¡Visualización óptima de este blog con una resolución de pantalla de 1280 x 1024!

Páginas

LA FRASE

"Los españoles pertenecemos a la categoría de colectivos a los que tradicional e históricamente preocupó mucho más la diferencia de clases y la injusticia socialque las libertades individuales.

Se perdona mal a los ricos y empresarios la ostentación y el agravio, mientras que los funcionarios públicos pueden difundir secretos, realizar escuchas, propagar infamias y otras mil maneras pergeñadas para el abuso del poder."

lunes, noviembre 14, 2005

Respuesta a Savater (I)

Ayer se debatía en Desde el Exilio sobre el articulo publicado la semana pasada en el diario El Pais del Filosofo español de origen vasco Fernando Savater con relación a la laicidad del Estado y su implicación en la educación. Savater explica en su articulo la laicidad a los niños. No niego la honestidad intelectual de Savater, aunque en los últimos tiempos desvaría día sí, día también. Sin embargo no le concedo el beneficio de la duda en cuanto lo acertado o valido de sus propuestas sin someterlas al análisis critico de quien es creyente católico y al tiempo defensor del concepto de sociedad civil, servidor-autor de esta bitácora. Y es que la izquierda de este país se propuso desde el primer día cargarse cualquier influencia del pensamiento religioso cristiano (no ya de la propia institución de la Iglesia Católica) en la sociedad española. Cruzada atea, sino fuera porque ser ateo y defensor de los valores occidentales es tradición del pensamiento liberal. Pero dejemos eso para otro momento y pasemos a analizar la Propuesta Savater:

1. Iglesia y libertad de conciencia.

El filosofo inicia su articulo con un alegato anticlerical de sobra conocido por todos. La Iglesia Católica como gran enemiga de la Libertad de Conciencia. No esta en mi mano defender a los curas los cuales se defienden bien solos cuando quieren. Si recordarle a Savater que leer textos de hace mas de un siglo sin situarlos en su contexto histórico es tambien pretender que su propuesta no sea juzgada a la luz de la actual cruzada contra la religión y los valores cristianos, que son los del Occidente que, tras renegar de ellos, arde en Paris, Estrasburgo y Berlín, por mor de la escoria que estamos creando (no lo eran en origen, los hemos hecho nosotros, piénselo). No, lo que la Iglesia decimonónica temía mas que nada no era la libertad de conciencia tal como hoy la entendemos cristianos y ateos amantes de la libertad individual. Lo que sucesivos papas denunciaban era una clase de liberalismo (en el socialismo no me detengo pues esta todo dicho) radical y anticlerical que algunos anunciaron como germen de los peores totalitarismos del siglo siguiente (el XX) -al respecto leer discursos de Juan Donoso Cortes, político conservador español, que en esto acertó haya por el 1848, nacionalismos incluidos-. Ese pensamiento aparentemente antiliberal surgió como reacción a la persecución religiosa que los católicos habían sufrido (con o sin razón) en épocas pasadas, desde Inglaterra a Francia consecuencia de procesos revolucionarios. No olvidemos que el texto citado de Pío VI -que es una Carta personal dirigida a los representantes legítimos de la Iglesia en la Asamblea Nacional y no una Encíclica de destinatario genérico como erróneamente refiere el filosofo- tiene 2 siglos y la Iglesia ha moderando su lenguaje en la medida en que el liberalismo también moderó el suyo, pero conviene estudiar detenidamente las palabras del Papa, para valorarlas adecuadamente. Savater reproduce en su articulo la siguiente frase atribuida a Pio VI: "no puede imaginarse tontería mayor que tener a todos los hombres por iguales y libres". Tal cual parece inasumible, pero si leemos atentamente la Carta resulta que tal frase no aparece por ningun lado. Miente Savater, manipula, o se trata de un error de transcripcion. La frase mas parecida que he encontrado es la siguiente: “(...)¿es que podría haber algo más insensato que establecer entre los hombres esa igualdad y esa libertad desenfrenadas que parecen ahogar la razón(...)?”. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

Para mayor claridad reproduzco el parrafo en que aparece (las cursivas son mias):

“A pesar de los principios generalmente reconocidos por la Iglesia, la Asamblea Nacional se ha atribuido el poder espiritual, habiendo hecho tantos nuevos reglamentos contrarios al dogma y a la disciplina. Pero esta conducta no asombrará a quienes observen que el efecto obligado de la constitución decretada por la Asamblea es el de destruir la religión católica y con ella, la obediencia debida a los reyes. Es desde este punto de vista que se establece, como un derecho del hombre en la sociedad, esa libertad absoluta que asegura no solamente el derecho de no ser molestado por sus opiniones religiosas, sino también la licencia de pensar, decir, escribir, y aun hacer imprimir impunemente en materia de religión todo lo que pueda sugerir la imaginación más inmoral; derecho monstruoso que parece a pesar de todo agradar a la asamblea de la igualdad y la libertad natural para todos los hombres. Pero, ¿es que podría haber algo más insensato que establecer entre los hombres esa igualdad y esa libertad desenfrenadas que parecen ahogar la razón, que es el don más precioso que la naturaleza haya dado al hombre, y el único que lo distingue de los animales?".

Como se pone de manifiesto, la preocupación del prefecto de Roma no esta, en realidad, en los conceptos de libertad e igualdad sino en su formulación como absolutos, y en como interpretaria la Asamblea la loibertad de conciencia. Es cierto que puede discutirse la argumentación posterior de Pío VI, sobre todo su insistencia en la sumisión a Dios y al orden natural divino, pero es entendible en el contexto de la Revolución francesa, y por la preocupación de que allí se repitiera lo ocurrido en Inglaterra y que los católicos fueran apartados del nuevo orden constitucional.

Ademas, la preocupación del Papa se circunscribe al ámbito de lo moral y lo espiritual donde se temía la sustitución de Iglesia por Estado y no una verdadera Libertad de conciencia individual –y tal cosa fue la que acabo ocurriendo- mas que al ámbito de lo civil y eso se advierte en el párrafo final (las cursivas nuevamente mias):

“Debemos advertir, a pesar de todo, que al hablar aquí de la obediencia debida a los poderes legítimos, no es nuestra intención atacar las nuevas leyes civiles a las que el rey ha dado su consentimiento y que no se relacionan más que con el gobierno temporal que él ejerce. No es nuestro propósito provocar el restablecimiento del antiguo régimen en Francia: suponerlo, sería renovar una calumnia que ha amenazado expandirse para tornar odiosa la religión: no buscamos, ustedes y nosotros, más que preservar de todo ataque los derechos de la Iglesia y de la sede apostólica".

Cualquier liberal moderado de la época hubiera valorado en su justa medida estas palabras y, desde el debate de la razón, las posiciones entre Asamblearios e Iglesia se habrían seguramente salvado. No me extenderé mas en este punto -a León XIII ya le dedique esta anotación- pues seria entrar en una guerra sobre injurias pasadas lo cual no nos aclarara la cuestión principal. Eso sí, desde el Concilio Vaticano II hasta Juan Pablo II, ya sin dudas y sin necesidad de interpretaciones, la libertad de conciencia es expresamente defendida por la Iglesia Católica, cosa que reconoce el propio Savater.
___________

Notas:
-Texto integro de La laicidad explicada a los niños de Fernando Savater EL PAÍS (05-11-2005) (en Teoria del Estado).
-Texto integro de la
Carta al Cardenal Rochefoucauld y a los obispos de la Asamblea Nacional de 10 de marzo de 1971.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

"Ma quale stoltezza maggiore può immaginarsi quanto ritenere tutti gli uomini uguali e liberi in tal modo che nulla venga accordato alla ragione"

http://digilander.libero.it/magistero/p6quodal.htm

Aprende a leer tarugo.

Alberto Neira dijo...

"Ma quale stoltezza maggiore può immaginarsi quanto ritenere tutti gli uomini uguali e liberi in tal modo che nulla venga accordato alla ragione"

Anonimo, sabes italiano, enhorabuena, buscare con mas detenimiento la frase en el texto, que en castellano no encontre.

Ahora, ¿dime donde se contradice esta frase y lo que explico en el texto?. El Papa condena la estupidez de declarar que los hombres pueden ser iguales y libres "mas alla de la razon", es decir sin limite alguno. Savater omite ¿deliberadamente?, no lo se, lo digo en el texto, pero el caso es que omite la coletilla final, la cual tiene el mismo significado que en la otra frase de Pio VI que yo reproduzco como la correcta.

Por cierto, no caere en tu trampa, te calificas tu solo con tus palabras. Una pena.