¡Visualización óptima de este blog con una resolución de pantalla de 1280 x 1024!

Páginas

LA FRASE

"Los españoles pertenecemos a la categoría de colectivos a los que tradicional e históricamente preocupó mucho más la diferencia de clases y la injusticia socialque las libertades individuales.

Se perdona mal a los ricos y empresarios la ostentación y el agravio, mientras que los funcionarios públicos pueden difundir secretos, realizar escuchas, propagar infamias y otras mil maneras pergeñadas para el abuso del poder."

martes, marzo 01, 2005

El peligroso fenómeno blog

Glosar aquí las virtudes del fenómeno blog podría interpretarse como una operación de publicidad y auto-bombo, como hace el Ministro de Defensa José Bono con lo de las medallas. No obstante, se trata de un fenómeno estrechamente relacionado con la libertad individual, eso es evidente, sobre todo si miramos la proliferación de bitácoras liberales en la red. Incluso los no liberales se apuntan, y, cualquiera (repito cualquiera, yo mismo soy un tío de letras que no sabe ni "mu" de programación informática) puede tener su blog sobre el tema que más le apetezca (desde la política y la información general a las nuevas tecnologías, pasando por la ciencia, literatura, la música y el cine), incluso puede contar su mísera y cotidiana existencia a los demás. En una sociedad de masas, como es esta de comienzos del siglo XXI, mas y mas gente se siente frustrada por no poder tener, aunque sea muy pequeño, un papel en la vida colectiva, la oportunidad de afirmar su individualidad frente a la mayoría y alzar su voz para que pueda ser escuchado por quien sea.

Este comienzo de siglo vive un retroceso de la libertad individual, incluso en el avanzado occidente, la libertad que "colectivamente" disfrutamos produce también la alineación de todos nosotros como individuos. Que Internet y el desarrollo de la tecnología (en gran parte gracias a los EE.UU. y su "capitalismo") han supuesto una válvula de escape para aquellos que amamos la libertad (seamos o no conscientes de ello) es también un hecho innegable. Por eso me entristece mucho la desconfianza que una parte de la "intelectualidad" de este país tiene hacia la "red de redes". La critica de algunos periodistas, escritores, profesores o analistas (por cierto, es bastante común que las categorías profesionales se entremezclen en estos casos) hacen, en particular, del fenómeno "blogger", esconde, en mi opinión, mas miedo a la libertad de expresión que una defensa de la misma, defensa que debería ser seña de identidad de todo aquel que se dedique al arte de la información, la opinión y difusión de ideas.

Mi preocupación principal no es la critica ni la disconformidad con las opiniones expresadas en los distintos blogs sino la deslegitimación "a priori" de una determinada cantidad de los mismos. Porque es posible que algunos energúmenos utilicen la red para hacer proclamas ultraderechistas, antidemocráticas, racistas y violentas, este es el precio que hay que pagar por la libertad de que se goza en la red y que algunos quieren socavar. Mi preocupación viene por todos aquellos que queremos expresarnos libremente, bien porque nos sirva de válvula personal de escape frente la realidad cotidiana, bien porque consideremos que merece la pena "tirar" parte de nuestro tiempo (curiosamente a ellos les pagan por escribir lo que escriben, yo no aspiro a tanto, ni creo tampoco merecerlo) en la defensa de lo que para nosotros es valioso, y al menospreciarnos no se dan cuenta de que están menospreciando algo tan noble como la Libertad. Sin embargo no veo ningún comentario al respecto de web's o blogs en los que se ensalza la figura de Mao, Stalin o Fedil Castro (dictadores y genocidas todos ellos) y en las que se aprovecha para insultar a Bush, Blair o Berlusconi (presidentes democráticamente elegidos). Por supuesto no seré yo quien "ordene y mande" lo que se puede o no decir en la red, puede que me parezca de una enorme bajeza moral este tipo de paginas, sin embargo no me preocupan tanto como para pedir (tácitamente) que los poderes públicos hagan algo con sus responsables. Seguramente sea un ingenuo al reconocer la libertad de expresión a aquellos que, si pudieran, me la quitarían, pero es una ingenuidad que me permito con gran satisfacción para mi conciencia. Creo que hay cosas mucho mas importantes para dedicar una columna de un periodico o un espacio en un programa radiofonico o de television que ha señalarnos con el dedo, siendo el efecto el contrario al pretendido, darnos publicidad. Es por eso que los pobres e incautos ciudadanos que navegan por Internet se sientan predispuestos a visitar las paginas de los "ultraderechistas" y se encuentren con algo totalmente distinto a lo denunciado.

Todo lo dicho no pasa de mera anécdota ante situaciones mucho más graves que ocurren fuera de nuestras fronteras. Pero de ello les hablará, sin duda con mejor prosa, Antonio José Chinchetru.