¡Visualización óptima de este blog con una resolución de pantalla de 1280 x 1024!

Páginas

LA FRASE

"Los españoles pertenecemos a la categoría de colectivos a los que tradicional e históricamente preocupó mucho más la diferencia de clases y la injusticia socialque las libertades individuales.

Se perdona mal a los ricos y empresarios la ostentación y el agravio, mientras que los funcionarios públicos pueden difundir secretos, realizar escuchas, propagar infamias y otras mil maneras pergeñadas para el abuso del poder."

martes, septiembre 06, 2005

La Guerra Civil de EL MUNDO

Tengo en mis manos el primer volumen de la macro colección que el periódico EL MUNDO ha comenzado a publicar relatando "La Guerra Civil Española mes a mes". Esta primera entrega esta dedicada a mostrarnos, a lo largo de 200 paginas, la andadura de la IIª República Española y como se fue gestando la contienda que estallaría en 1936. Antes de ver el resultado global, ya resulta interesante de por si esta obra. Tratar de hacer una exposición cronológica y detallada de la Guerra recogiendo el abundante trabajo de autores tanto nacionales como extranjeros es digna de consideración y, por lo menos, merece de un análisis completo de la misma. Aunque todavía estoy en las primeras paginas de la lectura si he podido constatar algunos detalles en un rápido vistazo que paso a comentar.

Tras un vistazo general he de recomendar a todo aquel interesado en la Guerra Civil Española que la haga, no sin advertirle de que vaya reservando un hueco en su casa para albergar los 36 volúmenes de que esta compuesta (yo ya me estoy comiendo la cabeza haber donde los encajo). Dicho esto, es de agradecer el formato en tomos de tamaño medio (19 x 24) y no muy extensos, cierto que la tapa blanda es siempre un problema para su conservación pero lo hace muy cómodo de manejar. El tamaño (tambien medio) y estilo de letra (claro y limpio) y su disposición en doble columna también contribuyen a una fácil lectura. Las fotografías, reproducidas con gran calidad, y la infografía estan perfectamente integradas en el texto. Tal vez la unica pega que pueda hacerse al aspecto técnico de este primer volumen sea la disposición de la narración en un único gran capitulo dando la sensación de empezar y no acabar, tal vez enganche mas al lector, pero si uno no tiene mucho tiempo para leer de continuo no sabe bien donde pararse, siempre con la sensación de estar cortando abruptamente la lectura. A este hecho hay que añadirle la ausencia de un índice alfabético al final que nos remita a hechos y personajes concretos complicando la búsqueda de informaciones en futuras consultas.

En el plano de contenidos, me gusta el orden cronológico que sigue Javier Redondo Rodelas, con un estilo muy periodístico que es un aliciente mas para la lectura, al tiempo que recoge las opiniones de los diferentes historiadores (de muy diferentes tendencias) ilustrando cual es la orientación que quieren los responsables a la colección. Un acierto pues, si lo que se trata es de estimular una comprensión no partidista de los hechos (como adelanta el magnifico prologo a cargo del histotiador Fernando García de Cortázar), además de funcionar como puente para el lector a las obras de los historiadores mencionados para que profundicen en los temas comentados.

La narración se ve salpicada de artículos, textos temáticos y anotaciones al margen. Destacan las
Semblanzas de los principales protagonistas de la época. La selección para el primer volumen creo que es acertada, aunque se omite a Gil Robles y Calvo Sotelo, también a Caballero o Prieto, lo cierto es que el texto general recoge la suficiente información sobre los mismos, a través de hechos concretos que protagonizaron. Sin embargo, si creo que, dado la intención innovadora de los editores, debería haberse reservado una Semblanza, aunque fuera conjunta, para Clara Campoamor y Victoria Kent. Aunque protagonistas menores en los hechos posteriores, sus posiciones durante el proceso constituyente republicano fueron muy importantes en cuanto al reconocimiento del sufragio universal femenino (una a favor, la otra en contra). Se las comenta en sendas anotaciones marginales, pero habría sido una buena oportunidad de romper la imagen en exceso masculino-centrista del estudio de la historia y la política que aun demostramos en España.

Los
Testimonios de Ortega y Gregorio Marañón también son acertados, aunque podían haberse completado con alguno de Unamuno, cerrando el trío de intelectuales republicanos más destacados. En el ámbito de infografías solo hecho en falta una dedicada a los principales medios de comunicación (prensa y radio) de la República, nacionales y regionales, con las diferentes alineaciones políticas e ideológicas. También acertado el final del libro con dos textos contrapuestos (esta vez de Rafael Torres y César Vidal) que ojalá se repita en las siguientes entregas.

La calificación provisional que le doy es de Notable, lo que ya es mucho siendo el comienzo de la colección y dado el carácter excepcional de este primer tomo centrado en los acontecimientos previos a lo que es el centro de la obra: la contienda bélica.

Un saludo y feliz lectura.