¡Visualización óptima de este blog con una resolución de pantalla de 1280 x 1024!

Páginas

LA FRASE

"Los españoles pertenecemos a la categoría de colectivos a los que tradicional e históricamente preocupó mucho más la diferencia de clases y la injusticia socialque las libertades individuales.

Se perdona mal a los ricos y empresarios la ostentación y el agravio, mientras que los funcionarios públicos pueden difundir secretos, realizar escuchas, propagar infamias y otras mil maneras pergeñadas para el abuso del poder."

martes, octubre 04, 2005

Saltar la valla

Hace varios días que no escribo. ¿Cansacio postexamenes?. ¿Apatía otoñal?. ¿Estupefacción con la actualidad?. El caso es que he tardado en asimilar los recientes acontecimientos, demasiado para mi cordura. Al menos algo he podido sacar en claro, España se ha convertido en una metáfora (Umbral suele decir que España siempre ha sido una metáfora de algo). La realidad española en los últimos tiempos puede resumirse en una sencilla expresión, “saltar la valla”. “Saltar la valla” se ha convertido en el deporte nacional, no importa cual sea la “valla”, el caso es saltársela, cuando sea y como sea. “Saltar la valla” es lo que hacen día si, día también, los subsaharianos o “subsajarianos” en la frontera de Ceuta y Melilla con Marruecos. La orden de salida la dan los policías marroquíes tirando al aire, o al "subsajariano", que mas da, para que corra y corra, coja impulso y la salte a la primera, que es más cómodo para él y caben mas compañeros de una vez. Pronto la RAE incluirá una nueva definición dentro de su diccionario. Saltar la valla: dícese de la disciplina deportiva practicada por los inmigrantes “subsajarianos” que quieren visitar España. Vulgo, inmigrar a España.

Pero "saltar la valla" es mucho más. Como he dicho es una metáfora de la sociedad y la política española. Los madrileños ya lo advertimos cuando el señor Gallardón, gran aficionado a la disciplina de salto de cualquier clase, se nos “hizo” Alcalde (Gallardón no fue elegido, fue hecho, nació y creció hasta convertirse en alcalde por gracia del altísimo), solo que nuestras vallas son zanjas, detalle nimio este cuando de lo que se trata es de saltarlas. Pero desplacémonos por la geografía hispana hacia el Oriente, que no es el de los chinos, aunque los haya y no hablen catalán, ni publica ni íntimamente, pues bastante tienen con manejar el castellano, que es el español que se habla en España. Imagine que usted gobierna una comunidad autónoma donde la política es muy aburrida porque consiste en no hacer nada por el pueblo, llevárselo caliente y tapar el 3%, que no es el porcentaje de la superficie de Barcelona que se hundió con el Barrio del Carmelo. Pues va usted y se inventa un Estatuto, así se entretiene durante año y medio a costa del erario publico y de paso bate el record de “salto de valla”. Si alguien creía que no se podía llegar mas lejos que Ibarretxe (el gran “saltador” vasco), pues viene la selección catalana de “salto de valla”, capitaneada por Maragall y Carod (¿futura marca de vino espumoso?), y supera todas las marcas habidas y por haber. 200 artículos aproximadamente. Mas que la selección de Corea del Norte o de Venezuela, auténticos dominadores de la especialidad de “salto de valla” en el ámbito internacional, no solo la saltan, te la llenan de espinos para que cuando lleguen los rivales se descuajeringuen dentro de ella. Eso era así, claro, hasta que los españoles nos pusimos a ello, y les batimos.

"Saltar la valla" también vale para la economía, para El Mercado con mayúscula, un sitio, por definición, nada aburrido, al contrario que la política catalana. Aquí no es la pereza la que deviene en acción. La competición es permanente y se parece mas a una prueba de “marcha”, es la resistencia y la inteligencia la que aseguran la victoria o la mera supervivencia. Sin embargo, de vez en cuando aparece un “listo”. Los hay que se limitan a levantar los pies del suelo un par de veces para ganar velocidad en el sprint, pero otros, ni cortos (de mano) ni perezosos (mas “Pérez” que osos), te dan unos saltos que ni los canguros australianos. El resto de competidores te puede perdonar lo primero, pero lo segundo, ¡¡¡NO!!!. El problema no esta en que ocurran estas cosas, pues siempre hay tramposos en todo juego, lo que raya en la indignación y el cachondeo es que el “juez de pista” amoneste al que no ha hecho nada malo o se le haya ocurrido denunciar al infractor. Todos sabemos que la corrupción es moneda de cambio en el "COI español", pero ahora se hace todo con luz, taquígrafos y discurso institucional. Sino, que se lo cuenten a los directivos de Endesa, asombrados (patidifusos diría yo) al ver como Gas Natural-Caixa, de un único salto, sin tomar carrerilla ni nada, pasa por encima de “tres vallas” (CNMV, Comisión de la Energía y TDC). Bueno, en realidad es un "salto Matrix”, todavía está flotando a cámara lenta por encima de todos ellos, es decir, todavía es más virtual que real. Todo depende de que pastillita se tomen los responsables de controlar cada una de las “vallas”, o al menos dejen de dar empujoncitos de ayuda.

En fin, quien nos iba a decir que transcurridos 13 años desde Barcelona 92 (y, como mínimo, a otros 13 de Madrid dosmilalgo) España iba a ser líder mundial en un deporte tan anodino como es el de “salto de valla”. Ni la formula uno, ni el fútbol, ni el tenis. El "salto de valla" es la próxima gran disciplina Olímpica española. Ya tenemos sustitutos para los legendarios Arantxa Sánchez Vicario, Fermín Cacho o Miguel Indurain. Gente que acompañe a Fernando Alonso en su exitosa carrera dentro de la alta competición. No me gustaría estar en el pellejo de los jurados de la próxima edición de los premios Príncipes de Asturias, hay demasiados candidatos entre los que elegir. Todos ellos auténticos “recordmen”.