ocurre ahora, ni ocurrirá en un futuro cercano). Estoy seguro que si España esta de acuerdo con la independencia desde la vía constitucional: ni EEUU, ni la UE, ni la OTAN, ni la ONU, ni ninguna otra gilí flautada supranacional que creemos de aquí a unos años, dirán nada en contra. Se creara un País Vasco moderno y democrático, que junto con España y el resto de países civilizados del mundo se unirá a la lucha contra el terrorismo y a favor
de la libertad. Tendrán todo lo que siempre han querido, ah y también se costearan el ejercito.

4- Como he dicho, yo seré el primero en reconocerles el derecho a ser como Puerto Rico, Kansas, la Antartida o lo que les dé la gana ser. Pero mientras no se den las condiciones de libertad más básicas en el País Vasco se pueden ir olvidando del tema (vuelvo a recordar el 155 de la Constitución).

Concluyo, la Constitución Española es hoy por hoy lo único que tienen los no nacionalistas vascos para sobrellevar su calvario, no hacemos nada malo los liberales defendiéndola. Mas bien todo lo contrario. Me extendí mucho, lo siento, pero creo que cuando se habla del País Vasco hay que tener muy claro de que lado sé esta para evitar malentendidos. Yo lo estoy de la libertad.

Y no es un toque liberal, es todo un manoseo de liberalismo.

9 comentarios:

Ludovico dijo...

Muy bueno tus dos posts. El primero y el segundo.

Me gustaría comentar una cosa sobre el la solución B. Hace unos años (durante la última tregua de ETA) en una entrevista en TVE a Anasagasti le preguntaron por el programa de máximos del PNV, es decir, por el independentismo. El tio contesto poco más o menos lo siguiente: que en un Euskalherria independiente, contando por ejemplo con Navarra,el partido gobernante sería probablemente el PSOE.

La aplicación al caso que planteas es la siguiente. La pregunta no es siquiera si el PNV admitiría un partido españolista en caso de independizarse, sino si el PNV admitiría independizarse. El plan Ibarretxe se diseño para tener como opositor a un gobierno del PP apoyado por el PSOE, y cuando les ha llegado la hora de presentarlo se han encontrado con un gobierno del PSOE apoyado por el PP. El efecto es parecido a cargar con toda tu alma contra una puerta blindada , con objeto de impresionar a tus votantes sabiendo que la puerta te va a parar y que llegue un listo y la abra. La ostia puede ser monumental.

El PNV deberá tener mucho cuidado estas elecciones con el tipo de campaña que haga, no vaya a ser que con la broma del Plan Ibarretxe les crezca un lehendakari maketo. Seguro que el PNV tiene un sector pragmático capaz de atender a las advertencias de CONFEBASK. Seguro que todos entienden que por el mero número de gente que apoya el Estatuto comparado con la gente que apoya el Plan Ibarretxe, es preferible el primero. El estatuto de Gernika es aceptable por casi todos, los vascos, y eso lo saben.

Anónimo dijo...

Disculpas aceptadas, Alberto, como no podía ser de otra forma. Si no hubiera gente de letras, los de ciencias nos sentiríamos menos imprescindibles... Me da, eso sí, un poco de pereza volver a explicar toda mi postura. Más, si cabe, cuando intuyo que las posibilidades de llegar a un entendimiento son más bien lejanas.

Y es que tu primera frase es ya, para empezar, descorazonadora. ¿Es la primera vez que oyes un razonamiento parecido, para que te sorprenda tanto? Ni que decir tiene que no, no estoy de coña. Creo que los vascos, los croatas o los chechenos tienen todo el derecho del mundo a cambiar de fronteras si una mayoría suficientemente holgada de ellos así lo decide. Y creo que cualquier persona que tenga en estima el valor de la libertad (iba a poner cualquier "liberal", pero me da la impresión de que el significado original de esta palabra se está desvirtuando cada vez más) debería oponerse a que los españoles, serbios o rusos les impidan rotundamente independizarse.

A mí me gusta la particular forma de decirlo del último premio Juan Carlos I de Economía, Xavier Sala-i-Martín, que suele ser considerado como liberal, "a pesar de que" sea... nacionalista catalán. Me encantaría que los españoles tuviéramos el valor de aceptar que en nuestra Constitución se incluyera la posibilidad de secesión de territorios, que aceptáramos la libertad de grupos de ciudadanos de cambiar de proyecto de Estado. Tal vez así trabajaríamos los españoles de una manera más constructiva para que, teniendo los vascos la opción de marcharse, al final decidieran no irse. Es como si estás saliendo con una chica: yo prefiero darle la libertad para que se quede conmigo o se vaya, y si decide continuar conmigo a pesar de las ofertas que hay por ahí, aprecio mucho más su presencia. Si está conmigo porque está obligada, para mí su presencia no tiene tanto valor. Dicho esto, me gustaría que ese proceso tuviera ciertas garantías, no fuera fruto de una decisión ligera, sino que tuviera mayorías suficientemente holgadas.

Si permitiéramos esa cláusula en la Constitución, no se estaría imponiendo ningún derecho colectivo sobre los derechos individuales; se estarían imponiendo la mayoría de derechos individuales que buscan la libertad de cambiar fronteras sobre los de una minoría, lo cual para mí es justo. Como te dije en el ejemplo de la comunidad de vecinos, creo que sería injusto que se impusiera la voluntad de una minoría de vecinos al de la mayoría. Si tanto me molestan las decisiones de mi comunidad de vecinos, si tanto creo que dañan mis derechos individuales, yo, desde luego, no lo permitiría y me cambiaría de vecindario. La democracia es así de molesta a veces, cuando no coincide con los gustos individuales.

Creo que este tema se puede extrapolar a las minorías vascas no nacionalistas. En cuanto al tema de la mayoría de alaveses que no quieran formar parte de esa nueva Euskadi, yo creo que, después de tanto darnos la paliza, los vascos no estarían moralmente legitimados para no incluir en su hipotético nuevo sistema de leyes una cláusula que incluyera la posibilidad de salirse del proyecto vasco. A lo mejor a esos grupos de vascos a los que el proyecto de Estado vasco no les resulta tan atractivo, prefieren volver a un proyecto de Estado español más sugestivo: competencia pura y dura. El Estado al servicio de los ciudadanos, y no al revés.

A mí también me gusta cumplir las leyes, porque así me aseguro de que se está haciendo lo que quiere la mayoría en mi sociedad. Por eso, muchas veces estoy molesto con el hecho de que la mayoría de los españoles no aceptemos en nuestras leyes la posibilidad de una secesión. Si la aceptáramos, pienso que sería un apoyo incondicional para que los ciudadanos en nuestro país se sintieran más libres.

Por otra parte, creo no haber mezclado en mi argumentación terrorismo con nacionalismo. Para mí, son dos temas muy distintos, y deberían tratarse cada uno por su lado. Yo creo que a estas alturas nadie discute que los terroristas son gentuza que matan a diestro y siniestro, y sólo hay un lugar para ellos: la cárcel. Creo, además, que deberíamos poder hablar de todo lo que nos diera la gana, independientemente de lo que ellos digan. Y no por sacar a colación la autodeterminación, voy a estar obedeciendo sus dictados. Tal vez quería hablar de ese tema de todas formas. Yo prefiero actuar como si no existieran: dicen que el mejor desprecio es no hacer aprecio.

Un cordial saludo, Twan

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Gracias por aceptar mis disculpas TWAN (créeme cuando digo que me sentí fatal por lo ocurrido con tu post y que intente solucionarlo, evidentemente sin éxito).

Con lo de que si estabas de coña, no pretendía ofenderte, y si lo he hecho lo siento. Claro que antes he oído el razonamiento, pero la idea que quiero transmitir que si cualquier grupo de individuos, por las razones que sean, decide reclamar su derecho a la autodeterminación (colectiva) deberá hacerlo respetando los derechos individuales de todos los miembros miembros del grupo (no-nacionalistas), así como los de aquellos que no siéndolo pudieran verse afectados de una manera sustancial por sus planteamientos (el resto de españoles). Cosa esta que no ocurre en el caso vasco. Aso los españoles corresponden a su vez con el reconocimiento de las instituciones vascas, la oficialidad de su lengua junto al castellano, un régimen fiscal especial, etc... y en ese camino es donde se puede ir avanzando.

No quise decir que hubiera en tu post nada que pudiera hacer dudar de tu posicionamiento contrario a la violencia, solo he intentado señalar lo peligroso del argumento de que los vascos nacionalistas no son libres para decidir su futuro, bien por que no se respete su derecho colectivo de autodeterminación (que es lo que defiende el PNV) bien por que no se respeten sus derechos individuales (y es aquí donde he sido un poco duro contigo pues ellos son los únicos que de verdad gozan de estos en el País Vasco). Para mi la violencia etarra si es importante en todo esto no porque haya que escuchar lo que dice Otegi (yo lo hago porque me resulta muy ilustrativo) sino por que su presencia invalida, vicia y pervierte el debate mismo sobre el derecho de autodeterminación.

Todo es muy triste, tanto por las acciones de ETA y Batasuna con su terror, como del PNV con su estrategia visionaria e iluminada, pues el daño que están haciendo no solo a la posibilidad de que pueda existir un verdadero nacionalismo democrático que pudiera convivir con el liberalismo (lo que se trato de hacer con el Estatuto y la Constitución) sino a la propia cultura, lengua y tradiciones vascas tan respetables como las demás, llevara mucho tiempo repararlo, sobre todo si no aparece una nueva generación de nacionalistas que vuelva al camino de la cordura.

Respecto a que la Constitución no recoja el derecho de autodeterminación colectiva. A mi no me parece especialmente relevante. Como dije en el post la posible independencia del País Vasco esta vinculada a la existencia de un proceso político no viciado como le ocurre al actual que culminaría con una reforma constitucional que estableciera ese nuevo marco político. No es jurídicamente necesario (aunque reconozco que no todos los constitucionalistas opinan igual que yo) pues para mí el derecho de autodeterminación colectiva no es en realidad un derecho sino el resultado del derecho a la autodeterminación personal cuando es ejercido por un grupo de individuos en el ámbito político (esto es muy abstracto, lo sé, pero me parece importante esta visión), esta implícitamente reconocido en el texto constitucional. Ahora, es posible que desde el plano político se quisiera reconocerlo institucionalmente como gesto a los nacionalistas. Te diré que reformar la Constitución para reconocer ese “derecho” de autodeterminación colectivo, que por sus propias características tiene una gran indefinición técnico jurídica, y todo ello para finalmente volver a reformarla si se produce la independencia me parece marear la perdiz con soluciones a medias y encajes de bolillos, y solo responde a una estrategia para con su electorado (y que como dice “copypaste” le puede acabar dando el resultado inverso al pretendido). El campo de estudio donde mejor me muevo, además del derecho penal, es el del constitucionalismo y a la conclusión que he llegado es que experimentar con pactos político-sociales es muy peligroso sino se prevén sus consecuencias. En el post presento unas cuantas soluciones, en las que con cierto sarcasmo planteo algunos problemas de muy difícil solución, y que no animan a hacer experimentos constitucionales sin antes tener un apoyo social amplio a los mismos y una claridad de futuro meridianas (y eso no lo veo en el nacionalismo vasco actual).

Reconozco que he leído poco de Xavier (prometo aquí sumergirme en su obra y dedicarle un post, gracias por el enlace) pero es muy probable que sus propuestas me parezcan razonables pues te digo que el problema de incompatibilidad entre nacionalismo y liberalismo viene dado desde las filas nacionalistas y no desde la liberales, así que no seria extraño que Xavier siendo un liberal se acerque con esa perspectiva al nacionalismo. Lo que no ocurre a menudo es el posicionamiento opuesto (y eso dice mucho en favor de los liberales). Además señalo aquí que el pensamiento y tradición nacionalista catalana tiene unos componentes muy distintos de la vasca tal y como lo orientan sus actuales dirigentes, pero permíteme que deje esto para otro post.

Para finalizar, gracias "copypaste". Sobre lo que apuntas, estoy totalmente de acuerdo contigo, de hecho se trata de una muestra mas de las contradicciones internas del nacionalismo vasco. Últimamente se habla mucho de “abrir melones sin saber como cerrarlos”, pues el propio nacionalismo vasco ha caído en esto. Tan malo le resultaría ahora seguir hacia delante en su espiral soberanista como echarse atrás, la única diferencia es que con la segunda opción tendrían una posibilidad de salvar al propio nacionalismo (vasco) del descrédito absoluto. Pero eso es algo de lo que deben darse cuenta ellos mismos. Ojala esa parte del nacionalismo vasco que mencionas exista y solo este esperando a que los actuales dirigentes se den la gran torta y ocupar su lugar, y puede que las proximas elecciones vascas sean ese punto de inflexion. Ojala.

Un abrazo liberal.

Alberto.

Anónimo dijo...

El comentario borrado es el mio que lo cargue 2 veces.

Alberto

Anónimo dijo...

Alberto, no veo por qué no quieres aceptar que muchas veces los derechos colectivos no respetan los derechos individuales. La expropiación por causa justificada de utilidad pública o interés social, afecta directamente al derecho a la propiedad privada, por citarte un ejemplo que aparece en la misma Constitución española. Podría argumentar en la misma línea que el sistema tributario progresivo también vulnera los derechos de propiedad de los no-pobres, o que la solidaridad interterritorial afecta a los derechos de propiedad de muchos no-andaluces/extremeños.

Yo creo que se pueden vulnerar los derechos individuales si así lo quiere la mayoría. Ésa es la esencia de la democracia. Si la mayoría se decide a cortarme una oreja porque sí, yo lo tendré que aceptar, porque es la voluntad de la mayoría, pero a la primera de cambio, me largaré de este país, no me merecerá la pena convivir con gente medio chalada, sin unos principios mínimos de respeto.

Dices que los vascos nacionalistas no son libres para decidir su futuro. ¿Y los vascos sin más? Siguiendo tu razonamiento, tampoco pueden decidir su futuro. Ni siquiera si lo pide una mayoría suficientemente holgada, porque están obligados a respetar lo que quiera una minoría (perdón, a respetar los derechos individuales de unos pocos). Un concepto un tanto particular de la vida en democracia. Por otra parte, se debería respetar la voluntad del resto de los españoles: o sea, que si yo me quiero separar de mi novia, dependo de la voluntad de mi novia. Y si mi novia dice que no, que no tengo derecho a irme, pues no me queda más tutía que quedarme con ella. ¡Vaya vida más amargada nos espera tanto a mí como a ella! Sería una buena forma de evitar los males de amores, eso sí, pero yo esa vida plana no la quiero.

Sé que seríamos pioneros en Derecho comparado (déjate de "indefiniciones técnico-jurídicas") en esto de establecer unas pautas para permitir una secesión si una mayoría suficientemente holgada (se podía poner alto el listón, como se exige a las reformas constitucionales, leyes orgánicas...) lo quiere, pero el permitir esa posibilidad sería ya una victoria en la libertad de los vascos, o de cualquier español. Puede sonar hoy raro, pero también sonaba raro (e ilegal) el divorcio hace treinta años.

Yo creo que esa dirección sería más directa hacia la libertad y la felicidad (the pursuit of happiness, que diría el otro), en vez de tomar la alternativa que propones tú, a saber, continuar con el goteo de concesiones (más autonomía fiscal, o de otro tipo).

Me sorprende también que me dijeras que no haría falta modificar la Constitución para permitir la autodeterminación, pues viene a ser "el resultado del derecho a la autodeterminación personal cuando es ejercido por un grupo de individuos en el ámbito político". Si me dices qué constitucionalista y en qué manual lo dice, estaré muy gustoso de leer esa visión, que desconocía, y me parece, cuando menos, chocante.

Por lo que he podido leer, no creo que haya tantas diferencias de fondo entre la "Propuesta de Estatuto Político de la Comunidad de Euskadi" y la propuesta de reforma del Estatut Catalán. Ciertamente hay varias cosas del primero que me chirrían en los oídos, mientras que el segundo es bastante más sutil. Sin embargo, la crítica más machacona que se hace desde los medios de comunicación estatales es que la aprobación del plan Ibarretxe está manchada de sangre, está apoyada por ETA. Una vez más, una instrumentalización, criminalización y demonización de los nacionalistas vascos. Claro, que a base de oírlo tantas veces, uno se lo acaba creyendo. Son discusiones entonces sin fin en las que todo el mundo quiere adueñarse el papel de víctima, y la discusión se pervierte.

Como soy optimista por naturaleza, quiero pensar que al terrorismo etarra le quedan muy pocos años de vida, y entonces, cuando desaparezca (algo que prácticamente TODOS los vascos están deseando), nos vamos a tener que plantear la discusión doctrinal de la secesión pacífica.

Haces algunas afirmaciones extrañas después que no razonas: si nacionalismo y liberalismo son incompatibles, es por culpa de los nacionalistas. ¿Has pensado alguna vez que tú, defendiendo a capa y espada la indisoluble unidad de la Nación española, puedas ser igualmente un nacionalista español, y que siguiendo tu razonamiento, eso no es compatible con ser liberal?

Un saludo, Twan

Anónimo dijo...

Alberto, no veo por qué no quieres aceptar que muchas veces los derechos colectivos no respetan los derechos individuales. La expropiación por causa justificada de utilidad pública o interés social, afecta directamente al derecho a la propiedad privada, por citarte un ejemplo que aparece en la misma Constitución española. Podría argumentar en la misma línea que el sistema tributario progresivo también vulnera los derechos de propiedad de los no-pobres, o que la solidaridad interterritorial afecta a los derechos de propiedad de muchos no-andaluces/extremeños.

Yo creo que se pueden vulnerar los derechos individuales si así lo quiere la mayoría. Ésa es la esencia de la democracia. Si la mayoría se decide a cortarme una oreja porque sí, yo lo tendré que aceptar, porque es la voluntad de la mayoría, pero a la primera de cambio, me largaré de este país, no me merecerá la pena convivir con gente medio chalada, sin unos principios mínimos de respeto.

Dices que los vascos nacionalistas no son libres para decidir su futuro. ¿Y los vascos sin más? Siguiendo tu razonamiento, tampoco pueden decidir su futuro. Ni siquiera si lo pide una mayoría suficientemente holgada, porque están obligados a respetar lo que quiera una minoría (perdón, a respetar los derechos individuales de unos pocos). Un concepto un tanto particular de la vida en democracia. Por otra parte, se debería respetar la voluntad del resto de los españoles: o sea, que si yo me quiero separar de mi novia, dependo de la voluntad de mi novia. Y si mi novia dice que no, que no tengo derecho a irme, pues no me queda más tutía que quedarme con ella. ¡Vaya vida más amargada nos espera tanto a mí como a ella! Sería una buena forma de evitar los males de amores, eso sí, pero yo esa vida plana no la quiero.

Sé que seríamos pioneros en Derecho comparado (déjate de "indefiniciones técnico-jurídicas") en esto de establecer unas pautas para permitir una secesión si una mayoría suficientemente holgada (se podía poner alto el listón, como se exige a las reformas constitucionales, leyes orgánicas...) lo quiere, pero el permitir esa posibilidad sería ya una victoria en la libertad de los vascos, o de cualquier español. Puede sonar hoy raro, pero también sonaba raro (e ilegal) el divorcio hace treinta años.

Yo creo que esa dirección sería más directa hacia la libertad y la felicidad (the pursuit of happiness, que diría el otro), en vez de tomar la alternativa que propones tú, a saber, continuar con el goteo de concesiones (más autonomía fiscal, o de otro tipo).

Me sorprende también que me dijeras que no haría falta modificar la Constitución para permitir la autodeterminación, pues viene a ser "el resultado del derecho a la autodeterminación personal cuando es ejercido por un grupo de individuos en el ámbito político". Si me dices qué constitucionalista y en qué manual lo dice, estaré muy gustoso de leer esa visión, que desconocía, y me parece, cuando menos, chocante.

Por lo que he podido leer, no creo que haya tantas diferencias de fondo entre la "Propuesta de Estatuto Político de la Comunidad de Euskadi" y la propuesta de reforma del Estatut Catalán. Ciertamente hay varias cosas del primero que me chirrían en los oídos, mientras que el segundo es bastante más sutil. Sin embargo, la crítica más machacona que se hace desde los medios de comunicación estatales es que la aprobación del plan Ibarretxe está manchada de sangre, está apoyada por ETA. Una vez más, una instrumentalización, criminalización y demonización de los nacionalistas vascos. Claro, que a base de oírlo tantas veces, uno se lo acaba creyendo. Son discusiones entonces sin fin en las que todo el mundo quiere adueñarse el papel de víctima, y la discusión se pervierte.

Como soy optimista por naturaleza, quiero pensar que al terrorismo etarra le quedan muy pocos años de vida, y entonces, cuando desaparezca (algo que prácticamente TODOS los vascos están deseando), nos vamos a tener que plantear la discusión doctrinal de la secesión pacífica.

Haces algunas afirmaciones extrañas después que no razonas: si nacionalismo y liberalismo son incompatibles, es por culpa de los nacionalistas. ¿Has pensado alguna vez que tú, defendiendo a capa y espada la indisoluble unidad de la Nación española, puedas ser igualmente un nacionalista español, y que siguiendo tu razonamiento, eso no es compatible con ser liberal?

Un saludo, Twan

Anónimo dijo...

Mi negativa a aceptar derechos colectivos es por mi consideracion, como liberal, de que son una forma de coaccion sobre el individuo, su libertad y su derecho de autodeterminacion personal.

El ejemplo que me pones de la expropiacion es interesante pero equivocado, la expropiacion no es un derecho colectivo de la sociedad sino un limite al ejercicio de la propiedad individual. Para un liberal la expropiacion solo es legitima si un individuo usa su propiedad de forma que suponga una limitacion intolerable de la propiedad de otros individuos. A efectos practicos puede dar igual pero desde el plano teorico es muy importante esta diferenciacion hace trasladar la carga de la prueba a quien alegue la causa expropiatoria (operaria algo parecido a la presuncion de inocencia del derecho penal). Si se tratara de un derecho colectivo habria que hacer un juicio de ponderacion entre 2 derechos, juicios siempre peligrosamente subjetivos (como ejemplo de ponderacion entre derechos individuales tenemos Libertad de informacion y derecho a la intimidad, estaremos de acuerdo en los problemas que plantea esta ponderacion). Ademas, si ponderamos derechos colectivos con derechos individuales siempre ganaran los colectivos (este es el problema principal que ven los liberales en el sistema democratico, la tirania del numero). Otra razon para que como liberal niegue los derechos colectivos (pervienten la democracia, hasta ahora sitema de gobierno formalmente mas legitimo o menos malo de la historia de la humanidad).

Sobre los impuestos, pues que te voy a decir, deben pocos y muy bien justificados. Pero en todo caso nunca deberian ser teorizados como exigencias de un derecho colectivo. De todos modos mi intencion no es defender la Constitucion Española como el referente de Constitucion Liberal (que no lo es) sino como pacto constitucional suficientemente legitimo.

Como no me quiero desviar mas del tema, al grano. Tenemos aqui un problema adicional y es que el derecho de autodeterminacion colectivo es una chapuza juridica que se invento las Naciones Unidas tras la Segunda Guerra Mundial para justificar el proceso descolonizador y que produjo mas problemas de los que ayudo a solucionar, pero que muchos nacionalismos han hecho suyo. No quiero extenderme en esta parte del asunto para no volverme a desviar (pero dedicare un post proximamente a esto). El caso es que para alterar las fronteras de un pais han existido siempre 2 formas (y aqui ni siquiera voy a mencionar el respeto a la ley y el Estado de Derecho), o por la via politica o por la via belica. ETA sigue la via belica, estamos de acuerdo que dicha via no es legitima (por lo menos en tanto en cuanto no exista por la otra parte una imposicion belicade igual o mayor gravedad). EL PNV sigue la politica. La politica guste o no es dialogar, pactar y ceder en parte de las pretensiones propias para llegar a un acuerdo con la otra parte (¿contrato social? ¿constitucion?) y desde el punto de vista liberal dicho acuerdo deberia, para ser legitimo, respetar los derechos individuales (que son derechos naturales). El PNV a decidido seguir el camino politico pasando de la mitad de los vascos (fallo 1), importandole tambien muy poco lo que digan los españoles (fallo 2) e ignorando o minimizando la presencia de la via belica de ETA (fallo 3), no pudiendo asegurar que se respetaran los derechos individuales en el Pais Vasco (fallo 4). Es decir que no ha cumplido con los requisitos de la via politica legitima. Cuando los cumpla ya veremos lo que decimos unos y otros, que muchos nacionalistas se sorprenderian.

Casi ningun constitucionalista va a admitir que la Constitucion permite muchas cosas (o puede que si). Aunque todos sabemos que la Constitucion no es intocable, pero debe cumplirse con las normas del Estado de Derecho y con la via politica legitima, cosa que no hace el nacionalismo vasco en estos momentos. Yo veo muchos impedimentos y dificultades de justificacion de otra indole para el proceso de independencia sin embargo en estos primeros post quise centrame en el tema de los derechos individuales frente a los colectivos. Con el tiempo ire desgranando mas argumentos en otros post que ire publicando, espero lo mas pronto posible en cuanto los examenes de la carrera me permitan concentrarme un poquito mas en la bitacora.

Para las diferencias entre nacionalismos me remito a esos post futuros que seguro leeras con el mismo interes que hasta ahora.

Un abrazo liberal. Alberto

Anónimo dijo...

La lógica de tu argumentación no me resulta convincente. Es como si quisieras jugar únicamente con palabras. Para lo que te conviene, llamas a los derechos colectivos, "límites al ejercicio de la libertad individual". Así, la expropiación no es un derecho colectivo, y sin embargo, la secesión reclamada por una mayoría de personas sí, puede constituir tal límite al ejercicio de la libertad individual de una minoría.

Me gustaría que me dijeras a quién tengo que preguntar lo que es derecho colectivo y lo que no lo es. ¿Hay algún manual del "buen liberal", que aparentemente te has debido leer tú, donde aparecen esas diferencias?

Mira que me he leído libros de pensadores liberales, y sin embargo, no he encontrado ese libro mágico. Lo que he encontrado, en cambio, han sido opiniones bastante encontradas respecto a este punto, como me ha ocurrido también al leer sus opiniones respecto a las intervenciones armadas en el exterior, por ejemplo. Mientras que James Buchanan o Karl Popper ponían pegas al derecho de autodeterminación, otros grandes liberales como Ludwig Von Mises, o discípulos suyos como Hans Hermann Hoppe o Lew Rockwell, lo defienden muy abiertamente. Así, Mises concebía el Estado democrático como una organización VOLUNTARIA, y admitía la secesión como un principio central del liberalismo clásico, tanto de regiones, como de pueblos, distritos o grupos de cualquier tipo, o incluso, si fuera posible, a nivel individual.

En los últimos párrafos de tu respuesta no encuentro argumentos nuevos que cuestionen con solidez los expuestos por mí anteriormente, aunque ahora dejas abierta la posibilidad de que los vascos se puedan independizar, siempre que cumplan la ley. Estoy de acuerdo, pero entonces, ya es hora de que cambiemos la ley de una vez. Ya es hora de que el resto de los españoles tengamos el coraje de permitir la secesión de territorios dentro de la Constitución. Ganaríamos mucho en libertad (y por consiguiente, en felicidad), y sería una medida en mi opinión muy liberal, sí, sí, liberal.

Pues nada, no quiero marear más, que estás en plena época de exámenes. Espero que tengas mucha suerte y que te salgan bien. Un saludo, Twan