¡Visualización óptima de este blog con una resolución de pantalla de 1280 x 1024!

Páginas

LA FRASE

"Los españoles pertenecemos a la categoría de colectivos a los que tradicional e históricamente preocupó mucho más la diferencia de clases y la injusticia socialque las libertades individuales.

Se perdona mal a los ricos y empresarios la ostentación y el agravio, mientras que los funcionarios públicos pueden difundir secretos, realizar escuchas, propagar infamias y otras mil maneras pergeñadas para el abuso del poder."

domingo, febrero 27, 2005

Nociones básicas sobre liberalismo (1)

Hola a todos. Aunque me gustaría mantener un ritmo mayor de publicación las diversas obligaciones personales me lo impiden. También (en debate conmigo mismo), he llegado a la conclusión de que prefiero calidad a cantidad (o al menos, que me quede un buen sabor de boca sobre lo que escriba). Mientras preparo algunas anotaciones sobre temas actuales dejo caer una pequeña introducción al liberalismo. Varios conocidos me lo han pedido, y uno de los motivos por los que creé esta bitácora era el de difundir el pensamiento liberal. Pues bien, aqui esta.

El liberalismo (o libertarismo en los EEUU) es una corriente ideológica cuyos origenes se remontan al siglo XVII y el periodo de la Ilustración, aunque muchas de sus ideas tengan eco en épocas históricas anteriores, no tomara cuerpo como doctrina unitaria hasta ese momento, con las obras de Locke, Montequieau, Adam Smith, y otros muchos autores. El principal fundamento del liberalismo es la creencia en que el valor libertad es el valor ideal más importante, antes (aunque no excluyentemente) que otros valores como la Igualdad y la Seguridad, por ello toda manifestación del liberalismo en los diferentes campos de pensamiento (Economía, Derecho, Política,...) estará encaminada a defender dicho valor.

En la base del pensamiento liberal esta el individualismo, la convicción de que el objeto primero y ultimo del ser humano es su libre desarrollo como individuo, sin que pueda existir coacción alguna por parte de otros individuos o colectivos a la hora de tomar decisiones que le afecten personalmente. En este punto el liberalismo tiene ciertas conexiones con el pensamiento anarquista, sin embargo el posterior desarrollo de los principios liberales separara ambas concepciones.

Donde primeramente encontramos diferencias es que la libertad individual tiene un limite, y ese limite es la libertad individual de las demás personas. Si uno quiere no ver atacada su libertad debe en contraprestación no violentar la ajena sin consentimiento. Si de dos personas una violenta la libertad del otro otorgara al afectado legitimación para proceder en su defensa por los medios que considere necesarios y suficientes para restablecer su libertad, incluida la merma o reducción de la libertad del violador. Lo anteriormente explicado es bastante abstracto sin embargo una vez aplicado a casos concretos, una vez le demos un contenido material, sea mas fácilmente entendible el pensamiento liberal. Este contenido material del liberalismo son los derechos individuales: el Derecho a la Vida, a la Propiedad, a la Libertad de Conciencia y Pensamiento, así como a la Libertad de Expresión, y la Libertad Religiosa. Especialmente estos derechos son la base sobre la que los filósofos liberales construyeron el sistema liberal.

En la base del sistema liberal esta el individuo. Pero para poder desarrollarse plenamente como tal necesita de la interacción con otros individuos. Por supuesto nada impide que uno elija vivir como un ermitaño (es su derecho) sin embargo el liberal encuentra más enriquecedor el entrar en contacto con otros individuos. Acusar al liberalismo de despreciar las relaciones sociales y la vida en comunidad es una visión sesgada e interesada que no se ajusta a la realidad. Así, el liberalismo concede gran importancia a la sociedad como el lugar en que los individuos pueden ver desarrollados en mayor plenitud sus derechos individuales.

El liberal concibe la sociedad como una suma de individuos que cooperan entre sí para conseguir sus fines propios e individuales. La persona se guía por tanto por egoísmo: la voluntad de satisfacer sus propias necesidades vitales y fines personales. A pesar de lo que algunos se empeñen en criticar, el egoísmo no es bueno ni malo, no es sujeto de calificación moral, sino un hecho objetivo. Las sociedades han evolucionado y se han desarrollado mas y mejor guiadas por el egoísmo individual de cada uno de sus miembros que por el supuesto altruismo de sus principales dirigentes. Entonces, ¿el liberal no tiene moral? No, todo lo contrario. Cada individuo es dueño de su propia moral, autónoma y libremente elegida, y la sociedad (el resto de individuos) no puede sentirse legitimada para imponerle otra distinta. ¿Quiere decir esto que no existe una moral general liberal? Tampoco, precisamente la “moral” liberal es aquella que surge del respeto a la libertad y a los derechos individuales. El egoísmo es el “motor” de los seres humanos, no una excusa para conculcar los derechos individuales de los demás. La esclavitud, el racismo, la violencia innecesaria o el machismo, son comportamientos morales despreciables que no encontraran hueco en una sociedad libre. Al contrario, los derechos humanos, la familia, la lealtad, la amistad, el esfuerzo, la tolerancia, (por poner solo algunos ejemplos) son valores importantes para los liberales, su mera existencia y reivindicación en las sociedades actuales no hubieran sido posibles sin el liberalismo.

lunes, febrero 21, 2005

El triunfo póstumo de Rousseau, Keynes y Goebbels

Ya celebrado el Referéndum sobre la futura Constitución Europea, el resultado final aproximado ha sido el siguiente: 76% de voto afirmativo, 17% en contra y un 6% de votos en blanco. Estos porcentajes de voto están extraídos sobre una participación del 42% del electorado, con una abstención de casi el 58% de la población con derecho a voto. Como hemos podido presenciar todos a través de los medios de comunicación, el resultado ha sido rápidamente capitalizado por el Presidente de la Nación, José Luis Rodríguez Zapatero, en un discurso que pasara a la historia de las alegorías del “yo, yo, yo” y del “mí, me, conmigo”. El argumento de que este referéndum era un plebiscito del gobierno del PSOE nunca me pareció con peso suficiente para justificar el rechazo al nuevo Tratado (había razones mas profundas para ello), aunque no deja de ser menos cierto. Pocos minutos después de que compareciera la Vicepresidenta del Gobierno anunciando los resultados definitivos con el 100% escrutado, hizo su aparición el Presidente para recordarnos que los mismos significaban su triunfo personal, el de su política para España y el de su visión de Europa. Diré que ambas afirmaciones son falsas. Ni su política interior salva los trastos, pues no se preguntaba por ella, ni su visión de Europa es la única representada dentro del grupo de ciudadanos que optaron (seguramente con mayor honradez intelectual que su principal defensor) por el SÍ. Pero al Presidente no le importo, incluso, apropiarse de los votantes de otros partidos políticos (PP, CIU, PNV, CC) para el endiosamiento de si mismo.

Lo mas grave no es que el Presidente de nuestra nación no sepa estar a la altura de la ocasión y falte al respeto de los votantes quines fueron a expresar su rechazo o aprobación a un texto legal y no a su persona. Tampoco lo es que se felicite de la “suficiente” participación sin que podamos saber que piensa del mas de 50% de abstencionistas para todo aquello relacionado con Europa que se ha instalado en nuestro país. Lo realmente grave es lo que la victoria del SÍ representa para el futuro de Europa, eso es lo que verdaderamente preocupa a los que, como yo, creemos en una Europa fuerte, unida, democrática y, antes que nada, defensora de la libertad.

He titulo este post como la victoria de Rousseau, Keynes y Goebbels, o lo que es lo mismo una derrota para la libertad individual. Estos tres personajes históricos me sirven para reflejar como tanto el texto como el referéndum suponen un freno, y en el caso particular de España un retroceso, para el liberalismo:

Jean-Jacques Rousseau, autor de una de las teorías contractualistas más influyentes de la historia del mundo moderno y padre espiritual de la Revolución Francesa de finales del siglo XVIII, obtiene con este referéndum una pequeña victoria. Para Rousseau el hombre era bueno por naturaleza, pero la sociedad lo corrompía, el estado y las leyes estaban para defender al hombre de la sociedad corruptora. Esta teoría bebía de las bases del individualismo de la ilustración pero su desconfianza en la libertad individual cuando se pasaba al plano de la política abrió el camino para que el Estado legislara sobre lo que no tenia que legislar, para que decidiera que era moralmente o no aceptable y para que el Estado pudiera decidir sobre lo que era o no bueno en el comportamiento del hombre. Su traducción al naciente Estado francés moderno fue la tiranía de la ley, la burocracia administrativa y la democracia de mayorías. La presente Unión Europea trae al siglo XXI el pensamiento rousseauniano con un Tratado Constitucional que recoge las mismas desconfianzas por la libertad y los derechos individuales. No diré que no haya liberalismo en el texto, es innegable que lo hay, pero se ha descafeinado tanto que hará muy difícil el camino en este sentido, dejando en manos de las personas que la dirijan Europa (los presidentes de los países más fuertes) y que formen parte de sus instituciones (Tribunal de Luxemburgo, Comisión, Parlamento) tan complejas y trascendentales decisiones, cuando un texto mucho más elaborado podría haber evitado esta arbitrariedad de futuro.

También supone la victoria de John Maynard Keynes, padre intelectual del New Deal de Roosevelt y de sus teorías económicas intervencionistas en la economía. El intervencionismo se manifiesta a través del mantenimiento de unas políticas comunes que son pan para hoy y hambre para mañana, mediante la constitucionalización de un arancel exterior que distorsiona el comercio mundial perjudicando a los países más pobres de la tierra, o a traves de la introducción de expresiones y conceptos jurídicamente indeterminados como “comercio justo y equilibrado” o “competencia suficiente” que mas que garantías para los ciudadanos suponen válvulas de escape para regulaciones intervencionistas de cualquier clase en materia económica. Revindicar a Keynes hoy día es un error, significa reconocer como posible un modelo económico que lleva a reducción de la productividad y del desarrollo técnico y científico, que en su momento pudo ser conveniente o incluso necesario como consecuencia de las circunstancias históricas, pero que a largo plazo se ha demostrado contraproducente para el progreso y modernización de las sociedades.

Y en tercer lugar, es también el triunfo de Joseph Goebbels, el responsable de propaganda y medios de comunicación del partido Nazi en la Alemania de antes y durante la Guerra Mundial. Este hombre fue el máximo exponente de la manipulación de la información y del oscurantismo político y seguro que se estará revolviendo de gusto en su tumba con lo ocurrido en las últimas semanas. Es en esta victoria donde mayor responsabilidad particular puede achacársele a nuestra clase política en general y al gobierno del PSOE en particular. Tanto la campaña previa como el propio referéndum han supuesto un descrédito para sistema democrático y de opinión publica español muy grandes, al estilo de lo que el político nacionalsocialista mejor sabia hacer. La política informativa del gobierno invitaba a los españoles a apoyar la Constitución Europea sin necesidad de habérsela leído, se practicó el ninguneo con los medios de comunicación críticos con el texto a la hora de repartir el presupuesto para publicidad sobre el referéndum, se intento criminalizar al electorado con la amenaza de poco menos que el Apocalipsis para el continente europeo de ganar el NO, y se trato de equiparar cualquier pensamiento critico hacia la Constitución (que no viniera de sus socios de gobierno, claro) con la extrema derecha y el antieuropeismo. Esto ultimo es para mí lo que mayor repugnancia (si repugnancia) me produce, porque solucionar los defectos en democratización y de intervencionismo económico podrán paliarse con tiempo, hechos, pedagogía y, eso si, mucho esfuerzo, sin embargo, el maniqueísmo en que se ha convertido la política española de “estas conmigo o contra mí”, y el camino liberticida emprendido por el gobierno actual serán más difíciles de parar sobre todo después del plebiscito de ayer.

No quisiera finalizar este post sin felicitar a todos aquellos que votaron el domingo (se decantaran por la opción que se decantaran) pues a pesar de todo lo dicho creo que el ejercicio de la democracia incluso en las circunstancias dadas es siempre más beneficioso que negativo. También quiero extender mi compresión y apoyo a todos los españoles que se quedaron en sus casas pues comparto con ustedes la sensación de que cada vez la política esta mas alejada de los ciudadanos. Para esto es, sobre todo, para lo que ha servido el referéndum.

martes, febrero 15, 2005

Una de "cal" y otra de "arena" para José Antonio Marina

El pasado domingo 14, en la sección La Frase del suplemento Crónica de EL MUNDO, el filosofo José Antonio Marina planteaba una interesante reflexión bajo el titulo: “Problema: ¿un presidente de gobierno legítimamente elegido representa legítimamente a todos los ciudadanos?”, que le llevaba a tratar una de las cuestiones mas polémicas que afectan a las democracias occidentales, la justificación última del modelo democrático. Según Marina:
BlockquoteLa ley de mayorías es solo el procedimiento menos malo para organizar la gobernación. Pero históricamente se ha interpretado de dos maneras. La revolución americana tenía la tiranía democrática de la mayoría, y por eso enfatizo la protección de las minorías. La revolución Francesa, en cambio, creía que el poder, incluso el democrático, debía ser absoluto, y potenciaba las mayorías”. Estas palabras no hacen sino reeditar un viejo debate: el de la Revolución “liberal” burguesa en Francia como modelo político en cuya génesis se encontraba la semilla del socialismo o socialdemocracia, panificadora e intervensionista (y por tanto antiliberal), en contraste con las revoluciones liberales inglesa (conservadora) y americana (progresista o republicana) las cuales enfatizaron la limitación del poder político en todos los ámbitos."
Concluye: “Creo que la interpretación americana es menos peligrosa (bravo por él). Un gobernante legítimamente elegido puede gobernar sectariamente, y, entonces, representa legalmente (la sacrosanta “ley” de los franceses) a todos, pero no realmente”. Sorprende. No lo digo por lo acertado de la cita y su comentario, que a mi me agrada y comparto, sino por la contradicción evidente con lo expuesto solo una semana antes en un artículo publicado en el mismo suplemento bajo el título "Por que voy a votar sí".

Nos cuenta, en el citado artículo, que en Europa esta el origen de los grandes conceptos socio-políticos (democracia, derecho, seguridad social,...) y que por eso debe jugar un papel relevante en el mundo. Contrapone Europa a los EEUU (el mercado) y a China (el Estado) como un modelo basado en la "sociedad". Me gustaría saber que significan estos conceptos para Marina, sobre todo a que se refiere con "sociedad" (conjunto de individuos, de colectivos nacionales, de grupos culturales, a qué) y que no define. Sin embargo, me interesa mucho mas saber como, tras alabar días antes el modelo democrático americano, puede convencernos de las bondades de una Constitución Europea que no hace sino plasmar los excesos del modelo de la Revolución Francesa que él critica y que tanto daño ha hecho a los países europeos. Una Europa donde el peso de los países más grandes y poblados es mayor que ahora y la capacidad de veto de los más pequeños (las minorías) queda muy difuminada es mala. Además, como puede una Europa ser referente político, cultural y social del resto del mundo si en el mismo Preámbulo de su Carta magna ha renunciado a dejar claro que todos esos grandes conceptos que menciona el filósofo se deben a la civilización judeocristiana en la que fue forjada su identidad.

Pone como ejemplo de esta Europa del futuro el “articulo I-4 de la Constitución” (en realidad el texto corresponde al articulo I-3.4, supongo se tratará de un error en la trascripción). Hagan el juego de cambiar la palabra Unión Europea, por cualquiera de estas (u otra que se les ocurra): el Estado, la Iglesia, los EEUU, la ONU, el nombre de una ONG cualquiera, la comunidad de vecinos... y tendrán una enorme vaciedad propia del discurso del mejor demagogo.

Habla, también, de las bondades del Consejo de Laeken (Bélgica, diciembre de 2001) y sus declaraciones (mera formulación de principios y guías para el futuro, aunque más clara que la propia Constitución Europea) al tiempo que ignora el Tratado de Niza (la base para Laeken). y como el texto parido por la Comisión d’Estaing entierra todo ello en un pesado y mal redactado manto de palabras y artículos, indigerible para cualquier ciudadano medio (y una constitución no debería ser eso, sino clara, sencilla, corta, inteligible y no reiterativa en conceptos vagos e indeterminables).

No menos me sorprende que la defienda diciendo que “no es tan mercantilista y neoliberal” (aunque no sé, si se da cuenta de que ambas palabras no son necesariamente sinónimos, mas bien lo contrario) como señalan algunos, y separa una vez mas, sin explicar el porque, al mercado de la sociedad. Tiene razón en algo, no es tan neoliberal (si entendemos neoliberal como la recuperación del liberalismo clásico hecha por Reagan y Theacher), por consagrar un modelo ultra-burocrático y de grandes deficiencias democráticas.

Mas tiempo llevaría (y más aburrido para el lector seria) intentar dar una explicación a los conceptos de soberanía mínima y soberanía máxima, así como desglosar el modelo posnacional y de soberanía permeable de los que habla el autor. Si me da el animo, un día de estos le dedico unas líneas.

Por todo esto, le doy una de cal y otra de arena a J.A. Marina. Además del habitual “toque liberal”.

domingo, febrero 06, 2005

El A380, mucho mas que un simple avión de pasajeros

Es interesante como fue presentado el pasado 18 de Enero al publico ese proyecto mastodontico que ha supuesto la construccion del nuevo Airbus (el A380) por parte de la Sociedad Europea Aeroespacial y de Defensa (EADS). A parte de glosarnos las virtudes tecnicas del avion de marras (piscina, gimnasio) con el que justifican el sablazo al bolsillo de los ciudadanos europeos, no se cortan un pelo en tomarnos por mas tontos de lo que ya parecemos, ocultandonos la verdadera utilidad a largo plazo del aparatito. Y es que el nuevo AIRBUS no encuentra su mas importante utilidad en el transporte civil de pasajeros sino el plano del transporte militar. Pensemos por un momento que ocurriria si lo vaciaramos de todos los extras de hotel de 5 esrellas. Pues nos queda un gigantesto compartimento de carga para todo un regimiento militar con espacio para tanques helicopteros de combate y tropas de infanteria que permite, debido a su gran autonomia, llevar una considerable fuerza de combate a traves de medio mundo con un coste operativo menor que tendria el despliegue de la Marina (que Europa no tiene).

Si este proyecto de la EADS lo unimos a que la Constitucion Europea consagra el
principio de guerra preventiva tenemos, a solo unos dias de lacelebración del referendum, la demostracion de que uno de los mas importantes fines de la Union Europea es ¡la GUERRA! No sere yo quien me ponga a despotricar contra todo esto, pero es curioso que algunos individuos con los antecedentes que tienen pidan con tanta vehemencia el voto positivo en el referendum del proximo dia 20.

jueves, febrero 03, 2005

Nacionalismo y liberalismo. A propósito del Plan Ibarretxe (y 2)

La siguiente anotación debería haber aparecido en los comentarios a la anterior y como respuesta a un comentario del lector que se hace llamar Twan (esa era la firma) pero todavía me estoy familairizando con esto dle blog y por error, sin querer, borre dicho comentario. Le pido disculpas y prometo tener mas cuidado en lo sucesivo. Como al final me salió muy largo lo pongo en esta nueva anotación y aprovecho para desarrollar un poco mas algunas ideas que exprese en aquella otra anotación.

Respecto a los comentarios que hicistes: ¿estas de coña, no?, ¿de verdad piensas que los vascos nacionalistas tienen sus derechos individuales negados?, en todo caso los tendrán limitados ¡por los derechos individuales de los demás vascos!, ¿o te refieres a los derechos de los no nacionalistas? Que yo sepa los únicos que son asesinados en el País Vasco por ejercer el sagrado derecho a la libertad de expresión (derecho individual) son aquellos que no comparten los postulados nacionalistas (algún nacionalista hay que portesta, pero es tan insignificante, supone ir contracorriente del poder establecido y son pocos, los mas callan).

Insisto, el derecho de autodeterminación de los pueblos es un derecho colectivo y no se debe confundir con el derecho a la autodeterminación personal. ¿Se puede imponer un derecho colectivo (preciso por sí alguien tiene alguna duda, ¡para mi no existen!) sobre un derecho individual?. ¿A lo mejor es que existe un derecho individual al derecho a la autodeterminación colectiva? Eso si qeu es rizar el rizo. Aun así he pensado en algunas soluciones:

a) Podríamos partir el País Vasco en dos, una parte independiente para los nacionalistas y otra unida a España para los no-nacionalistas, ¿crees que los nacionalistas lo aceptarían?, ¿permitirían la reincorporación de Álava a España?, ¿y que pasa con navarros y vascofranceses?. Si aceptamos el derecho colectivo sobre el territorio, nación, etnia o cultura vasca, ¿qué le impide al futuro País Vasco independiente reclamar la anexión de un tercio de Navarra por que hablan vasco? ¿lo haría por lo pacifico o como ya es un Estado libre podría usar la fuerza? (ah, no, que el ejercito sigue siendo el español).

b) Supongamos también que se les diera a Ibarretxe y demas nacionalistas (que no son todos los vascos, ah bueno no, que los no-nacionalistas son "maketos") todo el territorio y se les constituyera como Estado Libre Asociado o mejor Estado a secas. ¿Que pasaría con los que no son nacionalistas? ¿se les expulsaría? ¿Admitiría ETA o el mismo PNV un partido españolista que de llegar al poder con un 51% de los votos propusiera por ejemplo... el "Plan Mayor Oreja para el establecimiento de un Nuevo Estatuto Político para el País Vasco" que reforme la Constitución y vuelva a convertir al País Vasco en CCAA y dejar de ser Puerto Rico sin portorriqueñas?.

c) Mi ultima hipótesis es la misma que tu planteas: ¿que pasaria si el 95% de los vascos deseara "ferozmente" (el adjetivo es mio) la independencia?. Dices que aun así no se le daría. Esto... eh... permíteme ponerlo en duda por lo siguiente:

1- Todavía no se ha dado, ni nunca en la historia, esa cifra de apoyo a un proyecto soberanista, ni siquiera en epoca de los carlistas (los cuales no querían ser independientes), y ya veremos si se da en el futuro.

2- Volvere a insistir en la ausencia de violencia. Sin ella no puede haber debate político alguno ¿o acaso estamos justificando la violencia de ETA porque no se reconoce los derechos no ya colectivos, sino "individuales" de los vascos? no, no creo que sea así (pido perdón por ser tan malpensado). Es probable que si continua la violencia por otros 100 años todos los “maketos” se largaran o estarán muertos o calladitos, con lo que ya tenemos no el 95% sino el 100% de independentistas (ni Sadam Hussein se atrevía a poner semejante porcentaje cuando manipulaba las elecciones en su país).

3- Insistiré en lo que digo en mi anterior post. La indisoluble unidad de España se pone en relación con el respeto a la Constitución y las leyes (perdón si aquí hablo con algo de autoridad, no es prepotencia es solo que me dedico a esto). Aquí nadie hace nada y menos se independiza si va por medios inconstitucionales, y no porque la Constitución sea perfecta (que no lo es), sino porque contiene unos estándares mínimos que es necesario respetar (y no creo que a los "individualistas" nacionalistas vascos les preocupe de la Constitución los absurdos Derechos Sociales, Económicos y Culturales como para que sea este su "liberal" argumento para no acatarla). Por cierto que los liberales españoles solemos acatar las constituciones aunque no nos gusten y así nos suele ir, que nos dan palos por todos lados. No me imagino a los españoles ni a sus dirigentes políticos empuñando rifles para mantener el País Vasco unido a España contra la inmensa mayoría de ciudadanos que no se considera español (por cierto hay españoles en Castilla y Madrid que dicen no sentirse españoles y no les veo pedir la independencia). Lo único que entonces deberá preocuparnos es que dicho proceso de independencia respete las reglas del juego y los derechos individuales de los no nacionalistas (cosa que ni ocurre ahora, ni ocurrirá en un futuro cercano). Estoy seguro que si España esta de acuerdo con la independencia desde la vía constitucional: ni EEUU, ni la UE, ni la OTAN, ni la ONU, ni ninguna otra gilí flautada supranacional que creemos de aquí a unos años, dirán nada en contra. Se creara un País Vasco moderno y democrático, que junto con España y el resto de países civilizados del mundo se unirá a la lucha contra el terrorismo y a favor
de la libertad. Tendrán todo lo que siempre han querido, ah y también se costearan el ejercito.

4- Como he dicho, yo seré el primero en reconocerles el derecho a ser como Puerto Rico, Kansas, la Antartida o lo que les dé la gana ser. Pero mientras no se den las condiciones de libertad más básicas en el País Vasco se pueden ir olvidando del tema (vuelvo a recordar el 155 de la Constitución).

Concluyo, la Constitución Española es hoy por hoy lo único que tienen los no nacionalistas vascos para sobrellevar su calvario, no hacemos nada malo los liberales defendiéndola. Mas bien todo lo contrario. Me extendí mucho, lo siento, pero creo que cuando se habla del País Vasco hay que tener muy claro de que lado sé esta para evitar malentendidos. Yo lo estoy de la libertad.

Y no es un toque liberal, es todo un manoseo de liberalismo.

miércoles, febrero 02, 2005

Nacionalismo y liberalismo. A propósito del Plan Ibarretxe

Quisiera apuntar en este post algunos argumentos por los que el nacionalismo es incompatible a largo plazo con el liberalismo y las consecuencias que de esto se derivan respecto de la situacion actual en el Pais vasco. El liberalismo se basa en la defensa de los derechos individuales, entendidos estos como la maxima expresion de la libertad posible y el derecho a la autodeterminacion individual, o sea, del derecho de cada uno para elegir la forma de vida que quiere llevar y como la quiere llevar, siempre y cuando no interfiera negativamente y sin el debido consentimiento en la misma libertad de los demas. En esta visión el Estado aparece aqui como garante de estos derechos y vigilante de dichas intromisiones. El nacionalismo, en cambio, lo hace en la presutna existencia de un derecho colectivo titularidad del "pueblo", la nacion o la etnia. Los nacionalistas admiten por tanto la existencia de unos derechos superiores a los del individuo y que estan vinculados a la comunidad y que relativizan los derechos individuales de cada uno de los miembros del colectivo nacional. Cualquier limitacion a la libertad individual de las personas esta justificada en el bienestar y desarrollo de la comunidad y sus fines nacionales. Los derechos colectivos sirven aqui de excusa para hacer prevalecer una determinada concepcion del bien (la nacionalista) sobre todas las demas y justificar su imposicion a todo el mundo a traves de los mecanismos coactivos del Estado, rompiendo la neutralidad que este mantiene en la concepción liberal.

Ppor mucho que un nacionalista se diga defensor de los derechos individuales, tarde o temprano, estos acabarán por entrar en contradicion con los derechos colectivos nacionales y debera tomar la decision de cuales deben de prevalecer. Este dilema refleja muy bien lo que ocurre en el Pais Vasco español y explica la deriva independentista del PNV, en particular, y del nacionalismo democratico vasco, en general, y qeu es la base para el planteamiento ante el Parlamento español del inefable Plan Ibarretxe.

Para Ibarretxe y cia. la resistencia de parte de la ciudadania vasca a sus pretensiones soberanistas en expresion de los derechos individuales a la libertad de opinion y expresion defendidos por las dos fuerzas mayoritarias de la oposicion en el Parlamento Vasco, PP y PSE, se ha convertido en un obstaculo para avanzar en la "construccion nacional vasca". Esta resistencia deben ser ignorada. La reforma constitucional camuflada de reforma estatutaria qeu es el Plan Ibarretxe y que cuenta con la oposicion radical de los representantes de casi el 50% de los vascos, todos ellos amenazados por ETA, confirm esa de su vision de la superioridad de los derechos colectivos de la nacion vasca sobre los derechos individuales de los que no son nacionalistas. Aquellos que se opongan a dicho Plan, o bien son traidores a la patria, o bien no son verdaderos vascos ("maketos" que diria Arzalluz).

El iluminismo, redentor de infieles, que desprende el discurso diario del Lehendakari y demas correveidiles peneuveistas alcanza cuotas de esperpento valleinclanesco cuando defienden el derecho a existir del Estado vasco. Si ya es discutible el mismo concepto de nacion vasca, mas aún lo ha de ser el de Estado Vasco. El Estado-Nacion se trataba desde sus primeras concepciones alla por el siglo XVI de una construccion artificial cuyo fin era el aseguramiento de la paz social. Fueron los filosofos liberales quienes dotaron al estado de su razon de ser definitiva y única legitima que es la de proteger los derechos de los individuos qeu lo integran o del que son parte. Es absurdo reclamar el derecho a construirse un Estado propio. Fundamentarlo en la existencia de derchos colectivos es mas absurdo aún, el Estado es un instrumento (una Institución) y como tal son los ciudadados los que tiene que decidir sobre su utilidad y existencia. Si por las razones que sean toda sociedad temina de una otra forma aceptando cierta forma de Estado (y me disculpen aqui los anarquistas) estaremos en que solo encontrara su justificacion en la defensa de la libertad de todos y cada uno de sus miembros. El lehendakari, por supuesto no cree que la finalidad del Estado sea ni esa defensa de la libertad individual, ni siquiera el establecimiento de la paz social entre sus miembros. Es mejor cargarse el marco de convivencia actual es aras de un nuevo sistema, hecho unica y exclusivamente para los derechos colectivos de la nacion vasca.
Marginemos del debate politico a a la mitad de los vascos, a Alava, insultemos la "soberania" de franceses y navarros, demos alas a ETA para que mantenga la presion terrorista (pues no hace falta que deje de matar, se entreguen sus miembros a las autoridades y se disuelva). Avancemos en el proyecto politico de independencia. En definitiva, construyamos el Estado Vasco que la nacion vasca merece y que los "españolistas" nos niegan.

Tiene razon Ibarretxe al decir que el marco juridico actual del Estatuto de Guernica y la Constitucion Española de 1978 ya no sirve. No sirve porque durante los mas de 20 años que los ancionalsitas ahn gobernado en el Pais Vasco se lo han ido cargando poco a poco. Solo la derrota del PNV en la urnas en las proximas Elecciones vascas puede salvarlo de la quema final. No creo que resista mas incumplimientos y manipulaciones por parte suya, mas desprecio a las decisiones de los Tribunales de Justicia, al Estado Central y a la soberania del Parlamento Español sin que se hiciera necesario la suspension de la actual Autonomia vasca en virtud del articulo 155 de la Constitución (y quien me conoce sabrá lo duro que me resulta escribir esto), especialmente, si se intentara celebrar el tan cacareado referendum (consulta popular). Su restitucion necesitará de que el "nacionalismo democrático vasco" lleve a cabo un replanteamiento de sus ideas y programa para el Pais Vasco, un revolución interna que lo devuelva a la senda del sentido común y la cordura. Fundamental en ese cambio será que se desmarque radicalmente de pretensiones no ya de autodeterminacion sino de simple reforma estatutaria hasta que la violencia politica desaparezca del Pais Vasco. Por supuesto, este dispuesto a aceptar lo que digan la otra mitad de vascos y vascas que no son nacionalistas y el resto de los españoles, porque eso si, la defensa y el ejercito de un Euskadi independiente correrrían a cargo de España, no sea que un dia nos vuelvan a invadir los "moros" como en la Edad Media y lleguen hasta Bayona o San Sebastian. En fin, que que acepte que los derechos individuales estan por encima de los derechos colectivos. Lo mas triste es que todo este jaleo es para ser solo como Puerto Rico.

La Constitución Europea a examén

Dado que la inmensa mayoría de los españoles van a ir a votar en el referéndum sobre la Constitución Europea sin habérsela leído (como “Los del Rió” y "Los Morancos") os dejo unos enlaces en los que podréis informaros algo sobre ella (porque la campaña en los medios de comunicación es de vergüenza). Por el voto positivo (SI) tenemos al Partido Popular y al PSOE. Por el voto negativo (NO) a Izquierda Unida.

Siempre me he considerado europeísta, pero como liberal me encuentro en un gran dilema para decidir cual será mi voto definitivo (y la campaña inexistente de información no anima mucho). Es muy probable que me incline por el VOTO EN BLANCO, aunque el NO gana muchas posiciones cada día que pasa, y salvo que tenga una revelación mística es muy difícil que vote SÍ. Para completar todas las posibilidades de información también os pongo el enlace a la pagina sobre la Constitución Europea de
RED LIBERAL, donde se exponen los argumentos que desde una posición ideológica liberal invitan a votar NO a la Constitución Europea, tal y como se ha redactado. Solo anticiparos que los motivos son los opuestos a los expresados por IU.

En todos estos enlaces tienen el texto de la discordia por si les apetece hacer el esfuerzo de leerse esta biblia en verso. Bueno, voten lo que les parezca, pero que al menos sea con cierto conocimiento.

martes, febrero 01, 2005

Ibarretxe en el Congreso

Esta tarde se discutira en el Congreso de los Diputados el "Proyecto para el establecimiento de un nuevo marco politico y estatutario para el Pais Vasco" (mas conocido como Plan Ibarretxe, en mayor gloria de su autor el lehendakari vasco) donde sera rechazado por una mayoria parlamentaria que representa a mas del 80% de los españoles y españolas. No me extendere en los detalles de porque dicho plan no puede calificarse de reforma estatutaria: incumple numerosos articulos de constitucion española en torno al reparto de competencias entre los entes territoriales (Estado, CCAA, proviencias y municipios) que solo podrian admitirse tras una reforma constitucional profunda. Tampoco me extendere en los desigualdades de hecho y de derecho que establece no solo en relacion con el resto de españoles, sino especialmente con respecto de aquellos ciudadanos vascos que no se sienten identificados con los postulados soberanistas (vascos de segunda que dirian algunos). Mi argumentacion va por otro lado.

Antes de nada dire que no nos rasguemos las vestiduras ante las proclamas independentistas que contiene dicho plan, a nadie le podra parecer mal que en democracia se defienda la autodoterminacion, algo que nunca se ha negado a ningun partido politico nacionalista, es mas, puestos en la hipotesis de que una inmensa mayoria de ciudadanos de una region reclamaran dicha autodeterminacion no habria argumento democratico alguno que pudiera negar dicho derecho (ni siquiera la indisoluble unidad de España), y que cada uno se las arreglase por su cuenta. Sin embargo no es esta la situacion que se vive en el Pais Vasco (ni en ninguna region de España dicho sea de paso). El plan Ibarretxe es una gran inoportunidad politica hecha desde un planteamiento politicamente equivocado. En este sentido solo cabe aplicar la cordura y el Estado de Derecho y decir NO a un penoso documento en lo politico y en lo juridico, que no busca unir sino dividir y provocar, dejando al menos a la mitad de la ciudadania vasca fuera del nuevo marco politico que se quiere crear.

Pero hay un detalle que lo hace siquiera mas grave, y es que, ademas de inoportuno politicamante, es moralmente inaceptable. Me explico. Dentro de la deriva intelectual del PNV en los ultimos años hacia una cada vez mas abierta defensa de la separacion del resto de España, el Plan Ibarretxe constituye el paso definitivo (aunque no el ultimo) de esta estrategia soberanista. Algunos defensores del Plan argumentan que no se debe negar la posibilidad de defender dicha posicion porque ETA siga estando activa (como esta nos ha recordado recientemente, que eso seria dejar que ETA dirigiera la vida politica y el discurso de los representantes democraticos. Nada mas lejos de la verdad. Como decia mas arriba nadie niega el planteaminto de planes soberanistas, ni dentro ni fuera del estado de derecho(los segundos seran ignorados y los primeros podran ser discutidos civilizadamente) sin embargo en las actuales circunstancias es profundamente inmoral presentar algo como el Plan Ibarretxe o parecido. Como ya he señalado este Plan esta fuera del Estado de Derecho y por eso sera rechazado, pero su mera formulacion como si de una iniciativa parlamentaria inocua e inocente se tratara cuando al menos la mitad del pueblo vasco vive amenazada de muerte por el simple hecho de expresar su discrepancia con las ideas nacionalistas lo convierten en una tomadura de pelo intolerable que revuelve las tripas a cualquier persona decente. Bastante buena voluntad a demostrado el Estado español permitiendo que el esperpento llegue hasta el Parlamento para ser discutido y mayoritariamente rechazado.

¿Y como les explicaremos a los vascos un rechazo de pleno? No creo que muchos vascos se sientan frustados por ello, mas bien al contrario. Pero si alguno de ellos, incluso desde posiciones nacionalistas o independentistas no entiende la combinacion de razones de opuntunidad politica, defensa de la legalidad y moralidad que sirven de rechazo a dicho plan es que tienen un problema mental muy serio.